Escuela Preparatoria de Jalisco

Es una de las preparatorias más importantes de México, su antigüedad la caracteriza de todas. Ubicada en la calle de Gonzalez Ortega, entre San Felipe y Reforma en la Zona Centro de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Historia

Durante la Reforma

Prepa Jalisco a mediados de 1918

Así las cosas, y una vez desocupado el inmueble, el alto clero lo puso a disposición de la Orden las Hermanas de la Caridad, quienes lo destinaron para Hospital de Menesterosos en el periodo que abarca de 1850 a 1867. El señor presidente de la República, Lic. Benito Juárez García, una vez realizada la expropiación del exconvento filipense, por virtud del decreto de fecha 16 de julio de 1872 dispuso que el antiguo claustro fuese destinado para alojar al Liceo de Desamparados que por entonces administraba la Junta de Caridad de Guadalajara, bajo la presidencia del munificiente humanista Don Dionisio Rodríguez. Así fueron cumplidas las disposiciones presidenciales con la única aclaración, de que la finca daría albergue exclusivamente a niñas huérfanas. Esta institución benéfica tuvo como directora a la señora María Trishler, hasta 1904 en que fue vendido el inmueble.

Merced a la tolerancia y al tradicional beneplácito del gobierno porfirista hacia las organizaciones clericales, el Secretario de Hacienda y Crédito Público Don José Yves Limantour autorizó luego de un expedito procedimiento de avalúo la venta del centenario colegio filipense, por la cantidad de 60,000.00 (sesenta mil pesos 0/100 M.N.), a favor de la señora Doña Margarita Pérez Verdía de González Olivares, hija del ilustre historiador jalisciense Don Luis Pérez Verdía, quien fungiera como director del Liceo de Varones; dicha venta fue escriturada por el Notario Público Don José Ortiz Gordoa, bajo el número 7 siete, el día 10 de octubre de 1904 y se inscribió en el Registro Público de la Propiedad el 14 de octubre del mismo año, con el número 170 y correspondiendo a la finca el número 6928.

Principios del siglo XX

Toma de la Fachada a mediados de 1935.

Realmente, la finca quedó en manos de la Compañía de Jesús, de 1904 a 1914, utilizándose como centro escolar por tercera ocasión, bajo el nombre del “Instituto del Señor San José”. Con este motivo, los jesuitas engalanaron al inmueble, tomando en su fachada el estilo francés neoclásico, concluyendo el segundo piso y equipando, en ese entonces muy modernos los laboratorios de Física, Química e Historia Natural (Biología). Cabe advertir que el claustro filipense cambió de dueño (prestanombre) el 17 de noviembre de 1905, mediante las escrituras de compraventa número 120 pasadas ante la fe del Notario Público Don Enrique Arreola, a favor del señor Juan Ortiz Gordoa.

Mención especial merece la biblioteca del plantel, diseñada por los Oratorianos de San Felipe Neri, pero concluida por los sacerdotes Jesuitas, tallada toda en madera de ébano, estanterías, que guardan libros sueltos, tomos y volúmenes ejemplares, ahora incunables, y que otros fueron adquiridos por los padres filipenses.

Después de la entrada triunfal a Guadalajara del ejército constitucionalista, encabezado en el occidente por el General de División Don Manuel Macario Diéguez, el 8 de julio de 1914, el propio divisionario en su carácter de comandante militar y Gobernador del Estado, ordenó la confiscación del Instituto de San José, mismo que quedó definitivamente desocupado por los jesuitas desde el 1º de agosto de 1914 .

Precisamente el día jueves 10 de septiembre de 1914, el General Manuel M. Diéguez, Gobernador y Comandante Militar del Estado, determinó en su decreto número 29, la creación de la Escuela Preparatoria de Jalisco, a escasos siete días de que fuera declarado de interés público el ramo educativo dentro de la entidad, incorporando los establecimientos particulares a los oficiales y suprimiendo los seminarios conciliares por razones de seguridad pública, tal y como se ordenó mediante el decreto número 24 de fecha 4 de septiembre del mismo año.

Fachada vista desde la calle San Felipe.

Vacante el inmueble y una vez tapiadas las puertas de acceso por el átrico y por la Iglesia de la Asunción se hizo la entrega formal del día martes 15 de septiembre de 1914, al mismo tiempo que se publicó el decreto número 29 en el periódico oficial “El Estado de Jalisco”.

El Licenciado Don Francisco H. Ruiz, designado primer director de esta escuela, hizo lo propio recibiendo la finca, ordenando de inmediato regularizar la matrícula y trasladando luego al honorable cuerpo magisterial del antiguo Liceo de Varones, cuyo inmueble desde ese momento, se destinó para conservar las colecciones del Museo del Estado, inaugurado en sus salas de exhibición hasta el año de 1918.

Para el día 9 de noviembre de 1915, el gobernador interino, Licenciado Manuel Aguirre Berlanga, decretó el primer Reglamento de la Escuela Preparatoria de Jalisco. Con fecha 25 de septiembre de 1925, el Gobernador José Guadalupe Zuno Hernández promulgó la primera Ley Orgánica de la Universidad de Guadalajara, misma que entró en vigor el 12 de octubre del mismo año, coincidiendo con la fundación de nuestra máxima casa de estudios. Cabe señalar que todo el capítulo tercero, artículos 10º al 15º, normaron de manera específica la organización de la Escuela Preparatoria de Jalisco, ahora como dependencia universitaria.

Patrimonio Universitario

Desde 1925, esta escuela ha formado parte del patrimonio inmobiliario de la Universidad de Guadalajara, en tanto que sus planes de estudio y programas se han visto modificados sucesivamente, tanto como las distintas Leyes Orgánicas expedidas por Gobernadores, Sebastián Allende, Everardo Topete, Silvano Barba González y J. Jesús González Gallo respectivamente, sobre el inmueble filipense, es importante aclarar que el Gobernador Constitucional de Jalisco, Lic. Y Gral. Sebastián Allende, compró a nombre de su gobierno los derechos de propiedad que guardaban los señores, Ignacio E. Castellanos, Benjamín Sánchez, Pedro Martínez Rivas y el Arquitecto Luis Barragán, respecto del inmueble que ocupaba desde 1914 la Escuela Preparatoria de Jalisco, dicha compraventa quedó escriturada bajo el número 165, pasada ante la fe del Notario Público Don Roberto Palomera el día 25 de julio de 1933. Para definir controversias acerca del nombre oficial de este plantel, debe quedar muy claro que es el de “Escuela Preparatoria de Jalisco”, de acuerdo con lo establecido por el artículo 7º, del capítulo segundo, de la Ley Orgánica de la Universidad de Guadalajara, en vigor y no como es el craso error que comenten algunos desinformados llamándola “Prepa uno” o “La uno” de seguro que atendiendo simplemente la antigüedad de la edificación.

Nuestra tradición de universalidad y liberalismo académico, sin falsas vanguardias innovadoras, recoge en las centenarias y austeras aulas de la escuela, a las más preclaras figuras de la historia jalisciense. En el Liceo de varones, a Dionisio Rodríguez, Miguel Ramos Arizpe, Juan de Dios Hijar, Joaquín Angulo, Mariano Bárcenas, Ignacio Luis Vallarta, Luis Pérez Verdía y Jesús Mota Velasco. Ya en la Escuela Preparatoria de Jalisco añoramos las cátedras magistrales de Enrique Díaz de León, Agustín Basave y del Castillo Negrete, Agustín Bancalari, Adrián Puga, Severo Díaz, José María Arreola, José Guadalupe Zuno Hernández, José Montes de Oca, José Parres Arias, Miguel Gutiérrez y Gutiérrez, José Cornejo Franco, Pedro Vallín Esparza, maestro emérito de la Universidad de Guadalajara, y tantos otros que con su ejemplo, constancia y honestidad dedicación y actitud de cambio, nos formaron para dar a México juventud pensante y revolucionaria en el momento que se requiere.

Other Languages