Eslabón perdido

Archaeopteryx, eslabón perdido entre dinosaurios y aves.

La expresión eslabón perdido se refiere originalmente a los fósiles de formas transicionales, cuando dichos estados intermedios aparentemente faltaban en el registro fósil o se desconocían. No es una expresión de uso científico, aunque sí abunda en los medios de comunicación, que suelen denominar "eslabón perdido" a casi cualquier nueva forma transicional que se descubre. La idea de eslabón implica que el proceso evolutivo es un fenómeno lineal y que unas formas originan a otras de forma consecutiva, como los eslabones de una cadena se suceden uno a otro; esta visión anticuada del fenómeno evolutivo ha sido abandonada hace tiempo. El concepto de eslabón perdido se considera hoy en día científicamente incorrecto porque no hay uno, sino muchos, y justamente no son eslabones de una cadena sino partes de un árbol muy ramificado (ver Evolución humana).

Error del término

La expresión "eslabón perdido" es más propia de los medios de comunicación que de la literatura científica porque la evolución no es lineal. La expresión "eslabón" hace referencia a una cadena, es decir, un proceso continua y unidireccional, cuando se ha comprobado en numerosas ocasiones que la evolución no es una línea sino algo más parecido a un árbol. Existen abundantes casos donde la primera especia convive durante miles o incluso millones de años con la otra u otras especies evolucionadas de ellas, e incluso con la evolucionada de las evolucionadas.[1]

Other Languages
Deutsch: Missing Link
italiano: Anello mancante
svenska: Felande länk