Escuela veneciana (música)

Para el movimiento pictórico, véase Escuela veneciana.

La Escuela Veneciana en música, es un término usado para describir los compositores (así como su obra) que trabajaron en Venecia en el período comprendido aproximadamente entre 1550 y 1610. Las composiciones policorales venecianas de fines del siglo XVI fueron eventos famosos en su época y de gran influencia en la práctica musical de otros países. Conjuntamente con el desarrollo de la monodia y la ópera en Florencia, las innovaciones de la escuela veneciana marcan la transición de la música renacentista al barroco musical.

San Marcos al atardecer.

Factores de desarrollo

Diferentes factores vinieron a impulsar el desarrollo de la Escuela Veneciana. El primero fue el político, ya que después de la muerte del papa León X en 1521, seguido por el Saco de Roma en 1527, la larga tradición de Roma como centro musical europeo se fue eclipsando; muchos músicos abandonaron la ciudad y otros, eligieron lugares como Venecia, que en esos momentos tenían un mejor ambiente, más propicio a la creatividad.[1]

Por otro lado, las peculiares características de la Basílica de San Marcos en Venecia, con una arquitectura espaciosa y con dos órganos ubicados en lados opuestos obligaron a los compositores a sacar ventaja de este hecho. Así se desarrolló un gran estilo antifónico, en donde distintos grupos corales e instrumentales, ejecutaban sus partes a veces en oposición, a veces en conjunto, unidos por el sonido del órgano. El primer compositor en hacer famoso este efecto fue Adrian Willaert, quien fue nombrado Maestro de Capilla de San Marcos en 1527, y permaneció en ese puesto hasta su muerte en 1562. Gioseffo Zarlino, uno de los más influyentes críticos de música de la época, llamó a Willaert "el nuevo Pitágoras", y la influencia de Willaert fue profunda, no sólo como compositor sino como maestro, ya que la mayoría de los compositores de la escuela estudiaron con él.

El otro factor que promovió este rico período de creatividad musical fue la imprenta. A principios del siglo XVI, la ciudad de Venecia, próspera y estable, se convirtió en un importante centro de edición de música; los compositores vinieron desde toda Europa `para beneficiarse de la nueva tecnología, que entonces sólo tenía unas décadas de desarrollo. Compositores del norte de Europa, especialmente Flandes y Francia, renombrados como los más famosos de Europa viajaron en su mayoría a Venecia. El ambiente musical de la ciudad perduró hasta bien entrado el Siglo XVII.

Other Languages