Esposa del dios

El título de "Esposa del dios" fue el máximo apelativo que podía alcanzar una mujer en circunstancias normales en el Antiguo Egipto. En la mayoría de los casos, ser "esposa del dios" incluía más títulos rituales como "Divina Adoratriz" o "Mano del dios", además de la administración del rico patrimonio del templo de Amón en Tebas. No hay muchos datos de las primeras dinastías, pero era ejercido por mujeres ajenas a la casa real. En la Dinastía XII, se conocen los nombres de Min, Amón y Ptah. Este título era una muestra más de la importancia del dios Amón, y sus posesiones se administraban con su propio aparato oficial. Durante el Imperio Nuevo, que fue cuando este título alcanzó su máxima importancia, equivalía a demostrar su origen real, el poder de su sangre y la legitimidad de su descendencia. Como no todas las reinas egipcias de la época gozaron de esta alta distinción, por lo que las afortunadas por el hecho de descender de una mujer portadora de dicho título eran siempre las escogidas para dar a luz futuros reyes, por encima del resto de las mujeres: eran también las portadoras del título de Gran Esposa Real.

Funciones

Desconocemos las funciones exactas de las Esposas del dios, pero probablemente fueran todas rituales relacionadas con el culto de Amón.

Una serie de escenas en el Templo de Hatshepsut muestra a la Esposa de Dios y a un sacerdote masculino que experimentan un ritual que parece estar dedicado a destruir los nombres de los enemigos. Otras escenas muestran a la Esposa de dios que venera a los dioses, para ser purificada en el lago sagrado y seguir al rey en el santuario. Esto muestra la importancia del papel, pero da muy poco información sobre las tareas y responsabilidades verdaderas.

Hatshepsut parece haber utilizado el poder y la influencia asociados con su título como una base de poder para su subida eventual a la realeza doble al lado de Thutmose III. Después de su reinado, el poder y el prestigio del papel fueron disminuyendo, hasta la Dinastía XIX, cuando una hija de Ramsés VI, Aset, tuvo el título, así como el adicional de Adoratriz Divina de Amón.

Descontando unos pocos precedentes aislados del Imperio Medio, las mujeres que gozaron de estos beneficios fueron:

Other Languages