Español de la Costa norte y central del Perú

Mapa dialectal de Ecuador y Perú.

El español de la Costa norte y central es un dialecto del idioma español que se habla a lo largo del litoral norte y central del Perú. Se puede decir que en la actualidad cuenta con dos sociolectos principales.

La ciudad de Lima fue entre 1535 y 1739 la ciudad más importante del Virreinato del Perú (que abarcaba la mayor parte de Sudamérica) y su habla se convirtió en una de las más prestigiosas de la región.[5]​ Sin embargo, como en el resto del continente, el elemento andaluz deja sentir su influencia.

Según algunos especialistas en dialectología hispana[nota 1]​ que habla alrededor del 30% del total de la población peruana.

Fonología y morfosintaxis

Entre las características fonológicas principales y tradicionales están:

  • La no aspiración de /s/ en posición final de sílaba ante pausa o vocal (que se da en toda la América costeña -excepto Yucatán- y sur de España)[12]
  • La emisión clara[nota 3]
  • El yeísmo y el seseo
  • La pronunciación entre pospalatal y velar de /x/ “j” y “g” ante e –i (nunca aspirada ni glotal como en todas las costas americanas al norte desde Ecuador ni como la del español bogotano o la del dialecto andaluz ).[nota 4]
  • En ocasiones la elidida /d/ final de palabra se hace sorda /t/ por ultracorrección.
  • La /n/ final de sílaba, del mismo modo que el español caribeño, es velar, no alveolar, salvo en el discurso formal.[13]​En las clases populares y resto de la costa la velar final se puede trasladar hacia la otra nasal, ej. también [taŋbjéŋ]
  • No existe la confusión de líquidas (l por r) andaluza ni el sonido nasal de las vocales caribeño.

En lo gramatical el habla limeña propia se ajusta mucho a la norma general (americana),[16]

Conserva la distinción tradicional entre lo (la) y le para el acusativo y dativo de la tercera persona, masculina singular, excepto en frases aisladas particularmente en la construcción con "se" Qué bien se le ve o (El libro) se los di en vez de Se lo di o les di.

Dado que Lima tal que México fue centro receptor y difusor del estándar peninsular, desde temprano se dio preferencia al uso del tuteo para el tratamiento de confianza y el "usted"< 'vuestra merced' en lo formal. El empleo de " vos" con la modificación, de estigma popular, de su antiguo paradigma verbal, para el tratamiento familiar no arraigó (mientras era eliminado de la península y se hizo corriente en las zonas alejadas del poder español).[18]​No obstante, esto sí como toda América, se prefirió, en el uso oral, el "ustedes" plural de respeto antes que "vosotros".

Los fenómenos de "queísmo" y "dequeísmo" son bastante frecuentes en esta variedad.

La utilización de las formas verbales perifrásticas para el futuro (voy a ir, en vez de iré), la personalización del verbo haber (hubieron muchos) y las formas verbales en segunda persona con el sonido [s] final (cantastes, dijistes ), son comunes también en otras partes de América.[12]

Other Languages