Escuela de Armería

La Escuela de Armería o Armeria Eskola es una escuela de formación profesional de la ciudad guipuzcoana de Éibar en el País Vasco, España. Fue la primera escuela profesional española en la que el aprendizaje de una profesión se acompañaba con enseñanzas teóricas y técnicas. Se tomó como referencia la “ École d’Armerie” de Lieja ( Bélgica).

La Escuela de Armería fue muy importante para el desarrollo industrial de la ciudad de Éibar y su zona de influencia, formando a la mayoría de los empresarios y obreros cualificados que dinamizaron el desarrollo industrial en las décadas de 1950 y 1960. Su prestigio traspasó los límites locales llegando a todo el estado español, convirtiendo a Éibar en la Meca de los centros de Mecánica de Precisión y Armería de toda España.

El 6 de enero de 1913 se inauguró el primer curso de esta singular escuela que fue pionera de las escuelas profesional en España. La importancia que la Escuela de Armería ha tenido en la economía y en la industria rebasa el ámbito de la comarca del bajo Deva y es fundamental para entender el desarrollo industrial de Éibar.

Fachada principal de la Escuela de Armería.

Historia

Escuela de Armería en 1914. Mundo Gráfico

En 1910 se planteó en el ayuntamiento de Éibar la necesidad de la creación de una escuela donde se debía de unir la práctica y la teórica de los diferentes trabajos y especialidades de la industria eibarresa. Por aquel entonces era normal el ingreso como aprendices de los chavales en las fábricas donde permanecían hasta tres años sin cobrar aprendiendo el oficio. Desde el ayuntamiento eibarrés se realizaron diferentes gestiones para conseguir la financiación de una escuela profesional en la especialidad de armería.

En busca de un modelo concreto que aunará la teoría y la práctica, Pedro Goenaga visitó varias escuelas de oficios españolas y europeas. El 7 de junio de 1911, con motivo de un congreso de bancos de pruebas en Lieja visita la escuela “ École d’Armerie” en donde encuentra lo que andaba buscando. Recoge la información oportuna y con el apoyo del entonces ministro de fomento Fermín Calbetón se comienza a realizar las gestiones pertinentes para la construcción de la escuela.

El 1 de junio de 1912 en sesión solemne el Ayuntamiento de Éibar aprueba la moción que Pedro Goenaga presenta pidiendo "la implantación de una Escuela de armería, Dibujo, Artes y Oficios, exposición permanente de los productos de la villa, museo de armas ( Museo de la Industria Armera de Éibar) y sección de modelos de armas de fabricación extranjera no explotadas". Dicha moción fue aprobada por unanimidad y fue respaldada, con entusiasmo, por todo el pueblo de Éibar.

Fermín Calbetón realiza gestiones para la recaudación de fondos. En sesión extraordinaria del ayuntamiento, el 1 de octubre de 1912 se aprueban los Estatutos y Reglamento y se determina su futura construcción. La escuela sería propiedad municipal y de carácter netamente popular. En su junta de gobierno figuran todos los concejales así como representantes del Banco de Pruebas de armas y de diversas empresas importantes de la localidad. En el Comité Ejecutivo figuran cuatro representantes del ayuntamiento, dos por los patronos y uno por los obreros.

El 6 de enero de 1913 se inaugura el primer curso a la vez que se pone la primera piedra de su definitiva ubicación. El primer director del centro fue José Carnicero, aún de forma provisional, y Julián Echeverría sería el que inauguraría oficialmente la escuela el 24 de junio de 1914. Bajo su dirección la Escuela de Armería no solamente fue la primera de España, sino también la única durante muchos años que supo juntar en los programas de estudio de Ajuste y Precisión Mecánica la teoría y la práctica, haciendo que Éibar fuera la Meca de los centros de Mecánica de Precisión y Armería de toda España sin que tuviera nada que envidiar a los extranjeros.[1]

De 1913 a 1950

Alumnos de la Escuela de Armería. Mundo Gráfico 1914

El primer período, el que va desde la inauguración a la Guerra Civil se caracteriza por un crecimiento constante de las instalaciones del centro así como por el número de alumnos.

En 1925 tenía un plan de estudios de 3 cursos. Al año siguiente, 1926, debe adaptarse a la nueva organización que el estado realiza de las escuelas de enseñanzas industriales, estableciéndose los títulos de Oficialía Industrial y Maestría Industrial.

En abril de 1937 las tropas insurrectas contra el gobierno de la República toman Éibar y la escuela se encuentra en plena ruina (Éibar había permanecido en la línea del frente desde septiembre de 1936). En octubre de 1938 se vuelve a abrir la escuela bajo el mando del director Cándido Astaburuaga. Poco a poco la normalidad se va imponiendo y a finales de los años 1940 se plantea la necesidad de ampliación de instalaciones debido al gran número de solicitudes de alumnos. En 1948 se aprueba el proyecto de ampliación y las obras empiezan en 1950. El 1 de diciembre de 1950 se crea la Asociación de Antiguos Alumnos.[1]

De 1950 a la actualidad

El 10 de mayo de 1950 se acuerda, en sesión conjunta del Patronato de la Escuela y del Ayuntamiento de Éibar, la cesión de la misma al Ministerio de Educación Nacional por el precio simbólico de un millón de pesetas. El ministerio se compromete a realizar las obras de ampliación que se ejecutan en los años siguientes.

Las obras se inaugurarían diez años después, en 1960, siendo director José Ormaechea. Ormaechea impulsaría con una tenacidad y seguridad tal su idea de la escuela que ésta creció y se desarrolló ostensiblemente bajo su mandato. A él se debió la implantación de las especialidades de electricidad, electrónica, delineación y micromecánica, esta última con la colaboración de la escuela de micromecánica de Neuchâtel ( Suiza). La implantación de la especialidad de micromecánica fue muy complicada ya que se trataba de una disciplina nueva en toda España. Se realizaron gestiones a nivel de Gobierno y por fin en 1972 se pudieron inaugurar las instalaciones de esta especialidad.

El desarrollo y modernización del centro ha sido constante en todos los aspectos, en 1975 se inicia la especialidad de Ayudante de Laboratorio y en 1978 se crea la especialidad de Control de Calidad. Sus talleres y laboratorios han funcionado como centro de investigación y desarrollo para las empresas de la zona y en 1980, en colaboración de la Asociación de Antiguos Alumnos, se funda la sociedad de investigación Tekniker que se ha convertido en uno de los más importantes centros de investigación del País Vasco.

En 1975 se proyecta la ampliación de las instalaciones con un nuevo edifico destinado a la Formación Profesional de primer grado. El nuevo edifico se edificaría en el solar del antiguo Convento de la Concepción bajo el proyecto del arquitecto Lazpita que conlleva la ampliación de 700 plazas más. Las obras comenzaron en 1977 y terminaron en 1979.[2]

La reforma de la enseñanza secundaria llevaría a una crisis a la Escuela de Armería al perder parte de lo que había sido su objetivo desde su fundación. La pérdida de la enseñanza profesional desde los 14 años, al realizarse la ESO (enseñanza secundaria obligatoria) hasta los 16 años, y la explosión de las titulaciones universitarias técnicas, enturbiaron los objetivos que el proyecto de la Escuela de Armería venia siguiendo desde su fundación.

Los años noventa del siglo XX vinieron a poner un poco en orden las nuevas formas de la educación técnica y se desarrollaron nuevas especialidades en las que se mantienen el impulso del espíritu de la Escuela. El acercamiento a la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial de Éibar (Antigua Universidad Laboral), después de una rivalidad por conseguir estos estudios, y la colaboración con Tekniker y las empresas del entorno han hecho que se vuelva a recuperar la línea emprendedora característica de este centro.[1]

Other Languages