Estadio Carlos Tartiere (1932)

Estadio Carlos Tartiere
Nombres anteriores Estadio de Buenavista (1932-1958)
Estadio Carlos Tartiere (1958-2003)
Localización Bandera de España Oviedo, España
Coordenadas 43°21′39″N 5°52′13″O / 43.36078333, 43°21′39″N 5°52′13″O / -5.87022222
Propietario Ayuntamiento de Oviedo
Detalles técnicos
Superficie Césped
Dimensiones 105 x 68 m
Capacidad 22 000 (1932-1982)
23 500 (1982-1998)
16 500 (1998-2003) espectadores
Construcción
Apertura 24 de abril de 1932
Reconstrucción 1982 (para el Mundial 1982)
Cierre 2000
Demolición 2003
Equipo diseñador
Arquitecto Ildefonso Sánchez del Río
Equipo local
Real Oviedo
Acontecimientos
[ editar datos en Wikidata]

El Estadio Carlos Tartiere fue un campo de fútbol de la ciudad de Oviedo en Asturias, España. Acogió los encuentros que el Real Oviedo disputaba como local entre 1932 y 2000, y fue bautizado de esta manera en honor a Carlos Tartiere de las Alas Pumariño, primer presidente del club.[1]

Historia

Denominado Estadio de Buenavista en sus inicios por estar situado en el barrio del mismo nombre, fue inaugurado el 24 de abril de 1932 con un partido entre las selecciones nacionales de España y Yugoslavia, con triunfo de España por 2-1. El primer gol del estadio fue marcado por Isidro Lángara, delantero del Real Oviedo.

Tenía la particularidad en ese tiempo de que la tribuna principal estaba cubierta con una visera de más de 100 metros de longitud sin ninguna columna de apoyo delante, la primera que se construyó en España de esas características, obra del ingeniero Ildefonso Sánchez del Río. En 1954, fue vendido al ayuntamiento de Oviedo, que fue su propietario desde entonces. En junio de 1958 su nombre se cambió por el del fundador y primer presidente del club, Carlos Tartiere. El 4 de junio de 1969 se inauguró la iluminación artificial del campo durante un encuentro amistoso entre el Real Oviedo y el Real Madrid C. F..

Fue reconstruido con motivo del Mundial de 1982, en el que fue una de las sedes oficiales, de forma que su aforo pasó de ser de 20 000 personas a 22 500. El partido de inauguración después de las obras enfrentó al Real Oviedo con la selección nacional de Chile.

En 1998, para cumplir con la normativa de la UEFA y mejorar la seguridad en los campos de fútbol, se añadieron butacas a casi todo el campo de forma que el aforo se redujo hasta las 13 000 personas. Este hecho hizo que se planteara la necesidad de construir un nuevo campo de fútbol para la ciudad con capacidad suficiente para todos los aficionados.

El 20 de mayo de 2000 el Real Oviedo jugó su último partido en el Carlos Tartiere frente a la Real Sociedad de Fútbol. El estadio fue finalmente derribado en el año 2003, una vez concluyeron las obras del nuevo campo. En los terrenos que ocupaba el estadio y aledaños se construyó el Palacio de Congresos de la ciudad, diseñado por Santiago Calatrava.

Other Languages