Español caribeño

Subvariedades del español caribeño, que incluyen Florida, las Antillas, el istmo y el norte de Sudamérica.

El español caribeño es un conjunto de variedades diatópicas de la lengua española[1] predominante en las Antillas mayores y la Cuenca del Caribe. Se habla en los territorios isleños de Cuba, la República Dominicana, Puerto Rico, y en territorios continentales de Colombia, Venezuela y Panamá, así como en territorios de Florida en Estados Unidos.

Cabe señalar que esta variante del idioma español en Colombia, solo es hablada en la Región Caribe, y no en el resto del territorio de ese país.

Se reconoce por la notable influencia los dialectos canario y andaluz (por el contacto histórico entre los puertos[2] ), la gran influencia gallega, asturiana, africana y las palabras del taíno y del portugués, y en Venezuela por la influencia del italiano y del inglés; también es el que más se oye en Miami y Nueva York ( Estados Unidos) y el empleado por los cantantes de salsa, merengue, bachata, dembow y reguetón.

Características generales

El español caribeño consiste en una serie de variedades diatópicas de la lengua española, con rasgos comunes circunscritos al Caribe hispánico. El español no estándar caribeño no es una lengua criolla como se ha llegado a sostener, sino que se trataría de un semicriollo o un continuum poscriollo procedente de una posible variedad pancaribeña del español, que se habría reestructurado con base en un pidgin afroportugués. El elemento cohesionador de las variedades lingüísticas del Caribe, y no solo del español, es el subsahariano. Éste se traduce por ciertos hábitos de pronunciación y la predominancia de ciertas estrúcturas gramaticales.[1]

El léxico tiene un aporte sustancial de términos subsaharianos (básicamente de las lenguas Níger-Congo) e indígenas americanos, así como vocabulario español marinero. Importante es también el aporte del idioma inglés.

El español del Caribe fue la lengua franca de los esclavos africanos, y se impuso a las lenguas indoamericanas. Si en algunas regiones es hoy en día la lengua predominante, en otras es segunda lengua tras el criollo local. Si el Caribe se caracteriza por su gran diversidad de culturas y lenguas, el español hablado allí, en todas sus variantes, tiene un papel unificador e integrador de los diversos grupos humanos y de las diversas nacionalidades presentes en la región.[1]

Other Languages