Escila

Detalle de Escila en una cerámica de 450–425 a.C.
Odiseo ante Escila y Caribdis, de Johann Heinrich Füssli.
La roca de Scilla, en Italia.

En la mitología griega, Escila (en griego Σκύλλα) es un monstruo marino que anteriormente fue una hermosa ninfa hija de Forcis y Ceto.

Escila es descrita como un monstruo con torso de mujer y cola de pez, así como con seis perros partiendo de su cintura con dos patas cada uno, haciendo un total de doce; según otras versiones, sería un ser con seis largos y serpentinos cuellos con cabezas grotescas, mientras que sus doce patas serían de otra naturaleza; finalmente, según otras fuentes, compartiría algo de ambas descripciones. Sin embargo, se dice siempre que poseía en cada cabeza tres apretadas hileras de afilados dientes, así como que emitía un aullido estridente similar al de un perro.

Este ser habitaba en un estrecho paso marítimo, en el lado opuesto a su contraparte Caribdis. Los lados del canal estaban dentro del alcance de una flecha, de modo que los barcos que intentasen evitar a Caribdis deberían acercarse a Escila, y viceversa. Con el tiempo fue transformada por los dioses en una roca, aún existente, que suponía graves peligros para los navegantes.

Esta figura mitológica aparece en las aventuras de Odiseo.

En la literatura

Homero

En la Odisea de Homero, Circe advierte a Odiseo en el canto XII de navegar más cerca de Escila que de Caribdis, ya que mientras Escila devoraría a seis de sus hombres, su contrapartida succionaría su barco entero:

Empuja rápidamente tu nave junto al escollo de Escila, ya que es mejor perder a seis de tus hombres que toda tu nave.

[1] Odiseo logró navegar entre Escila y Caribdis, aunque las seis cabezas de la primera devoraron seis miembros de su tripulación

Ovidio

Según la obra Las metamorfosis, de Ovidio, Escila fue una vez una hermosa ninfa.[2] El dios marino Glauco, anteriormente un pescador, se enamoró de ella, pero ella huyó de él hacia la tierra, donde no podía alcanzarla. Desesperado, Glauco fue a la isla de la diosa hechicera Circe, para que le preparase una poción de amor y así derretir el corazón de la joven. Circe, que estaba secretamente enamorada de Glauco, le recomendó dedicar su amor a alguien más digno de él, intentando cortejarlo con dulces palabras y miradas, pero el dios no quiso saber nada de ella. Circe se enfureció tanto, mas con Escila, no con Glauco, por ello, fingió ayudar al dios entregándole un frasco, recomendándole que lo vertiese en la charca donde Escila solía bañarse. Glauco siguió sus instrucciones y vertió la poción; en cambio, tan pronto como la ninfa entró en el agua se transformó en un horrible monstruo de seis cabezas perrunas. Glauco, que vigilaba esa triste escena desde la lejanía, perdió su interés por ella y se marchó llorando amargamente.

Mitos tardíos

En mitos griegos posteriores, se dice que Heracles encontró a Escila durante un viaje a Sicilia y le dio muerte. Luego Forcis, el padre de Escila, le aplicó antorchas ardientes al cuerpo y le devolvió la vida.[4]

Según el comentario de Servio sobre la Eneida, Escila fue una hermosa náyade de la que se enamoró Poseidón, pero fue convertida en un monstruo por la celosa Anfitrite.[5]

Other Languages
العربية: سيلا (حورية)
asturianu: Escila
български: Сцила
brezhoneg: Skilla (euzhvil)
bosanski: Skila
corsu: Scilla
čeština: Skylla
dansk: Skylla
Deutsch: Skylla
Ελληνικά: Σκύλλα
English: Scylla
Esperanto: Skilo
فارسی: سکولا
suomi: Skylla
français: Scylla (monstre)
hrvatski: Skila
Bahasa Indonesia: Skilla
italiano: Scilla (mostro)
日本語: スキュラ
ქართული: სკილა
한국어: 스킬라
Lëtzebuergesch: Skylla
lietuvių: Scilė
Bahasa Melayu: Scylla
Nederlands: Scylla (nimf)
norsk bokmål: Skylla
polski: Skylla
português: Cila
română: Scila
srpskohrvatski / српскохрватски: Skila
Simple English: Scylla
slovenščina: Scila (pošast)
српски / srpski: Scila
svenska: Skylla
Türkçe: Scylla
українська: Скілла
West-Vlams: Scylla
中文: 斯库拉