Estigma (milagro)

Estigmatización de san Francisco, por Giotto

Los estigmas (del latín stigma, y este a su vez del griego στίγμα) son señales o marcas que aparecen de forma espontánea en el cuerpo de algunas personas, casi siempre místicas extáticas cristianas. Estas heridas son similares a las infligidas sobre Jesús de Nazaret durante su crucifixión según la iconografía cristiana tradicional, y van precedidas y acompañadas de tormentos físicos y morales.[2]

Las diversas confesiones cristianas diferencian la estigmatización de origen sobrenatural, bien por un don de Dios o por una intervención diabólica, de las de orden natural, causadas por el mismo sujeto que las porta, ya sea intencionalmente o por razones de origen psicosomático (por sugestión, hipnosis, etc. se ha conseguido producir fenómenos similares a la estigmatización, aunque difieren en la instantaneidad del fenómeno y en el deseo de su constatación a la vista de los demás).[4]

La Iglesia católica, cuando los considera auténticos y don divino, afirma que son participación de los sufrimientos de Jesús.[5] estos pueden ser visibles o no, sangrientos o no, permanentes o no. Los estigmas invisibles, según la Iglesia católica, pueden producir tanto dolor como los visibles.

El tipo de heridas refleja su correspondencia con la Pasión de Jesús a través de las siguientes señales:[2]

  • Heridas en manos o muñecas, semejantes a las causadas por clavos.
  • Heridas en los pies, semejantes a las causadas por clavos.
  • Heridas en la cabeza, semejantes a las provocadas por la corona de espinas.
  • Heridas en la espalda, semejantes a las de látigo en la flagelación.
  • Herida en un costado —semejante a la causada por una lanza—, por lo general en el lateral izquierdo.

Casos de estigmatización

El Padre Pío de Pietrelcina con los estigmas de sus manos expuestos. Si bien llevaba usualmente las manos cubiertas, sus superiores pidieron en ocasiones que él descubriera sus manos para que las heridas pudieran fotografiarse.

A lo largo de la historia se han documentado muchos casos de personas que -sin causa aparente- padecieron estigmas, es decir, heridas estimadas semejantes a las que habría sufrido Jesús de Nazaret durante su pasión. Aunque suele considerarse a san Francisco de Asís (c. 1181-1226) como el primer estigmatizado, en realidad el primer caso en la historia sería el de la beata María de Oignies (c. 1177-1213), beguina, caso que pasó prácticamente inadvertido. También destacan otros estigmatizados como santa Catalina de Siena, la venerable alemana Teresa Neumann, la laica pasionista santa Gema Galgani y el santo capuchino Padre Pío de Pietrelcina.

Existen hechos referidos a las llamadas "estigmatizaciones verdaderas" para los cuales no se ha encontrado una explicación científica hasta el momento:

  1. Mientras que las heridas comunes cicatrizan en personas sin problemas de coagulación de su sangre, las ciencias médicas no logran la curación de los estigmas mediante tratamiento alguno.
  2. A diferencia de las heridas naturales de cierta duración, las de los estigmatizados no emiten olores fétidos. Hubo una sola excepción conocida: la de santa Rita de Casia (1381-1457), quien habría recibido en su frente una herida causada por una espina arrancada de la corona de Jesús crucificado. Aunque su olor era repulsivo, la herida nunca supuró ni causó ninguna alteración mórbida de los tejidos. En cambio, al morir, el cadáver de santa Rita emitía una intensa fragancia dulce.
  3. A veces las heridas emitían aromas exquisitos, como en los casos de Juana de la Cruz, priora franciscana del convento de Toledo, y la beata Lucía Brocadelli de Narni (1476–1544) una mística católica italiana, beatificada en 1710.
  4. Según Antonio Royo Marín, la teoría racionalista de que los estigmatizados desearon recibir las llagas para parecerse a Jesucristo crucificado no resiste el análisis de la crítica histórica, por la sorpresa que todos experimentaron, y por las constancias históricas de que todos los estigmatizados reconocidos por la Iglesia católica suplicaron, no que se les retirase el dolor, sino las señales visibles de los estigmas.[4]
Other Languages
čeština: Stigmata
English: Stigmata
Esperanto: Stigmato
فارسی: استیگماتا
français: Stigmates
עברית: סטיגמטה
hrvatski: Stigma (rana)
magyar: Stigma
Bahasa Indonesia: Stigmata
italiano: Stigmate
日本語: 聖痕
한국어: 성흔
lumbaart: Stìgmate
latviešu: Stigma
македонски: Стигма
Nederlands: Stigmata (religie)
norsk bokmål: Stigmata
română: Stigmate
русский: Стигматы
srpskohrvatski / српскохрватски: Stigma (rana)
Simple English: Stigmata
slovenčina: Stigmatizácia
slovenščina: Stigme
shqip: Stigmata
српски / srpski: Стигма (рана)
Türkçe: Stigmata
українська: Стигмати
Tiếng Việt: Dấu Thánh
中文: 聖傷