Establecimientos coloniales de la Patagonia atlántica

La Patagonia bajo la jurisdicción teórica del Virreinato del Río de la Plata, con los poblados fundados en sus costas.

Los establecimientos coloniales de la Patagonia atlántica son las poblaciones que la Corona española fundara en la costa patagónica, bañada por el mar Argentino del océano Atlántico en los territorios tehuelches nominales del Virreinato del Río de la Plata, debido al peligro de que se fundasen allí establecimientos franceses o ingleses, quienes consideraban a esa región como res nullius. Posteriormente a la independencia del Cono Sur contribuiría al mantenimiento fronterizo de las repúblicas neoformadas según los tratados del uti possidetis iure y factum de 1810.

Antecedentes históricos de la costa patagónica oriental

Erección del efímero Puerto de los Leones en la bahía Camarones

Gobernaciones sudamericanas desde 1534 hasta 1539.

El 9 de marzo de 1535, el navegante Simón de Alcazaba y Sotomayor quien fuera nombrado adelantado de la gobernación de Nueva León, fundó en la caleta Hornos de la bahía Gil —a 29 kilómetros al sur de la actual localidad argentina de Camarones, en la actual provincia del Chubut— el efímero «Puerto de los Leones».

Dicha efímera localidad duraría hasta el 17 de junio del citado año, cuando fuera abandonado después de ser asesinado el adelantado Simón de Alcazaba.

Anexión nominal rioplatense de la Nueva León hasta el cabo Guardián

A solicitud del adelantado Juan Ortiz de Zárate el rey Felipe II de España emitió una real cédula del 1 de junio de 1570 otorgándole las 200 leguas de costa al sur del Río de la Plata que había antes otorgado a Jaime Rasquín, por lo que el límite sur de la gobernación de Nueva Andalucía o bien del Río de la Plata y del Paraguay se desplazó desde los 36° 57' 09" sur hasta los 48° 21' 15" sur —línea desde la isla Campana en la Patagonia occidental al cabo Guardián, en la costa oriental de la misma— y que inclusive dicha frontera podría llegar hasta el estrecho de Magallanes:[1]

...mandamos tomar cierto asiento y capitulacion con Jayme Rasquin sobre el descubrimiento y poblacion de las dichas provincias del rio de la Plata...y de todos los demas pueblos que poblase en docientas leguas desde el dicho rio de la Plata hasta el Estrecho de Magallanes derechamente por la costa del Mar del Norte ... estar subjetos e debajo de la gobernacion de vos, el dicho capitan Juan Ortiz de Zarate, los dichos pueblos declarados e los demas que oviere en las dichas docientas leguas de tierra que dimos en gobernacion al dicho Jayme Rasquin...

La gobernación del Estrecho, Ciudad del Rey Don Felipe y la de Nombre de Jesús

El 11 de febrero de 1584, Pedro Sarmiento de Gamboa, quien había sido nombrado por el rey Felipe II como Gobernador del Estrecho de la Madre de Dios, Capitán General del mismo y de lo que poblare, estableció en el cabo Vírgenes (del actual territorio argentino, casi en el límite con Chile), la población de Nombre de Jesús y posteriormente, el 25 de mayo de 1584 fundó la Ciudad del Rey Don Felipe en la bahía San Blas del estrecho de Magallanes (en actual territorio chileno), pereciendo de inanición sus habitantes.[5]

Los Andes como frontera virreinal desde 1669 entre las gobernaciones argentino-chilena

La real cédula de 1570 no mencionó el límite occidental de la gobernación del Río de la Plata en la Patagonia, pero en 1669 otra real cédula ordenó al gobernador de Buenos Aires tomar medidas sobre los indígenas, mencionando que por el sur confinaba con Chile en la cordillera (de los Andes): que en los términos de aquella jurisdicción por la parte del sud, i confines de la cordillera e Chile, i provincia de Tucumán, habían sido siempre habitados de un numeroso jentío de indios serranos i pampas bárbaros en el modo de vivir.[6]

El 21 de mayo de 1684 el rey volvió a pedir medidas contra los indígenas al gobernador de Buenos Aires expresando que en 1673 Nicolás Mascardi dio vuelta a la cordillera nevada, que divide aquel reino de esas provincias, i la de Tucuman, ratificando la jurisdicción bonaerense.[7]

En 1774, el jesuita inglés Tomás Falkner publicó su libro "Descripción de Patagonia y de las partes adyacentes de la América meridional"[8]​ que causó preocupación en la corte española, por párrafos como el siguiente:

Si alguna nación intentara poblar este país podría ocasionar un perpetuo sobresalto a los españoles, por razón de que desde aquí se enviarían navíos a la mar del sur, para destruir en él todos sus puertos, antes que tal cosa o intención se supiera en España, ni aun en Buenos Aires. Fuera de que se podría descubrir un camino más corto para navegar este río, con barcos hasta Valdivia: podríanse reunir también tropas de indios moradores de sus orillas, y los más valientes de estas tribus, que se alistarían con la esperanza del pillaje; de manera que sería muy fácil el rendir la guarnición importante de Valdivia, y allanar el paso a la ocupación de Valparaíso, por las que se aseguraría la conquista del reino de Chile.[8]

Lo cual fue uno de los antecedentes que llevaron al rey de España a nombrar dos comisarios superintendentes en la Patagonia.

Other Languages