Estatuto del Sarre

El Estatuto del Sarre (en alemán Saarstatut) fue un proyecto de resolución enmarcada en los Acuerdos de París de 1954 que buscaban dotar al estado del Sarre una autonomía bajo control europeo.[1] Tras la derrota de la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial, desde 1947 el protectorado del Sarre estaba bajo administración francesa.

En ese contexto, Francia y Alemania acordaron crear un Estatuto Europeo para el Sarre, que le otorgaría autonomía política pero manteniéndole vinculado económicamente a Francia.[2]

En el caso de que el «Sí» hubiese ganado el referéndum de 1955 en favor del Estatuto Europeo del Sarre, las instituciones de la actual Unión Europea estarían establecidas en su capital Saarbrücken, en lugar de Bruselas, Estrasburgo y Luxemburgo.

Resultados del referéndum[3]
Inscritos 662.839 100%
Sufragios 641.132 96,7%
Sufragios válidos 625.407 97.5
Sufragios nulos 15.725 2.5%
No 423.434 67,7% (de los válidos)
201.973 32,3% (de los válidos)

Antecedentes

En 1945, Francia victoriosa tras la Segunda Guerra Mundial, envió a sus soldados al Sarre para relevar a las tropas estadounideses, con el objetivo de anexionarse la región. Sin embargo, ante la imposibilidad de dicha aspiración, se conforma con colocar al Sarre bajo su protectorado. Dos años después, el primer parlamento del Sarre votó masivamente en favor de una unión económica con Francia y de una separación de Alemania, con la perspectiva de un estatuto internacional. Ese mismo año se realizan las primeras elecciones estatales de Sarre.

La autonomía del Sarre es definida y validada por la Convención General entre el Sarre y Francia del 3 de marzo de 1950. El artículo 1 dispone: «El Sarre es autónomo en materia de poder legislativo, administración y poder judicial». En virtud de los artículos 2 y 3, el representante de Francia en el Sarre tiene un poder reglamentario con el fin de garantizar la aplicación de la legislación monetaria y aduanera en el Sarre, y tiene en tres casos derecho de veto: en caso de amenaza a la política monetaria o aduanera, en caso de no respeto a las obligaciones internacionales o en caso de amenaza a la independencia política del Sarre. El 9 de mayo siguiente, por medio de un discurso inspirado por Jean Monnet, el ministro de relaciones exteriores francés Robert Schuman propusó integrar las industrias del carbón y el acero de Europa Occidental. Este pronunciamiento pasó a conocerse como la Declaración Schuman.

Durante las elecciones estatales de Sarre de 1952, Johannes Hoffmann fue reelegido Ministro-Presidente del Sarre. El 25 de octubre siguiente, fracasan las negociaciones sobre el acuerdo de una declaración de principios para la europeización del Sarre.

Other Languages