Envenenamiento por dietilenglicol en Panamá de 2006

El envenenamiento por dietilenglicol en Panamá de 2006 fue un envenenamiento masivo ocurrido en 2006, tras el consumo de medicinas adulteradas a través de las farmacias de la Caja de Seguro Social de Panamá. Inicialmente fue considerado como una enfermedad atípica (denominado "síndrome de insuficiencia renal", SIRA) que se observó por primera vez en agosto de 2006, pero no fue hasta finales de septiembre en que las autoridades médicas observaron un comportamiento inusual de las muertes producidas por esta enfermedad.[1]

El 2 de octubre, las autoridades médicas representadas por el Ministro de Salud de Panamá Camilo Alleyne anunciaron públicamente la muerte de seis personas que estaban afectadas por el "síndrome". Posteriormente se descubrió que el "síndrome" era una intoxicación masiva por medicamentos alterados que causó afectaciones a 174 personas y la muerte a unas 130.[4]

Descripción

La intoxicación se presentó de manera más evidente en pacientes adultos entre 40 y 80 años. Los pacientes tenían previamente múltiples enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes e insuficiencia renal, por lo cual consumían múltiples medicamentos. También se observó que la mayoría de los pacientes eran asegurados por la Caja de Seguro Social. El cuadro clínico comenzó con fiebre y naúseas, posteriormente el paciente sufría de diarrea y de problemas urinarios, incluyendo la incapacidad de orinar. Finalmente, la intoxicación entra en una fase neurológica en donde el paciente sufre una parálisis en las extremidades inferiores y superiores.

Durante la investigación se pidió colaboración a la Organización Panamericana de la Salud y al Centro de Control de las Enfermedades y Prevención de los Estados Unidos. Se descartó que la causa fuera un agente infeccioso de tipo bacteriano, micótico o viral. Las muestras obtenidas mostraban un daño de tipo tóxico en los tejidos, por lo que la línea de investigación se dirigió a identificar esta sustancia.[1]

Como medida preventiva el medicamento lisinopril, producido por la casa comercial Normon de España y comprado por la Caja de Seguro Social desde agosto fue retirado del mercado, aunque las autoridades aclararon que no se había demostrado consumo de este medicamento en todos los pacientes ni se había demostrado alteración en los lotes recibidos en Panamá. En España tampoco se habían presentado casos similares.

Other Languages