Estrella de la muerte

La Estrella de la Muerte (en inglés, Death Star) es una estación espacial ficticia dentro del universo de la película Star Wars. A lo largo de la saga la Estrella de la Muerte ha aparecido en cuatro ocasiones. Por vez primera en A New Hope, donde es destruida; la segunda en The Return of the Jedi (en una fase final de construcción); la tercera en Attack of the clones (como plano que tiene el Conde Dooku) y por último en la precuela Revenge of the Sith (La Venganza del Sith, en español).

Existe el detalle de que vista desde ciertos ángulos, es muy parecida a Mimas, una de las lunas de Saturno, y a Jápeto, otra de sus lunas que tiene una cordillera ecuatorial ( Montes de Toledo) parecida al anillo de este artefacto, lo que es solamente una coincidencia, ya que la primera película fue realizada tres años antes de que se fotografiara a Mimas por primera vez.[2] Jápeto fue descubierto en 1671.

Idea y diseño

Maqueta utilizada en el rodaje del Episodio IV.

Según la trama de Star Wars, Darth Sidious o Palpatine vislumbró la idea de crear una estación espacial lo suficientemente poderosa como para destruir flotas espaciales y pequeños planetas o ciudades enteras. La Estrella de la Muerte era una esfera titánica de color grisáceo, que en su primera versión en Star Wars: Episode IV tenía un diámetro aproximado de 120 km, y su segunda versión en Star Wars: Episode VI poseía un tamaño similar a la tierra, aunque no llegó a ser finalizada. En su hemisferio superior tenía un cañón hiperláser de gran potencia.

Esta estación fue diseñada por los ingenieros de la Confederación de Sistemas Independientes en Geonosis por órdenes del Conde Dooku. Después de la abrupta llegada de las fuerzas militares de la República Galáctica a Geonosis, el Archiduque Poggle el Menor le entregó los planos de esta estación espacial al Conde Dooku. Cuando el Imperio galáctico surgió sobre la caída República, Palpatine decidió poner en marcha los planes de construcción de la Estrella de la Muerte. En un principio los geonosianos serían los principales constructores de la primera Estrella de la Muerte, pero finalmente los esclavos de guerra construirían esta base (la mayoría de ellos eran wookiees supervivientes a la batalla de Kashyyk y prisioneros de guerra).

El interior de la Estrella de la Muerte contaba con 284 niveles de operaciones, cada uno de los cuales tenía una superficie de 9.428 km². Cada nivel comprendía 3.057 zonas.

Primera Estrella de la Muerte

La primera Estrella de la Muerte fue una estación espacial con una tripulación de 825.984 soldados de asalto, 87.001 oficiales imperiales, 368.685 auxiliares y más de 100.000 pilotos militares y pasajeros civiles. Uno de los planetas destruidos por la estación fue Alderaan.

Se empezó a construir durante el inicio del Imperio Galáctico, sin embargo tardó en construirse 20 años debido a problemas de suministros de materiales, disputas sindicales y problemas de diseño que posteriormente fueron corregidos.

Tiene diseño stealth, para evitar ser detectada por sensores térmicos y radares, un campo de fuerza que evita ataques de fragatas militares, un rayo tractor que atrae a naves enemigas, las captura y lleva hacia sus bahías de carga, y un cañón de energía de plasma, que puede ser dirigido con precisión al recibir la energía desde diferentes tubos lanzadores, instalados a los costados de una pantalla deflectora, parecida al cono parabólico de un radar y al cráter de un asteroide, con un centro de energía de fusión, una central nuclear que suministra energía eléctrica a toda la estación y tiene algunas chimeneas de ventilación de gases, por donde la alianza rebelde lanzó un ataque con torpedos para finalmente destruirla.

El terror a la estación espacial logró mantener controlados a los sistemas planetarios rebeldes al Imperio Galáctico. Pronto, varios planetas cayeron ante el poderío de la Estrella de la Muerte: Alderaan fue uno de ellos. Frente a los ojos de la Princesa Leia Organa, el verde planeta fue desintegrado por un disparo de un arma de energía de plasma de la estación espacial.

Una operación casi improvisada por parte de la Alianza Rebelde logró poner fin a la Estrella de la muerte que orbitaba el planeta Yavin, con las sórdidas intenciones de desintegrarlo. Solamente 30 cazas (15 de ellos Y-Wing y 15 X-Wing) ejecutaron una peligrosa operación tratando de disparar por un conducto de ventilación del núcleo de la estación, único punto débil de la misma descubierto gracias a los planos de la estación que portaba el droide R2D2 y fueron robados a sus fabricantes, empresas proveedoras del imperio galáctico.

Entre los pilotos del escuadrón Rebelde estaban: Biggs Darklighter, Jek Porkins, Wedge Antilles, Dutch Vander y Luke Skywalker. Pero de todos ellos sólo unos pocos sobrevivieron. Luke Skywalker logró con la ayuda de la Fuerza dar un disparo certero en un canal de ventilación, que estaba al final de un largo pasaje, como el cañón de una montaña, protegida con armas láser, y así provocar una reacción en cadena que acabó con Estrella de la Muerte.

Según la línea cronológica de la saga de Star Wars, esta primera Estrella de la Muerte es la misma que aparece en plena construcción en Episodio III, ya que los sucesos de esta película son previos a A New Hope.

Segunda Estrella de la muerte

Darth Sidious había previsto en sus premoniciones que su Estrella sería destruida. En menos de cuatro años el Imperio Galáctico llegó a construir una segunda Estrella de la muerte capaz de disparar su cañón, con un gran costo económico y de recursos naturales, de planetas mineros bajo el control del imperio galáctico.

La Alianza Rebelde, alerta de este suceso, de inmediato ensambló una flota con varias naves de transporte convertidas en naves militares, fragatas militares de otros sistemas planetarios, naves de transporte de carga entre planetas, convertidas en naves madres para transportar naves de guerra, para enfrentarse al imperio en Endor (el planeta que se había escogido para construir la segunda estación espacial) que orbitaba sobre una luna del sistema planetario. Aquí se hallaban Darth Vader y el Emperador en persona supervisando la construcción. Entre los dignatarios que acompañaban al emperador se encontraban: Sim Aloo, Kren Blista-Vinee, Janus Greejatus y Sate Pestage, entre otros. La estación espacial estaba protegida con un poderoso campo de fuerza, proyectado desde la superficie de la luna de Endor, que ahora no permitía el ataque de ninguna nave de combate conocida y tenía nuevos sistemas de ocultamiento de señales de radar, sensores y equipos de ataque de naves combatientes de la alianza rebelde, que no les permitían fijar el blanco con sus sistemas de disparo, y ahora estaba escoltada por la totalidad de la flota estelar del imperio galáctico, fragatas de combate, la nave comando de batalla y cientos de naves caza de combate, para evitar su destrucción por cualquier ataque furtivo de la alianza rebelde.

Finalmente, el Halcón milenario (Millenium Falcon) tripulado por Lando Calrissian y Nien Numb acabó con la Segunda Estrella de la Muerte, mientras Han Solo y Leia Organa desactivaban un escudo protector que impedía el paso de Calrissian a la estación espacial, en una base militar en medio de un bosque, con la ayuda de los habitantes del bosque, una especie primitiva llamados ewots, liderados por wicket

Other Languages
العربية: نجم الموت
беларуская: Зорка смерці
беларуская (тарашкевіца)‎: Зорка сьмерці
čeština: Hvězda smrti
Deutsch: Todesstern
English: Death Star
हिन्दी: डेथ स्टार
hrvatski: Zvijezda Smrti
italiano: Morte Nera
한국어: 데스스타
Nederlands: Death Star
norsk bokmål: Dødsstjernen
português: Estrela da Morte
română: Steaua Morții
Simple English: Death Star
slovenčina: Death Star
српски / srpski: Звезда смрти
svenska: Dödsstjärna
українська: Зірка смерті
Tiếng Việt: Ngôi Sao Chết
中文: 死星