Español coloquial

En el uso de la lengua española, se conoce como español coloquial al registro informal que se utiliza en la vida cotidiana.[1] El español coloquial varía mucho en función de los dialectos geográficos del español (véase dialectos del castellano de España y dialectos del castellano de América). El español coloquial es una variante diafásica de la lengua, es decir, no depende de la educación ni del nivel sociocultural del hablante, sino que cualquier hablante, en las circunstancias que favorecen la aparición de lo coloquial, lo utiliza. El español coloquial es una variedad fundamentalmente oral, si bien la aparición de medios como el chat o el correo electrónico ha favorecido el desarrollo de una comunicación coloquial escrita. La conversación es el lugar prototípico de uso del registro coloquial.[ cita requerida]

Desarrollo de los estudios sobre el español coloquial

El estudio del español coloquial, así como la propia etiqueta «español coloquial», comienzan con la aparición, en 1929, del libro Spanische Umgangssprache, del lingüista alemán Werner Beinhauer, aunque este trabajo no sería traducido al español hasta 1964, con el título El español coloquial. La aparición de esta traducción marcó el desarrollo del interés por este tema en España. Los primeros estudios de importancia en el ámbito hispánico fueron los de Gregorio Salvador, Manuel Seco y Emilio Lorenzo, entre otros. Tanto en la obra de Beinhauer como en los primeros acercamientos al tema por parte de autores autóctonos el material de trabajo lo constituían fundamentalmente textos escritos en los que se suponía que había cierta cercanía a lo oral, como obras de teatro, de novelas realistas.

En los años ochenta se producen los primeros trabajos que toman como base conversaciones reales grabadas por los investigadores. Por otra parte, va desapareciendo el carácter intuitivo o impresionista de los primeros trabajos, que no tenían una teoría coherente que los sustentase, y aparecen acercamientos basados en las corrientes lingüísticas que en esos momentos se interesan por el lenguaje oral y por el estudio de la conversación ( análisis conversacional, análisis del discurso, las distintas escuelas de pragmática, etc.). Algunos de los trabajos más importantes de la década son los de Ana María Vigara Tauste y Antonio Narbona.

En los noventa se produce una eclosión de estudios sobre el español coloquial. Destacan estudiosos como José Portolés, Antonio Briz (director del grupo de investigación sobre español coloquial de la Universidad de Valencia, Val.Es.Co.), Martín Zorraquino, Estrella Montolío, entre otros.

Other Languages