Entelequia

La entelequia es un término filosófico definido por Aristóteles. El término tiene su origen en la palabra griega ἐντελέχεια (entelejeia), combinación de enteles (‘completo’), telos (‘fin’, ‘propósito’) y echein (‘tener’). La palabra fue creada por el mismo Aristóteles, siendo posible traducirla como ‘tener el fin en sí misma’.
Fuera del ámbito filosófico, entelequia se usa en castellano con el sentido «cosa irreal».[1]

Concepto aristotélico

Para Aristóteles, el término entelecheia hace referencia a cierto estado o tipo de existencia en el que una cosa está trabajando activamente en sí misma (en la metafísica aristotélica, la entelecheia es el estado opuesto a la energeia), en oposición al concepto de potencialidad: la entelecheia es un trabajo activo hacia la consecución de un fin, intrínseco a la misma cosa. Pero es también ese fin, ese estado en que la entidad ha realizado todas sus potencialidades, y por tanto, ha alcanzado la perfección.

Por ejemplo, el árbol es entelequia de la semilla, el objeto hacia el que la semilla tiende sin influencias externas de otros entes con el objetivo de realizar todas sus potencialidades. Y al mismo tiempo, la entelequia es lo que impulsa a la semilla a crecer y convertirse en un árbol.

Other Languages
azərbaycanca: Entelexiya
čeština: Entelechie
dansk: Enteleki
Deutsch: Entelechie
Ελληνικά: Εντελέχεια
Esperanto: Entelekio
eesti: Entelehhia
italiano: Entelechia
Nederlands: Entelechie
polski: Entelechia
português: Entelequia
română: Entelehie
русский: Энтелехия
slovenčina: Entelechia
српски / srpski: Ентелехија
svenska: Enteleki
українська: Ентелехія