Espíritu Santo

Alegoría del Espíritu Santo en la basílica de San Pedro, Ciudad del Vaticano.

En la teología cristiana, el Espíritu Santo —o expresiones equivalentes como son, entre otros, Espíritu de Dios, Espíritu de verdad o Paráclito o Menahem: acción o presencia de Dios, del griego παράκλητον parákleton: ‘aquel que es invocado’, del latín Spiritus Sanctus: Espíritu Santo— es una expresión bíblica que se refiere a la tercera Persona de la Santísima Trinidad. Es, además, una compleja noción teológica por medio de la cual se describe una “realidad espiritual”[1]​ suprema, que ha sido interpretada de maneras múltiples en las confesiones cristianas y escuelas teológicas.

De esta realidad espiritual se habla en muchos pasajes de la Biblia, con las expresiones citadas, sin que se dé una definición única. Esto fue el motivo de una serie de controversias que se produjeron principalmente durante tres periodos históricos: el siglo IV como siglo trinitario por excelencia, las crisis cismáticas de oriente y occidente acaecidas entre los siglos IX y XI y, por último, las distintas revisiones doctrinales nacidas de la reforma protestante.

En torno a la “naturaleza” del Espíritu Santo se sostienen básicamente cuatro interpretaciones:[ cita requerida]

  • Según las interpretaciones de carácter modalista, el Espíritu Santo es una “fuerza o cualidad divina” al modo de la sabiduría, la belleza, el amor o la bondad. El unitarismo, si bien guarda diferencias teológicas básicas con el modalismo, comparte la visión de un Espíritu Santo impersonal, que actúa siendo el poder o fuerza activa de Dios. En cualquier caso, ambas corrientes coinciden en que el Espíritu Santo es “algo” y no “alguien”.
  • Según las interpretaciones de carácter arriano, el Espíritu Santo es una “entidad espiritual” o naturaleza angélica de condición excelsa, muy cercana a la divinidad, pero diferente a ella por su condición de criatura.
  • Según las interpretaciones de carácter triteísta[2]​ el Espíritu Santo es “otro Dios”, quizá de carácter inferior al Dios principal, pero que comparte con él la cualidad de ser increado.
  • Las interpretaciones de carácter trinitario –mayoritarias– consideran al Espíritu Santo como una “persona divina”, noción con la que se asume la deidad del Espíritu Santo, manteniendo, sin embargo, la unicidad del principio divino. Esta doctrina es compartida por católicos, ortodoxos y la mayoría de las denominaciones protestantes.

Sobre la “procedencia” del Espíritu Santo, existe cierta unanimidad entre las diferentes confesiones cristianas. A excepción de la interpretación triteísta, que asume al Espíritu Santo como un ser increado e independiente de Dios, las otras tres interpretaciones consideran que procede de Dios, aunque se diferencian en la forma. En el modalismo, procede como “fuerza”, en el arrianismo como “criatura” y en el trinitarismo como “persona”. El trinitarismo aborda, además, una cuestión adicional propia de su marco teológico. Distingue entre la procedencia del Padre y la procedencia del Hijo, cuestión conocida como cláusula Filioque.

En lo referente a las “cualidades” del Espíritu Santo, teólogos cristianos asumen que es portador de dones sobrenaturales muy diversos que pueden transmitirse al hombre por su mediación. Si bien la enumeración de los dones puede variar de unos autores a otros y entre distintas confesiones, existe un amplio consenso en cuanto a su excelencia y magnanimidad.

Aunque la mayor parte de las Iglesias cristianas se declaran trinitarias, existen también Iglesias no trinitarias que confiesan alguna de las otras modalidades interpretativas.

Nombres, dones y frutos del Espíritu Santo

La Biblia contiene un conjunto de expresiones que aluden a una «realidad divina» en la que creen el judaísmo y el cristianismo. La siguiente es una lista de tales expresiones:

Espíritu Santo,[16]

De todas ellas, «Espíritu Santo» es la expresión principal, la más conocida y la que más se usa en el cristianismo. El Libro de Sabiduría caracteriza a este Espíritu en los siguientes términos:

Espíritu inteligente, santo, único y múltiple, sutil, ágil, penetrante, inmaculado, claro, inofensivo, agudo, libre, bienhechor, estable, seguro, tranquilo, todopoderoso, omnisciente, que penetra en todos los espíritus inteligentes puros sutiles. (Sabiduría 7:22-23)

Existe una cita del profeta Isaías donde se enumeran los «dones del Espíritu Santo»:

Espíritu de sabiduría, inteligencia, consejo, fuerza, ciencia, piedad, temor de Dios. (Isaías 11:2)

Estos dones se completan con los 7 «frutos del Espíritu»[18]

«Mas el fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz, tolerancia [paciencia], benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.»

Gálatas 5:22-23


Todas estos «nombres», «dones» o «frutos» van implícitos en la expresión «Espíritu Santo» y hacen de ella una noción teológica muy rica. A pesar de esta diversidad de nombres, en la teología cristiana se dice, sin embargo, que no existe más que uno y un mismo Espíritu, consideración para la que los teólogos aducen una cita de Pablo de Tarso.[19]

Representación en piedra del Espíritu Santo: su santidad queda indicada con la orla de la cabeza. Clave en la iglesia de San Miguel de Michaelsberg (Cleebronn, Alemania).

El pneuma divino

El vocablo «espíritu» traduce el griego «πνευμα» (pneuma) y el hebreo «ruaj». Se trata de una traducción incompleta ya que «ruaj» y «pneuma» también se traducen como «aire» (ej: pneumático). Aunque los términos “aire” y “espíritu” son cosas distintas actualmente, aparecían relacionadas en el griego y el hebreo antiguos. Lo que actualmente es una doble acepción, en estos idiomas era una identidad de conceptos.

Existen dos importantes clases de teologías sobre el Espíritu Santo: las que resaltan el aspecto «aire» y la que resaltan el aspecto «espíritu». Dichas teologías coinciden a grandes rasgos con la judía[21]

Bibliografía: Rodríguez Carmona: op. cit. pp. 347-351 ; Mateo Seco: op. cit. pp. 21-22 ; Reina Valera. Nota al pie de Ezequiel 2,2
Other Languages
Afrikaans: Heilige Gees
العربية: الروح القدس
azərbaycanca: Müqəddəs Ruh
беларуская: Святы Дух
български: Свети Дух
বিষ্ণুপ্রিয়া মণিপুরী: এসপিরিটো সান্টো (রাজ্য)
brezhoneg: Spered Santel
català: Esperit Sant
čeština: Duch svatý
Ελληνικά: Άγιο Πνεύμα
English: Holy Spirit
Esperanto: Sankta Spirito
eesti: Püha Vaim
français: Saint-Esprit
Gàidhlig: An Spiorad Naomh
客家語/Hak-kâ-ngî: Sṳn-lìn
hrvatski: Duh Sveti
magyar: Szentlélek
Հայերեն: Սուրբ Հոգի
interlingua: Spirito Sancte
Bahasa Indonesia: Roh Kudus
Igbo: Mmuo Nso
íslenska: Heilagur andi
italiano: Spirito Santo
日本語: 聖霊
ქართული: სულიწმინდა
한국어: 성령
Lëtzebuergesch: Hellege Geescht
lietuvių: Šventoji Dvasia
latviešu: Svētais Gars
олык марий: Шнуй Шӱлыш
македонски: Свет Дух
Bahasa Melayu: Roh Kudus
Nedersaksies: Heilige Geest
Nederlands: Heilige Geest
norsk nynorsk: Den heilage ande
português: Espírito Santo
Runa Simi: Ch'uya Ispiritu
rumantsch: Sontg Spiert
română: Duhul Sfânt
русский: Святой Дух
Simple English: Holy Spirit
slovenčina: Duch Svätý
slovenščina: Sveti Duh
chiShona: Mweya Mutsvene
Kiswahili: Roho Mtakatifu
தமிழ்: தூய ஆவி
Türkçe: Kutsal Ruh
reo tahiti: Te Varua Maitai
українська: Святий Дух
Tiếng Việt: Thánh Linh
中文: 聖靈
粵語: 聖靈