Enzo Francescoli

Enzo Francescoli
Enzo Francescoli 2011.jpg
Datos personales
Nombre completo Enzo Francescoli Uriarte
Apodo(s) Príncipe
Nacimiento Montevideo, Uruguay
12 de noviembre de 1961 (55 años)
País Uruguay
Nacionalidad(es) Bandera de Uruguay
Altura 1,80 m (5 ft 11 in)
Peso 73  kg (161  lb)
Carrera
Deporte Fútbol
Debut deportivo 1980
( Montevideo Wanderers)
Posición Delantero (Segunda punta)
Dorsal(es) 9
Goles en clubes 227 (577 PJ)
Retirada deportiva 1997
( River Plate)
Carrera internacional
Selección Bandera de Uruguay  Uruguay
Dorsal(es) 10
Part. (goles) 73 (17)
Trayectoria
[ editar datos en Wikidata]

Enzo Francescoli ( Montevideo, 12 de noviembre de 1961) es un ex- futbolista uruguayo y actual director deportivo del River Plate.

Se destacó como uno de los mayores jugadores de Uruguay, siendo quizás el mayor de ellos que jamás jugó por los dos mayores clubes de su país: Nacional y Peñarol.[3]

Es considerado un mediopunta solitario en una época decadente de la Celeste.[8]

Sus mayores triunfos con la camisa celeste quedaron guardados para las ediciones de la Copa América.[8]

Francescoli fue ídolo hasta en la rival Argentina, donde se siente más querido, incluso más que en la propia tierra natal, donde ni sus tres títulos en la Copa América lo libran para muchos compatriotas de una imagen de quien no ganó nada por allá.[11]​ También tuvo éxito en los dos equipos en que jugó en Francia, a pesar de los malos resultados de una ( Racing Paris) y de su pasaje efímero por la otra ( Olympique de Marseille). A 2015, se desempeña como mánager Deportivo del Club Atlético River Plate, donde es considerado uno de los máximos ídolos de la institución.

Carrera en clubes

El pequeño Francescoli en foto 3 × 4 de su tarjeta de identificación de jugador juvenil Montevideo Wanderers, primer club de su carrera y el único que defendió en su país natal.

Montevideo Wanderers

Hincha de Peñarol, Francescoli podría haber comenzado su carrera en el equipo aurinegro, donde llegó a ser muy bien considerado después de una prueba. Sin embargo, se desencantó con la conducción de los tamices carboneros, donde pasó más tiempo viendo a los otros que jugando y abandonó el club.[10]

En el último año de la escuela secundaria, entonces, recibió la oferta de Montevideo Wanderers (curiosamente, rival del River Plate que él rechazó [2]​ ex jugador de Wanderers), otro hábito que ya demostraba allí era el de mascar chicle durante los juegos, el ejercicio le estimulaba el salivar, evitando así la sequedad en la boca. Él dijo que llegó a ser tan dependiente de dicho hábito que no se sentía bien cuando no tenía ningún chicle antes de los partidos.

El vicecampeonato, que rindió al joven comparaciones también con Juan Alberto Schiaffino admitidas por este propio,[15]

Disputando la edición 1983 de la Libertadores, Enzo y su equipo - en el cual también estaban figuras como Jorge Barrios, Luis Alberto Acosta, Raúl Esnal (que iría con él a la Copa América 1983;[22]

Primera etapa en River Plate

En 1983, River Plate, después de verlo brillar en la Copa América de ese año, lo contrató por $ 310.000 en lo que sería uno de sus mejores negocios.[25]

Al año siguiente, Francescoli pasó a demostrar su potencial de manera más consistente, alternándolo con largos momentos de apatía, incluso con magníficas jugadas. En la primera mitad, cuando el Campeonato Nacional se jugaba(donde el sistema era eliminación directa), el equipo llegó a la final, pero fue derrotado por Ferro Carril Oeste , llegando a perder por 0 - 3 en el partido de ida, en el Monumental de Nuñez. En el campeonato Metropolitano, el uruguayo fue el máximo goleador con 24 goles, pero los millonarios terminaron cuartos, once puntos por detrás del campeón Argentinos Juniors.

Aun así, Francescoli, en una parte de esa legión Río Uruguay (no jugó con Nelson Gutiérrez , Antonio Alzamendi , Jorge Villazán y Carlos Berrueta , entre otros), fue elegido Futbolista del año en Sudamérica de 1984.[10]

Incluso con el equipo quedado en el camino en el Nacional 1985,[32]

Después del título argentino, garantizado con cinco partidos de anticipación, llegó la Copa del Mundo de 1986.[34]

En Francia

El nuevo equipo de Francescoli fue el Club más tradicional de París, pero enfrentaba decadencia desde la década de 1950 y pasara a recientemente competir con el creciente auge de novato vecino Paris Saint-Germain [40]

Francescoli, en ese entonces, se convirtió en ídolo,[44]

La mala fase del Matra, de hecho, no le impidió ser visto como una estrella mundial: Francescoli integró, sin embargo como un jugador de este club, la Selección del Resto del Mundo que jugó contra la Selección Brasileña en un partido amistoso que marcó la despedida de Zico de Brasil,[49]

En Marsella, Francescoli terminó quedándose solo una temporada, lo suficientemente llamativo como para deleitar a un fan en particular: Zinedine Zidane. El futuro Zizou bautizó a uno de sus hijos Enzo en homenaje al Uruguayo,[52]

En Italia

Después de la Copa Mundial de 1990, realizada en Italia, llegó a enfrentar a los propios anfitriones en el torneo,[55]

La tercera temporada de Enzo fue su mejor en el rossoblù: en la Copa, marcaría sus únicos goles (tres) en el torneo, con la eliminación solo estando presente los cuartos de final ante el Milan.[55]

Con Francescoli, el club estuvo cerca de repetir el título, pero el Ancona sorprendió y tomó la mejor en las semifinales.[58]

La Supercopa italiana (tiro libre entre los ganadores de la Liga y la Copa Nacional) de 1993, el trofeo más próximo que iba a ganar en Italia se perdió para Milán.[57]

Consagración en River

Ya con 33 años, después de su paso no es tan bueno en Torino y mal visto en su país por trabajar en Europa, decidido volver a River Plate de Argentina. A pesar de su edad, mostró un gran aprecio en el equipo del campeonato Apertura de ese año (la temporada argentina volvió a dividirse en dos campeonatos distintos, que ahora se llama Apertura y Clausura, desde 1990 hasta 1991), siendo la tercera vez, su artillero,[61]

El equipo tuvo un año menos excitante en 1995: terminó décimo en el Clausura y séptimo en el Apertura,[27]

Al año siguiente, se retiró de la Celeste para dedicarse solamente a River,[2]

Al final del año, en el que fue solicitado para volver a defender a Uruguay, el River enfrentó a la Juventus en la Copa Intercontinental, teniendo la oportunidad de superar a los boquenses (que solo tenían un título en el torneo [69]

La decepción con la pérdida de Intercontinental y con la eliminación precoz en los penales para el Racing en el Monumental en los octavos de final de la Libertadores siguiente [10]

Sus dos últimos partidos oficiales por los millonarios fueron históricos: ambos, en un intervalo de cuatro días, valieron títulos, que fueron conquistados. El primero de ellos, el miércoles 17 de diciembre de 1997, fue el partido de vuelta de la decisión de la Supercopa Libertadores, contra el São Paulo. Era la última edición del torneo, y River jamás lo había conquistado, lo que daba una sensación de "ahora o nunca".[70]

El 1 de agosto de 1999, regresó al Monumental para un amistoso de despedida. 65 mil espectadores, entre los cuales los entonces presidente de Argentina, Carlos Menem, y de Uruguay, Julio María Sanguinetti, fueron a ver el partido,[72]

Otro ídolo riverplatense que había venido de Uruguay, Walter Gómez, dio el puntapié inicial.[72]

Desde que el U-ru-guayo, como era saludado por la hinchada,[11]

Other Languages