Estoria de España

Manuscrito de la Estoria de España de Alfonso X el Sabio.

La Estoria de España, conocida en la edición de Menéndez Pidal como Primera Crónica General, es un libro de carácter histórico escrito por iniciativa de Alfonso X el Sabio (que colaboraba activamente en su redacción) y supone la primera historia de España extensa que no era una mera traducción del latín.[1] Su contenido alberga cronológicamente desde los orígenes bíblicos y legendarios de España hasta la inmediata historia de Castilla bajo Fernando III.

La obra es en realidad un planteamiento inicial que no llegó a ser culminado satisfactoriamente en vida del rey Alfonso X. Por ello han llegado hasta nosotros varias redacciones en vida del monarca denominadas comúnmente «versiones alfonsíes», y refundiciones posteriores al siglo XIII llamadas «crónicas alfonsíes». La primera redacción del scriptorium del rey de Castilla fue elaborada entre 1270- 1274 y recibe el nombre de Versión primitiva.[2] Bajo la supervisión del propio rey se redactó en Sevilla entre 1282 y 1284 la llamada Versión crítica, algo más sintética. Ya bajo Sancho IV se elabora, a partir de los materiales del equipo de Alfonso X, la denominada Versión sanchina, terminada en 1289. A ellas se sumarían, en el siglo XIV y siguientes, varias refundiciones derivadas del proyecto del rey Sabio que suelen denominarse «crónicas alfonsíes» (aunque son, propiamente dichas, postalfonsíes), entre las que los jalones fundamentales son la Crónica de Castilla ( c. 1300), la Traducción gallega (c. 1312)?, la Crónica de 1344 y la Crónica de veinte reyes.

Menéndez Pidal publicó en 1906 una edición de la Estoria de España titulada Primera Crónica General que utilizaba un manuscrito refundido que contenía versiones de varia procedencia, tanto del taller alfonsí como del de Sancho IV, e incluía material de la Crónica particular de San Fernando de mediados del XIV. Su influencia y difusión a lo largo de la mayor parte del siglo XX hizo que se identificara esta edición con la Estoria de España alfonsí hasta que los estudios de su nieto Diego Catalán[3] desvelaran que el manuscrito E en que se basó el erudito coruñés era un códice facticio e identificara las diferentes «versiones alfonsíes» básicas, señalando su cronología y procedencia.

Para su composición se usaron fuentes muy diversas, pero destaca la utilización de De rebus Hispaniae (1243) de Rodrigo Jiménez de Rada el Toledano, que supone la base de la Estoria de España alfonsí.[4] A ella se sumarían el Chronicon mundi (1236), de Lucas de Tuy el Tudense, cuando se requería completar al Toledano. Entre las fuentes secundarias cabe mencionar otras crónicas latinas medievales, la Biblia (fundamentalmente para la Historia Antigua, completada con alguna obra clásica latina), obras eclesiásticas, cantares de gesta e historiografía árabe.

Esta obra del escritorio alfonsí se divide en cuatro grandes partes. La primera incluye una historia de Roma (los reyes medievales europeos se consideraban herederos del Imperio romano); la segunda cuenta la historia de los reyes bárbaros y góticos (sus antecedentes en los reinos hispanos); la tercera es una historia del reino astur-leonés (desde que comenzó la Reconquista), y la cuarta, la del castellano, aunque el castellanocentrismo con que está concebida (y que proviene de su principal fuente, la Historia de rebus Hispanie) considera reyes de Castilla a muchos monarcas que fueron privativos del reino de León. Esta «cuarta parte» ha recibido gran atención de la crítica, pues no fue completada en la Versión primitiva del escritorio alfonsí, y el estudio de sus variantes es fundamentalmente para deslindar las distintas redacciones de la sección correspondiente a la historia de los reyes leoneses y castellanos.

En su primera redacción, la denominada Versión primitiva, se había culminado hasta el reinado de Alfonso VI, y posiblemente hasta el de Alfonso VIII de Castilla; esto es, la redacción fue completada hasta un punto bastante más avanzado de lo que se consideró primeramente, cuando se pensaba que a partir de la historia del reino astur-leonés los materiales solo habían llegado al estado de borrador. Así, de la «cuarta parte», relativa a los reyes que la Estoria de España consideraba de Castilla, estaban casi concluidos los reinados de Fernando I, Sancho II y Alfonso VI; medianamente elaborados los de Urraca I, Alfonso VII y Sancho III; y en el inicio del proceso (solo traducidos de De rebus Hispaniae) Alfonso VIII, Fernando II y Alfonso XI.[7]

La Estoria de España, como sucede en las crónicas de su tiempo, se remonta para contar la historia a los más remotos orígenes hallados en la Biblia. En concreto hasta Moisés, para continuar entre mitos y leyendas mezcladas con fuentes griegas con la historia antigua. Sin embargo, conforme avanza el relato, aumenta la prolijidad en los detalles, sobre todo desde las invasiones germánicas hasta Fernando III.

Versiones

La obra tuvo dos redacciones en vida de Alfonso X, la primera, llamada Versión primitiva, comienza hacia 1270 y está casi concluida hacia 1274; y la segunda, llamada Versión crítica, fue elaborada entre 1282 y 1284, fecha de la muerte del monarca, y culmina el proyecto ya que su redacción comprende el reinado de Fernando III de Castilla.

A las sucesivas ampliaciones de la Estoria de España, la historiografía literaria les había ido llamando, a partir de la publicación de la Primera Crónica General de Menéndez Pidal, Segunda Crónica General (la actual Crónica de 1344) y Tercera Crónica General (llamada Crónica General Vulgata, que se conserva —entre otros manuscritos— en la edición de Florián de Ocampo de 1541).[8] Esta nomenclatura ha sido desechada por la crítica filológica desde que Inés Fernández-Ordóñez identificara con precisión la Versión crítica en su edición de Madrid, Fundación Menéndez Pidal; Universidad Autónoma, 1993.

La nueva ordenación generalmente aceptada de las diversas versiones de las crónicas alfonsíes es:

  1. Versión primitiva (VP). Terminada hacia 1274. Corresponde al primer planteamiento de la obra. Quedó inacabada en su redacción definitiva a la altura de su «cuarta parte», la que relata los sucesos de los reinos de León y Castilla. Aunque se pensó que la «cuarta parte» había quedado en estadio de borrador previo, estaba redactada como mínimo hasta los últimos momentos del reinado de Alfonso VI, y quizá hasta el de Alfonso VIII de Castilla.[9]
  2. Versión crítica (VC). Realizada entre 1282 y 1284. Se trata de una refundición de la obra efectuada por el rey Sabio en los dos últimos años de su vida en Sevilla; es algo más concisa que la Versión primitiva y refleja una ideología más proclive a la monarquía. Se ha trasmitido incompleta, a falta de la primera parte, que abarca desde los primeros pobladores de la península hasta el comienzo de las invasiones bárbaras.[10]
  3. Versión sanchina. Acabada hacia 1289 en el reinado de Sancho IV de Castilla, se utilizaron materiales del scriptorium alfonsí. Es más prolija que las versiones de Alfonso X el Sabio e ideológicamente más cercana a los postulados del neogoticismo asturleonés. Se ha trasmitido en dos redacciones:
  • La del manuscrito regio E2, que constituyó el segundo volumen de Primera Crónica General de Menéndez Pidal. Le falta el final de la vida del Cid desde el sitio de Aledo, la denominada « laguna cidiana». Para Inés Fernández-Ordóñez, Juan Bautista Crespo y Mariano de la Campa esta redacción es la que propiamente debe considerarse la Versión sanchina. Alberto Montaner Frutos, en cambio, defiende que este manuscrito representaría una segunda versión de la inicial Versión sanchina concisa, más cercana a la Versión primitiva de Alfonso X.[11]
  • La del manuscrito F, que comprende únicamente la «cuarta parte» de la Estoria de España (reinados de León y Castilla), y que también se conserva en la parte correspondiente de la edición de Florián de Ocampo de 1541, sección a la que Diego Catalán denominó Crónica Ocampiana para aludir específicamente a este representante de la familia distinta a la del manuscrito E2 de la Versión sanchina y que es abreviada mediante la sigla O. Según Fernández-Ordóñez estas redacciones son una Crónica mixta que, partiendo del manuscrito E2, acabaría adoptando rasgos de la Versión primitiva y rellenaría la «laguna cidiana» de E2. Montaner Frutos, por su parte, entiende que estas redacciones corresponden a una primera Versión sanchina más cercana a la Versión primitiva, que podría denominarse Versión sanchina concisa, anterior a la que representa el manuscrito E2 y que probablemente ya contenía la llamada «laguna cidiana». Posteriormente se redactaría la Versión amplificada, también conocida como Crónica amplificada de 1289 o Versión retóricamente amplificada representada por E2, que además de la «laguna cidiana» carecía del episodio de la condesa traidora. Posteriormente, se colmatarían esas lagunas, pero no partiendo de la Versión retóricamente amplificada, sino de la Versión sanchina concisa; este texto completado en sus lagunas, sirvió de base a la Crónica de Castilla ( c. 1300). En el reinado de Alfonso XI de Castilla, el contenido de la «laguna cidiana» sería interpolado en el manuscrito E2 a partir de una versión muy parecida a la del manuscrito F.[11]
  • Crónicas alfonsíes. En realidad son posteriores al reinado de Alfonso X el Sabio, pero es el nombre comúnmente usado al representar la herencia del planteamiento iniciado por el rey Sabio y la compilación de Sancho IV o «versiones sanchinas». Sin embargo, no utilizan los materiales del scriptorium alfonsí, a diferencia de lo que sucedía con las «Versiones alfonsíes».
  1. Crónica de Castilla (CrCast) ( c. 1300), también denominado en algunos manuscritos Crónica del Cid puesto que aproximadamente la mitad está dedicada a la vida de Rodrigo Díaz, sección que se publicó exenta en 1512 con el título de Crónica Particular del Cid. Es una refundición con fuentes épicas (el Cantar de mio Cid en una versión que aún contenía el folio desaparecido, el perdido cantar de las Mocedades de Rodrigo —habitualmente denominado *Gesta de las Mocedades de Rodrigo— y otras) de la redacción de la Versión sanchina representada por el manuscrito F y la parte de la Crónica Ocampiana correspondiente a la «cuarta parte» de la Estoria de España alfonsí.
  2. Traducción gallega[12] o Traducción gallego-portuguesa (c. 1312)? Nombre que reciben dos traducciones al gallego-portugués, una de la Crónica de Castilla, realizada poco después de su composición; y otra del manuscrito E de la Estoria de España, tal y como se encontraba en el reinado de Alfonso XI, para completar lo narrado en la Crónica de Castilla.
  3. Crónica de 1344 (o Crónica Geral de Espanha). Encargada por el conde Pedro de Barcelos, podría basarse en la Traducción gallego-portuguesa. Utiliza varias crónicas alfonsíes y algunas fuentes originales (como una versión distinta a la comúnmente conocida del Cantar de los Siete Infantes de Lara). Existen dos versiones: la Crónica Geral de Espanha original de Pedro de Barcelos, que se conserva exclusivamente en una traducción al castellano; y otra en portugués, la Crónica de 1404. Esta última es debida a un portugués que comenzó a traducir la Traducción gallego-portuguesa con añadidos del Corpus Pelagium, el Libro de las Generaciones o la Conqueste de la terre d'Outremer de Guillermo de Tiro, entre otras fuentes, y la continuó en portugués ante su escaso dominio del castellano, finalizando su trabajo en 1404 con escaso éxito, dada la parca formación cultural de su autor.
  4. Crónica de veinte reyes. Se trata de la Versión crítica completada con la Crónica de Castilla.

Además aparecieron síntesis, amplificaciones o refundiciones, como la Crónica general abreviada o manuelina ( 1295- 1312) o la Crónica fragmentaria. Más tarde, en el Renacimiento, continuaron publicándose versiones impresas que, como la de Florián de Ocampo, titulada Las cuatro partes enteras de la Crónica de España que mandó componer el sereníssimo rey don Alonso llamado el Sabio (Zamora, Agustín de Paz y Juan Picardo, a expensas de Juan de Spínola, 1541), que está basada en una crónica alfonsí y la sección correspondiente al ms. F de la Versión sanchina de la Estoria de España.

Other Languages