Estafa de los quesitos

Estafa de los quesitos
Quesitos.jpg
Los fermentos lácteos, también llamados Quesitos en Chile y Honguitos o Caso Labomax en el Perú.
Fecha julio de 2006
Sentencia
  • diciembre de 2007 (1.ª instancia)
  • 12 de febrero de 2008 (2.ª instancia)
  • 8 de julio de 2015 (3.ª instancia)
Palabras clave
ventas en pirámide
[ editar datos en Wikidata]

La estafa de los quesitos, conocida también como caso quesitos, estafa de los quesitos mágicos (en Chile), estafa de los honguitos y caso Labomax (en el Perú), son los nombres con que la prensa denominó a una estafa masiva realizada en el Perú[2] comandada por una mujer de nacionalidad francesa de nombre Gilberte Van Erpe y conocida como Madame Gil.

Este fraude se basaba en la compra de insumos para la producción casera de unos fermentos lácteos, conocidos como «quesitos» u «honguitos», que eran comercializados por ventas en pirámide.

Metodología

La forma en que se desarrolló esta estafa es del tipo piramidal, es decir, el negocio en una primera instancia rendía frutos para los inversionistas. Éstos, ya convencidos por la factibilidad del negocio, incitaban a otras personas a invertir también; de hecho, era requisito fundamental venir recomendado por algún «participante activo». Finalmente, y cuando la «empresa» tenía asegurada una ganancia grande por la gran cantidad de personas que invirtieron sus recursos en el negocio, congelaban las cuentas bancarias y se llevaban todo el dinero acumulado.

El negocio ofrecido en esta oportunidad consistía en la venta de la materia prima —los llamados «packs»— para la producción casera de « fermentos lácteos concentrados liofilizados», que incluía filtros de tela y cartuchos de papel.[3] El producto final luego era comprado por la misma empresa con el fin supuesto de exportarlo a Francia, donde sería utilizado en la industria de los cosméticos.

Other Languages