Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán

Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán
XEstadio3.jpg.pagespeed.ic.RSYhEyRJb3.jpg
Estadio Sánchez-Pizjuán de noche.
Estadio de máxima categoría de la UEFA
4/4 estrellas
ApodoBombonera de Nervión
LocalizaciónBandera de España Sevilla, España
Coordenadas37°23′02″N 5°58′14″O / 37°23′02″N 5°58′14″O / -5.970467
Detalles técnicos
SuperficieCésped
Dimensiones105 x 68 m
Capacidad43 883 [1]​ espectadores
Construcción
Apertura7 de septiembre de 1958 (60 años)
Remodelación1981, 1998, 2015 y 2016
Equipo diseñador
ArquitectoManuel Muñoz Monasterio
Equipo local
Sevilla Fútbol Club
Acontecimientos
Mosaico comemorativo del Mundial '82, situado en la fachada principal del Estadio.
Mosaico conmemorativo del Centenario del Sevilla FC.

El Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán es un recinto deportivo propiedad del Sevilla Fútbol Club, ubicado en pleno barrio de Nervión de Sevilla, España. Se inauguró el 7 de septiembre de 1958 y su aforo actualmente es de 43.883 espectadores. El nombre del estadio es en homenaje al que fuera presidente del club durante 17 años, Ramón Sánchez-Pizjuán.

Fue una de las diecisiete sedes del Mundial de 1982, habiendo acogido una de las dos semifinales. Además ha albergado veinticinco encuentros de la selección española, resultando invicta en todos ellos.[3]

Historia

El entonces presidente del Sevilla, El Barón de Gracia Real, Juan Domínguez Osborne, sin lugar a duda es uno de los mejores presidentes que tuvo el Sevilla en su historia, tuvo desde un principio el acierto de rodearse de personas que le ayudarían tremendamente en su mandato, entre ellos el mismísimo Ramón Sánchez-Pizjuán y el eficaz Juan López García, preside el club hispalense en una época en la que tuvo que salvar diversos problemas de importancia. Sin duda, su principal logro lo consiguió dotando al club de unos terrenos que luego serían históricos para la entidad. Debido a una imposición urbanística, el Sevilla se vio obligado a abandonar el Campo de la Victoria, tras lo cual el presidente, en una importante gestión, adquiere un solar de la inmobiliaria Nervión que era propiedad de su también amigo Pablo Armero (Marqués del Nervión). Sabedor Juan Domínguez de que el Club no está en condiciones económicas de asumir dicha adquisición no duda en pagar de su bolsillo el montante del valor de la compra, más tarde iría recuperando el dinero merced a los ingresos que tenía el Club tras la celebración de los partidos, desde el primer momento el Barón impuso la estrategia de indicar a su secretario de junta Ramón Sánchez-Pizjuán que una vez concluido los partidos se pagara al personal de campo, jugadores y cuerpo técnico. Del sobrante, él se llevaba un tanto por ciento quedando otro tanto para reserva para los imprevistos que pudiesen surgir, de esta forma aminoraba la deuda, pero lentamente, cuando finaliza su mandato en 1.932 para hacerse cargo del Club, Ramón Sánchez-Pizjuán el Barón indica que la estrategia de pago no variaría y que la amortización de los pagos de los terrenos y construcción de estadio no variarían ni un ápice, Juan Domínguez se casó con Dña María Manjón y el matrimonio Domínguez Manjón era tan sevillista que en la prematura muerte del barón a la edad de 53 años, esta dio por condonada la deuda que aún le mantenía el Club, con el bello argumento de que así lo había querido su esposo. Otro de los retos marcador por el Barón de Gracia Real era el conseguir que su club militara en Primera División en esta cuestión la suerte fue esquiva y pese a que cada año se reforzaba el equipo con jugadores importante el ansiado ascenso no llegó hasta una temporada después de dejar la presidencia este importante presidente. En la primera directiva tuvo como acompañantes a Luis Ibarra, Eladio Rodríguez de la Borbolla, M. Amores, Luís Nieves, Juan Reimana, Eduardo Silvestre y Federico Maquedano que ejercía de tesorero. Durante su dilatada estancia como presidente del Sevilla, tuvo numerosos directivos en su staff. Bernardo de los Ríos, Armando Soto e Illana, José Luís Isern Rivera, Nicolás Carretero, Joaquín García de Tejada, Manuel Gayan, José Luís Buiza, Federico Flores, José Manuel Puelles de los Santos, Ramón López Romero y principalmente a Ramón Sánchez-Pizjuán, el que faltó solo la temporada 1928-1929, época en la que el otrora gran presidente sevillista, ocupó el cargo de Presidente de la Federación Reional Sur. Eugenio Eizaguirre Pozzi, Francisco Toledo, Álvarez Rementería, Juan López García (Juanito Balompedico) Manuel Ríos Sarmiento, Carlos Piñar y Pickman, Antonio Calderón Hernández, Francisco Cárdenas, Antonio Alonso, Eduardo de la Matta, José Romero y hasta el incombustible Antonio Sánchez Ramos el popular "tío del puro". Durante su mandato se fichan a jugadores como: Guillermo Campanal, Ventolrá, Padrón, Deva, Abad, Adelantado, Arroyo, el canario Castro, Gual o el onubense Bracero. El Barón dejó una larga descendencia, casi toda vive en nuestra ciudad y mantienen una lealtad a los colores que defendió su antepasado, años posteriores su hermanastro D. Jerónimo Domínguez y Pérez de Vargas (Marqués de Contadero) también llega a ser presidente del Sevilla. Tras la muerte de Ramón Sánchez-Pizjuán, quien inició en 1937 la compra de los terrenos del futuro estadio que ya se tenían en alquiler, fue su sucesor Ramón de Carranza, quién puso la primera piedra del mismo el 2 de diciembre de 1956, sustituyendo al vetusto Estadio de Nervión.

Fue inaugurado el 7 de septiembre de 1958, con un partido amistoso entre el Sevilla Fútbol Club y el Real Jaén (3-3), mientras que el primer partido oficial disputado en este estadio, fue un Sevilla – Betis, que finalizó con un resultado de 2–4.[4]​ Sin embargo, no fue hasta 1974, siendo presidente Eugenio Montes Cabeza, cuando se concluyeron las obras, alcanzando su máximo aforo histórico con más de 77.000 espectadores.

Other Languages