Escuela Politécnica (Guatemala)

Escuela Politécnica
Guardia de honor.jpg
LemaHonor, Deber y Gloria.
TipoAcademia militar
Fundación1 de septiembre de 1873
Localización
DirecciónComunidad Ruiz
San Juan Sacatepéquez, GuatemalaBandera de Guatemala
Administración
DirectorGeneral de Brigada Oscar Estuardo Cossío Cámara
Academia
Colores académicosAzul y rojo
Colores deportivosNegro

La Gloriosa y Centenaria Escuela Politécnica es un centro de formación militar de nivel universitario, en donde los cadetes, futuros oficiales del Ejército de Guatemala reciben la instrucción militar y académica necesaria para obtener el título de Oficial del Ejército, con el rango de Subteniente en cualquiera de las Armas y Servicios. Simultáneamente, los cadetes realizan estudios en la carrera de Licenciatura en Tecnología y Administración de Recursos de la Universidad Galileo.

Historia

General Miguel García Granados, Presidente de Guatemala (1871-1873). Fundador de la Escuela Politécnica.

En diciembre de 1872, el gobierno del general Miguel García Granados invitó al Comandante de Ingenieros Bernardo Garrido y Agustino, originario de España, para que llegara a la Ciudad de Guatemala y se encargara de la organización de la nueva Escuela Militar que se quería establecer en el país.[4]

Época independiente

Luego de la Independencia la composición militar continúa siendo de tipo miliciano, sin entrenamiento real, ni disciplina que implique una jerarquización eficiente en las filas, aunado a los conflictos regionales que impedían un funcionamiento efectivo para el Ejército.

Tanto Manuel Arce, como Francisco Morazán lograron durante algún tiempo mantener un cierto nivel de control y organización dentro del incipiente Ejército Centroamericano, no obstante, fue Rafael Carrera quien, luego de una serie de acciones militares le dio un nuevo sentido e interpretación al concepto de estrategia que en lo sucesivo utilizaría el Ejército de Guatemala, para convertirse en esta época como el mejor y más organizado contingente defensivo de la región, permitiéndole incluso, triunfar sobre grupos más numerosos, como es el caso de la Batalla de la Arada, la cual constituyó la mayor victoria de Guatemala en su historia.

A la muerte de Carrera se observa un período de vacío para el Ejército, pues el gobierno presidido por el Mariscal de Campo Vicente Cerna y Cerna no brinda logros de importancia para con las filas militares, con lo cual resurge el Mariscal de Campo Serapio Cruz (Tata Lapo) como una de las luminarias en la historia de país y cuya muerte brindó una inspiración determinante para la culminación exitosa de la llamada Revolución Liberal de 1871, acaudillada por los Generales Miguel García Granados y Justo Rufino Barrios.

General Justo Rufino Barrios, presidente de Guatemala de 1871 a 1885.
Se eleva de Milicia de Écija a batallón con el nombre de «Batallón Sijeño»
—Presidente general Justo Rufino Barrios Auyón, el 17 de marzo 1877

La Milicia de Écija de Écija, Valle de Écija, fundada desde la conquista Española en el municipio de San Carlos Sija fue el principal fuerte Militar de apoyo al presidente General Justo Rufino Barrios, jugando un papel central en la contención de un movimiento armado regional de oposición al nuevo régimen, al que se vincularon indígenas k’iche’s de Momostenango en los años 1876 y 77.[5]

Motivado por el liderazgo militar de los Sijeños el presidente Barrios Auyón, estableció la principal base militar en Écija la que el día sábado 17 de marzo 1877 la elevó al grado de batallón, quedando fundado con el nombre de «Batallón Sijeño»; todos los altos mandos y los soldados regulares eran criollos, e incluso tres de los cuatro oficiales de más alta jerarquía eran miembros de una sola familia: los Calderón.[6]​ De hecho todos los principales agricultores y empresarios de San Carlos Sija eran criollos liberales que apoyaron la Reforma Liberal de 1871.

Este movimiento que implicó grandes avances para el país, trajo consigo uno de los mayores logros en la historia militar con la fundación de la Escuela Politécnica y gracias a la cual el Ejército surge como una institución profesional; a partir de este momento puede decirse que el avance para el Ejército toma un nuevo rumbo, pues continúan los cambios en beneficio de las filas y del país, con nuevas perspectivas y proyecciones y cuya función educativa y formativa para los cuadros militares permite alcanzar grandes logros entre los que se incluye el surgimiento de la aviación nacional desde 1912 y que se consolida eficientemente a partir de 1921, con figuras tales como los Coroneles Jacinto Rodríguez Díaz, Miguel García Granados (Nieto), Carlos Mérlen, Ricardo Rodas, Oscar Morales López y otros.

Primera época

Instalaciones de la Escuela Politécnica cuando ésta se encontraba en el convento de la Iglesia la Recolección (1873-1908).[7]
Cadetes de la Escuela en el campo de maniobras en 1899.[8]
Cadetes de la promoción de 1905; compañía del entonces capitán Daniel Martínez.
Siendo indispensable y necesario un Colegio Militar ha tenido a bien acordar la creación del Establecimiento, designando para local, el edificio de la Recolección.
—Miguel García Granados
22 de junio de 1872[9]

El edificio del convento de la Iglesia de la Recolección en al Ciudad de Guatemala, que habíado expropiado a los recoletos recientemente, fue modificado en gran parte, especialmente para albergar la secretaría y dirección de la escuela y se construyó un edificio de dos niveles para dormitorios.[4]

Garrido y Agustino fungió como director del plantel hasta su muerte, acaecida el 1 de septiembre de 1877, cuando se celebraba el cuarto aniversario de fundación de la Escuela,[11]

Intentona de Justo Rufino Barrios en 1885

Al emitirse el Decreto por la Unión Centroamericana varios estudiantes de la Escuela Politécnica, entre ellos el sargento primero Adolfo V. Hall, se ofrecieron voluntariamente a apoyar el ideal unionista del general Barrios y se les asignó como instructores. Hall fue asignado a la primera compañía del Batallón Jalapa, participando los días 30 y 31 de marzo su en la batalla de la Hacienda de El Coco, El Salvador, fronteriza al Departamento de Jutiapa.[12]

El 2 de abril de 1885 el General Justo Rufino Barrios —quien estaba a cargo del avance sobre las posiciones de Casa Blanca y Chalchuapa, El Salvador— se enteró que el coronel Girón, Comandante del Batallón Jalapa, había muerto y con él la mayor parte de oficiales del mismo. Barrios se dirigió hasta donde están «Los Jalapas» y tomar el mando de aquella unidad, pues hubo un intento de sublevación.[12]

Plan de estudios y actividades en 1900

La Escuela Politécnica, al igual que las otras instituciones fundadas por el gobierno liberal en la década de 1870, era una institución de élite que educaba a un reducido grupo de estudiantes; en 1899 graduó únicamente a ocho nuevos oficiales al grado de subtenientes de infantería, quienes fueron:[13]

  • Sargentos segundos: Arturo Marroquín y Nazario Hernández
  • Cabos: Pedro Gatica, Pedro Zamora y Buenaventura Pineda[a]
  • Cadetes: Manuel Antonio López, Prisciliano Santiago y Julio Mejía[13]

El acto de graduación se realizó en presencia del presidente, licenciado Manuel Estrada Cabrera, su Ministro de la Guerra y el Estado Mayor del Ejército.[14]

En esta época de la Escuela Politécnica, el plan de estudios incluía:

Pensum de estudios de la Escuela Politécnica en su primera época[15]
Area Listado de cursos
Formación general
  • Contabilidad
  • Francés
  • Geografía e historia de Centroamérica
  • Geografía Universal
  • Gramática castellana
  • Historia Universal
  • Inglés
Instrucción militar
  • Arte de la guerra y su historia
  • Armas portátiles
  • Código y procedimientos militares
  • Parte militar
  • Teoría de tiro
  • Fortificación de campaña
Ingeniería

El 1 de septiembre de 1891, el entonces director Luis García de León instituyó la ceremonia de la Visita a la Tumba de Bernardo Garrido, por todo el personal de la Escuela: sepultado en las instalaciones del antiguo convento recoleto, era visitado el día de su fallecimiento cada año por los exalumnos del plantel, la Compañía de Caballeros Cadetes le hacían guardia durante todo el día y uno de los estudiantes distinguidos pronunciaba un discurso en su honor.[11]

Atentado de los Cadetes contra Manuel Estrada Cabrera

Monumento a la primera sede de la Escuela Politécnica en el atrio de la Iglesia de La Recolección en el Centro Histórico de la Ciudad de Guatemala. Diciembre de 2015.
Tumba de los cadetes mártires de 1908, que intentaron asesinar a Manuel Estrada Cabrera. El comandante de esta unidad era el teniente coronel Daniel Martínez, quien murió fusilado junto con la mayoría de su compañía; fueron delatados por el entonces cadete Roderico Anzueto Valencia.

Estas instalaciones fueron demolidas en abril de 1908 luego de que la Escuela fuera cerrada por el entonces presidente de Guatemala, licenciado Manuel Estrada Cabrera, tras dos atentados que los caballeros cadetes intentaron en su contra:[16]

Para 1908, la Iglesia de Santo Domingo había cambiado el recorrido de su solemne procesión de Viernes Santo para pasar frente a la casa de habitación del presidente, situada en la Séptima Avenida Sur de la Ciudad de Guatemala. Este circunstancia fue tomada en cuenta por varios cadetes y oficiales de la Escuela Politécnica, quienes advirtieron que el capirote del traje de cucurucho —que cubría el rostro de los penitentes— era ideal para esconder a posibles conspiradores. Los cadetes concibieron un plan sencillo: aprovechando que la procesión iba a pasar frente a la case del presidente, iban a ir disfrazados de cucuruchos e iban a invadir la casa presidencial y apresar a Estrada Cabrera. Pero para el Miércoles Santo de ese año los conjurados estaban presos: dos de ellos, durante una borrachera en una fonda, habían hablado de más y habían terminado en la cárcel. Estrada Cabrera, una vez que supo de la conjura, puso palizadas frente a su casa, prohibió que la procesión pasara frente a la misma, y eliminó el uso de los capirotes en el traje de cucuruchos.[17]

El 20 de abril de 1908, durante la recepción oficial del nuevo Ministro Plenipotenciario de los Estados Unidos en el Palacio de Gobierno, el cadete de la Escuela Politécnica Víctor Manuel Vega, en venganza por la prisión y torturas de sus jefes y amigos, le disparó a Estrada Cabrera a quemarropa un proyectil que milagrosamente sólo hirió a éste en el dedo meñique. Este hecho ocurrió durante un acto oficial en el Palacio de Gobierno. Enfurecido y a modo de escarmiento popular, Estrada Cabrera ordenó fusilar a prácticamente toda la compañía de caballeros cadetes a la cual pertenecía el cadete Vega, a excepción de dos, Rogelio Girón y Manuel Hurtarte, quienes fueron llevados a la Penitenciaría central sin darles razón alguna. En cuanto al cadete Vega, éste había muerto en el lugar donde intentó perpetrar el magnicidio, cayendo a los pies de Estrada Cabrera al ser alcanzado por las balas de los guardias de éste. El presidente ordenó que la escuela militar fuera disuelta, el edificio demolido y que se regara sal sobre los cimientos.[18]​ Numerosos militares fueron encarcelados, incluyendo algunos generales allegados al presidente.

Segunda época: Academia Militar

Caballero cadete Jacobo Árbenz Guzmán en 1932.

Como consecuencia del atentado contra Manuel Estrada Cabrera, realizado el 20 de abril de 1908 por los cadetes de la Escuela Politécnica, el gobernante clausuró este centro de estudios y destruyó el edificio. El 30 de junio de 1912 fundó la Academia Militar, bajo la dirección de oficiales españoles, en el edificio que ocupaba el Cuartel de Artillería, en el bulevar 30 de junio -actualmente Avenida La Reforma-, que fue construido en 1894 pero sufrió severos daños por los terremotos de 1917-1918, y solamente fue rehabilitado hasta el 9 de febrero de 1919. El edificio albergó también a la Asamblea Nacional Legislativa de Guatemala durante los últimos dos años del gobierno de Estrada Cabrera, como una estrategia para amedrentar a los diputados que se encontraban rodeados de personal militar, ya que todavía funcionaba en el edificio el Cuartel de Artillería.[19]

El cuartel de artillería empezó a construirse el 24 de diciembre de 1894 y fue concluido en diciembre de 1897. Ocupa un área de treinta y seis mil metros cuadratos y su estilo es el de la Edad Media. La dirección técnica estuvo a cargo del ingeniero Mauricio Frary y la administrativa al coronel Luis García de León, jefe del cuerpo de Arillería. El cuerpo principal comprendía guardia, pagaduría, oficina del segunda jefe, habitaciones del mismo y archivo; el segundo piso, salón principal, biblioteca, sala de armas, academia de oficiales, despacho del primer jefe y las habitaciones particulares de éste. En el interior del edificio había pabellones para oficiales de plana mayor, cornetas, cuatro cuadras de dos pisos para mil hombres y en el centro, un gran almacén de dos pisos para treinta baterías con todos sus enseres. Había también locales para enfermería, farmacia, sala para los aislados, academia para la tropa, caballerizas para doscientos caballos, baños, cocina, comedores, talleres diversos, polvorín y taller de cargamento. El cuartel estaba surtido por diez pajas de agua de Acatán, ocho de Pinula y doce de una fuente subterránea encontrada a cincuenta metros de profundidad.[20]

El 2 de mayo de 1920, el Gobierno de Carlos Herrera y Luna clausuró la Academia Militar y restableció la Escuela Politécnica.

Academia Militar instituida en 1912
Vista frontal del edificio del Cuartel de Artillería en 1899.
Edificio de la Academia Militar en 1915.[21]

Tercera época

Ruinas de la Academia Militar tras el terremoto de 1917-18.

El primer problema político sorteado por el coronel Carlos Castillo Armas, durante su gobierno (1954-1957), fue la sublevación de los cadetes de la Escuela Politécnica el 2 de agosto de 1954. Después de haber triunfalmente marchado celebrando el triunfo, las tropas del Movimiento de Liberación Nacional[b]​ desfilaron por las principales calles de la Ciudad de Guatemala, entregaron las armas y fueron a dormir al hospital Roosevelt, en construcción en ese entonces, en donde estaban acantonadas.

Los cadetes alzados en armas tras un desplante hecho por los mercenarios del Movimiento de Liberación Nacional en el que les arrebataron la bandera nacional al momento de recibir a Castillo Armas en el aeropuerto La Aurora, aprovecharon el descanso de los "liberacionistas" y amparados por la oscuridad atacaron a los soldados mercenarios y lograron reducirlos no sin antes tener que vencer la poca pero tenaz resistencia que los pocos que estaban armados opusieron. Acto seguido les hicieron marchar con las manos en alto y haciéndoles abordar un tren, les remitieron de regreso hacia el Oriente del país, rumbo a Zacapa; de esta forma demostraron lo débil que era el «ejército de liberación» durante la invasión. Por su parte, avisado de la situación, el coronel Carlos Castillo Armas quien había regresado a su Cuartel General, llegó a la Ciudad de Guatemala por la cordillera de la Antigua Guatemala y fue capturado en el Palacio Nacional.

Los cadetes quedaron al mando de la situación, pero la habilidad del embajador estadounidense John Peurifoy nuevamente salió a la defensa de los intereses norteamericanos: en una reunión en la que los cadetes se entrevistaron con el embajador para hacerle saber que este no era un movimiento comunista, Puerifoy les dejó claro que no iba a tolerar ningún alzamiento, y que si ellos persistían en sus intenciones, ordenaría a la Marina de los Estados Unidos realizar una invasión a Guatemala. Los cadetes, alarmados por esta amenaza, depusieron las armas y liberaron a Castillo Armas. Al final, la acción dejó un saldo de numerosos muertos y heridos de ambos bandos en la fecha ya indicada, el cierre temporal de la Escuela Politécnica y el envío de cuantos cadetes se pudo a estudiar al exterior gozando de becas para que pudieran proseguir sus estudios, en áreas distintas a la milicia. Posteriormente se abrió nuevamente el plantel de estudios militares, bajo la dirección del coronel Carlos Arana Osorio; la reapertura de la escuela se produjo hasta el 18 de marzo de 1955.

Cuarta época

El 15 de enero de 1977, durante el Gobierno del general Kjell Eugenio Laugerud García la escuela fue trasladada a sus nuevas instalaciones en la finca La Asunción, en San Juan Sacatepéquez;[1]

Casos de corrupción relacionados con la promoción CVIII

La promoción CVIII de la Escuela Politécnica —todos ellos alumnos del general Otto Pérez Molina quien también fuera su entrenador de la escuela Kaibil junto con Mauricio López Bonilla— se ha visto involucrada en graves de corrupción durante el gobierno en que fue presidente Pérez Molina (2012-2016):[26]

Other Languages