Erinaceus europaeus

Symbol question.svg
 
Erizo común
West European Hedgehog (Erinaceus europaeus)1.jpg
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor ( UICN 3.1)[1]
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Erinaceomorpha
Familia: Erinaceidae
Subfamilia: Erinaceinae
Género: Erinaceus
Especie: E. europaeus
Linnaeus, 1758
Distribución
Distribución del erizo común
Distribución del erizo común
[ editar datos en Wikidata]

El erizo común (Erinaceus europaeus) es una especie de mamífero erinaceomorfo de la familia Erinaceidae, anteriormente incluido dentro del antiguo orden Insectivora.

Al igual que el resto de erizos, posee una envoltura de pinchos formada por varios millares de púas rígidas, resultado de una modificación de la piel.

Morfología y fisiología

Erinaceus europaeus

El erizo común es más bien rechoncho, con una silueta redondeada. Pesa alrededor de 1 kg y mide de 130 a 300 mm de largo y de 120 a 150 de alto, siendo los machos ligeramente más grandes y más pesados que las hembras. Los ejemplares de Gran Bretaña pesan menos que los del continente. Justo antes de la hibernación, el erizo pesa aproximadamente el doble que a su término. La cola mide de 2 a 4 cm.

Esqueleto de Erinaceus europaeus

El hocico es móvil y acaba en punta. Los ojos son pequeños. Las orejas también son pequeñas y redondeadas, de unos 2 o 3 cm de longitud, con una distancia entre ellas menor que la que hay de los ojos al morro, y están recubiertas de piel.

La dentadura consta de 36 piezas: 20 superiores y 16 inferiores. Son 6 y 4 incisivos, 2 y 2 caninos, 6 y 4 premolares, y 6 y 6 molares.

Fórmula dentaria: 3/2-1/1-3/2-3/3.[2]

Los dos incisivos frontales superiores semejan caninos. Los huesos maxilares son fuertes. Los caninos maxilares están separados lo suficiente para que quepan entre ellos los mandibulares. Como ocurre también con muchos otros insectívoros, la dentición está muy desarrollada.

Pata de Erinaceus europaeus

Posee almohadillas en los pies, igual que el perro. Las extremidades posteriores son ligeramente más largas que las anteriores, y los pies traseros más grandes que los delanteros. Cada pata tiene cinco dedos con garras, de los cuales el primero y el quinto son más pequeños que el resto. Los erizos son animales plantígrados.

En la cara, en el vientre y en las extremidades, el erizo común presenta pelo de color marrón. La pelambre, que se renueva constantemente, presenta una franja más oscura entre la frente y las púas de la cabeza, y otras, más anchas, en los laterales del hocico, desde el morro hasta los ojos. Los machos tienen el vientre de un color que varía entre el pardo y el marrón amarillento; las hembras, lo tienen de color gris.

Las zonas exentas de pelo (la de alrededor de los ojos, las orejas, las patas y el hocico) son de un color negruzco, si bien esa coloración tiende a ser más clara en los ejemplares del sur que en los del norte.

La envoltura de púas está formada por unas 5000 púas rígidas que cubren el dorso y las superficies laterales del cuerpo, excluyendo las extremidades y la cara; esas púas pueden llegar a ser unas 6000[4] y el conjunto se renueva por completo cada año y medio, más o menos.

Cada púa contiene espacios llenos de aire, separados entre sí por discos horizontales, que mantienen su estructura. En la base de cada una, hay un pequeño bulbo bajo la superficie de la piel que mantiene firme la púa en el cuerpo. Las púas desarraigadas durante la muda llevan consigo pequeñas porciones de escamas de piel.

Las púas son de un color crema blanquecino en la base y en la punta, con bandas de colores negro, marrón y blanco entre medias. Su grosor es de 1 a 2 mm y su longitud es de 2 a 3 cm. Cada una de ellas tiene una duración de 12 a 18 meses antes de ser sustituida por una nueva.[4] Crecen a partir de folículos en la piel. Al igual que los pelos, cada púa presenta un músculo estriado cuyas funciones son erguirlas y relajarlas. Cuando están erguidas, se entrecruzan unas con otras formando una masa difícil de penetrar. Esto ocurre cuando el animal se ve amenazado: se enrolla para esconder sus partes más vulnerables (cabeza y extremidades) y deja al descubierto las afiladas púas.

Estas púas, además de servir para proteger de los ataques, amortiguan los golpes debidos a las caídas o a otras causas: cada púa, cerca del folículo piloso, presenta un estrechamiento que la vuelve más flexible, de manera que es capaz de absorber la energía de colisiones de cierta intensidad.

La configuración del cerebro, muy ligada, como ocurre con la dentadura, a la de los mamíferos primitivos surgidos en el Cretáceo, está adaptada al empleo del olfato, que se considera que es el sentido principal del erizo. El morro es grande, negro, constantemente húmedo y muy móvil. Los canales olfativos también están constantemente humedecidos por una mucosa. El órgano de Jacobson también contribuye a la detección de presas y depredadores.

El tacto también está muy desarrollado.

A pesar de tener las orejas pequeñas y medio escondidas entre el pelo, el erizo común es capaz de oír frecuencias entre 250 y 60 000 Hz: las más altas se sitúan en el ámbito de los ultrasonidos.

Los ojos son redondos y pequeños. La vista se considera un sentido menos importante en la busca de alimento en el caso del erizo. Se han llevado a cabo estudios telemétricos en los que se incluían ejemplares ciegos en la población de estudio sin que se haya advertido deficiencia en la eficacia trófica de estos ejemplares con respecto a los otros.[5]

Debido a un gen recesivo, se dan algunos ejemplares conocidos como «erizos rubios», que presentan espinas de color crema y ojos más oscuros, pequeños y brillantes. Se dice de ellos que no tienen pulgas. Son muy escasos, excepto en Alderney, una de las Islas del Canal, donde constituyen una variedad local. Allí les llaman «spike girls» («chicas con piercing».) En la isla no había erizos en principio, pero en 1966 se compraron ejemplares al departamento de animales del almacén Harrods de Londres.[4]

Por el contrario, en Córcega, el erizo común es más oscuro que en el continente.[6]

Como ocurre entre otros animales, hay ejemplares albinos, con la piel de color rosado y los ojos rojos. Al ser el erizo un animal crepuscular y nocturno, al reducir este hábito la presión de depredación en sus poblaciones y al no suponer el albinismo en su caso un obstáculo para sobrevivir, pueden hallarse más ejemplares albinos entre los erizos que entre otros animales.[5]

Other Languages
العربية: قنفذ أوروبي
azərbaycanca: Adi kirpi
žemaitėška: Ežis
беларуская: Еўрапейскі вожык
беларуская (тарашкевіца)‎: Вожык
català: Eriçó comú
corsu: Ricciu
čeština: Ježek západní
kaszëbsczi: Jéż
Чӑвашла: Ахаль чĕрĕп
dansk: Pindsvin
emiliàn e rumagnòl: Ris
eesti: Siil
euskara: Triku arrunt
suomi: Siili
føroyskt: Tindasvín
galego: Ourizo cacho
hrvatski: Europski jež
Lëtzebuergesch: Europäesche Kéisécker
Limburgs: Eechel
latgaļu: Ezs
эрзянь: Сеель
Nederlands: Egel
norsk nynorsk: Piggsvin
norsk bokmål: Piggsvin
Livvinkarjala: Nieglikko
Picard: Hérichon
português: Ouriço-terrestre
srpskohrvatski / српскохрватски: Europski jež
slovenčina: Jež tmavý
slovenščina: Rjavoprsi jež
српски / srpski: Европски јеж
svenska: Igelkott
українська: Їжак європейський
vepsän kel’: Neglik
Tiếng Việt: Nhím gai châu Âu
West-Vlams: Egel
walon: Lurson
中文: 西欧刺猬