Estadio Regional de Chinquihue

Estadio Bicentenario de Chinquihue
Stadium Chinquihue World Cup U17.jpg
Panorámica del estadio
Apodo El estadio más austral del mundo
Localización Bandera de Chile Puerto Montt, Chile
Coordenadas 41°29′29″S 72°59′13″O / -41.4915, 41°29′29″S 72°59′13″O / -72.98705
Propietario Escudo de Puerto Montt.svg Ilustre Municipalidad de Puerto Montt
Detalles técnicos
Superficie Sintética
Dimensiones 105 x 68 m
Capacidad 10.000 espectadores
Marcador Pantalla LED
Construcción
Coste $9.324 millones
(Remodelación 2009-2013)
Apertura 31 de enero de 1982
(34 años)
Reconstrucción 2009 - 2013
Demolición Julio de 2009
Equipo diseñador
Arquitecto Cristián Fernández
(2009-2013)
Equipo local
Deportes Puerto Montt
Acontecimientos
Copa Mundial de Fútbol Sub-17 de 2015
[ editar datos en Wikidata]

El Estadio Bicentenario de Chinquihue (comunmente conocido solamente como Estadio Chinquihue) es un estadio de fútbol que se ubica en la ciudad de Puerto Montt, Región de Los Lagos, Chile, que pertenece a la Ilustre Municipalidad de dicha ciudad. Este recinto fue inaugurado el 31 de enero de 1982, es uno de los más australes del mundo donde se juegue fútbol profesional, además el año 2002 se convirtió en el primer estadio en instalar césped sintético en América del Sur.

Fue construido por motivo del 39° Campeonato nacional de fútbol amateur de Chile del año 1982, y ante la necesidad de la comunidad puertomontina de poseer un estadio. Todo gestionado por el Intendente de la época, Juan Soler Manfredini.

En él se disputan los partidos que Deportes Puerto Montt, juega como local en la Primera B del fútbol profesional chileno, y además ha sido sede de la Copa Mundial de Fútbol Sub-17 de 2015.

El proceso de remodelación de este estadio tuvo dos etapas, una primera entre 2009 y 2010, mientras que la segunda etapa de remodelación tras la readecuación presupuestaria temporal a raíz del Terremoto de Chile de 2010, completando el diseño inicialmente proyectado y teniendo la inauguración definitiva con fecha 11 de junio de 2013.

Historia

Fracasos en su construcción

Los éxitos futbolísticos de fines de la década del 70 (Finalistas del nacional adulto 1977 y 1979; igual situación para los representativos juveniles ( 1978) y del Club Centinela Español en el plano regional, sumado a los triunfos del seleccionado infantil) motivaron urgentes esfuerzos de la Asociación de Fútbol de Puerto Montt por capitalizar dicha efervescencia y transformarla en hechos concretos, que trasciendan por muchas generaciones. Uno de esos objetivos lo señalaría, sin dudas, la construcción de un estadio, proyecto largamente deseado por la comunidad puertomontina.

Ya en la década de 1930 un primer esfuerzo se había tirado por la borda al no aprovecharse recursos que esperaban por la voluntad de los regentes del fútbol para iniciar las obras. Décadas después, sería el Terremoto de 1960 el culpable del atraso en las obras, obligando al levantamiento de un hospital de campaña para atender las necesidades de la golpeada población porteña. Luego, en 1971, cuando el Comité Programador de Inversiones del Gobierno aprueba los fondos para la construcción del recinto, serían los vaivenes políticos de la época -con el posterior golpe de estado- las que transformarían el infortunio en una maldición que encontraría en 1980 a Puerto Montt en un proceso de expansión, en el que aún no cabía un estadio.

Puesta en marcha a las obras

Ya instalado el gobierno militar, el intendente Juan Soler Manfredini acogerá la propuesta de los arquitectos Parra y Contreras para levantar el coliseo, que se emplazaría en Chinquihue (sector localizado a unos 10 kilómetros del centro de Puerto Montt).

Las obras en el recinto –que se adquirió para construir un gran polideportivo con medialuna, autódromo y canchas auxiliares- se iniciaron en 1976, y en la primera fase hubo que nivelar, drenar y habilitar los terrenos (usados en faenas agrícolas antes de su adquisición), tarea que se encargó a los trabajadores del fenecido PEM (plan de empleo mínimo) del gobierno de Pinochet. Sin embargo, y pese a la premura, se enfrentaba el problema de que hacer con el estadio. Ciertamente se estaba en presencia de un potencial “elefante blanco” que no ofrecería un uso permanente para la ciudadanía y sólo sería ocupado en eventos determinados pero no constantes en el tiempo.

Recién en 1979 el estadio empieza a definir sus formas, con la implementación de graderías para unas cuatro mil personas, aunque el césped aún no existe. 1980 será el año clave para el Chinquihue, ya que la Dirección General de Deportes del Estado (DIGEDER, que paso a llamarse un tiempo CHILEDEPORTES y hoy en día es el IND) compromete 18 millones de pesos para agilizar las obras, que por lo demás se encontrarían bastante avanzadas al iniciar la década.

Campeonato Nacional Amateur e Inauguración

El importante avance despierta tímidamente a la afición futbolera de Puerto Montt, que empieza a pensar en algún evento que bautice formalmente el nuevo estadio. Lo anterior encuentra eco en la dirigencia de Lintz y Centinela (dos de los cuadros más tradicionales del fútbol amateur puertomontino), que motivan a Raúl Vargas, destacado comerciante, a tomar las riendas de la Asociación de Fútbol de Puerto Montt, con miras a solicitar la sede de algún campeonato nacional a la ANFA (Asociación Nacional de Fútbol Amateur). Vargas, felizmente para esta historia, aceptará el cargo y al momento de asumir la presidencia (el 8 de junio de 1980) presentará tres proyectos emblemáticos para su gestión: finalizar las obras del estadio, lograr la fusión con la Asociación Melipulli y obtener la sede para el 39º Campeonato Nacional de fútbol amateur que se efectuaría en 1982 y que sería el evento tan añorado por la afición local.

Pasarían solo unos meses para iniciar las gestiones para obtener la sede, que serían visadas previamente por Emilio Nallar, presidente de la ANFA regional en ese entonces. Mientras, las obras en el estadio avanzan definitivamente a buen término cuando la DIGEDER entrega en comodato el recinto a la municipalidad de Puerto Montt, logrando así finiquitar los últimos detalles que dejarían el recinto en óptimas condiciones para ser utilizado: la pista atlética, empastado de la cancha, la reja olímpica, habilitación definitiva de tribunas, etc.

1981 demostraría ser un buen año cuando, el 30 de diciembre la comunicación de la ANFA señala que ha sido entregada a Puerto Montt la responsabilidad de organizar el 39º Campeonato Nacional de Fútbol Amateur. Raúl Vargas respiraba tranquilo. Y con él, toda la comunidad puertomontina. Se iniciaba la gran tarea.

El estadio estaba terminado. El sueño de 1936, derrumbado en 1960 y castigado en 1973, tenía un final feliz. Había que concluir, eso sí, con un digno cometido en el torneo, que recibiría a siete representativos de distintos puntos del país: Llay-Llay, Punta Arenas, Temuco, San Vicente de Tagua Tagua, Paine, Valdivia y Arica, quienes junto al local bregarían en un torneo de todos contra todos en pos del título nacional.

La inauguración del torneo, y por ende del Estadio Regional de Chinquihue se efectuó el 31 de enero de 1982, con sentidas palabras del alcalde Jorge Brahm quien hizo entrega a la ciudadanía del nuevo recinto. En materia deportiva, Puerto Montt derrotó a Llay-Llay por 3-2 e inició su recorrido en el campeonato, que seguiría con triunfo ante Punta Arenas (3-2), empate con Temuco(2-2), caída ante San Vicente (0-1) y victorias ante Paine y Valdivia, ambas por la cuenta mínima. Arica, que llegaba como favorito a la cita, había enredado increíblemente el título en la penúltima fecha, igualando con Temuco 1-1, por lo que se encontraría con el local en la última jornada, igualados en 9 puntos.

31 de enero de 1982 Selección de Puerto Montt Escudo de Puerto Montt.svg 3:2 Escudo de Llay Llay.svg Selección de Llay Llay Regional de Chinquihue, Puerto Montt, Chile
Primer partido y primeros goles marcados en el Estadio Chinquihue.

La tarde del domingo 14 de febrero de 1982 estaba llamada a ser histórica para los puertomontinos, sin embargo, bajo una incesante lluvia de verano, ambas escuadras no se hicieron daño en el marcador y postergaron la definición del título para el martes. Esa tarde, Puerto Montt alejó los fantasmas que rondaron dos días antes y en una maciza presentación, derrotó a los ariqueños por 5-1 logrando el título nacional.

Tras las celebraciones correspondientes, que llenaron de papel picado las calles de la ciudad, y que no fueron superadas ni con el ascenso a Primera División en 1996, vino el feliz balance del torneo, que entregó el título, finanzas favorables, la posibilidad de construir la sede de la asociación de fútbol local y lo más importante, el estadio, que descansaría poco más de un año, hasta convertirse a mediados de 1983 en el reducto donde se presentaría el Club de Deportes Puerto Montt.

Other Languages