Enrique IV del Sacro Imperio Romano Germánico

Enrique IV
Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico
Heinrich 4 g.jpg
Enrique IV. Artista desconocido ( siglo XI)
Información personal
Reinado rey germánico ( 1056- 1105), emperador del Sacro Imperio Romano Germánico ( 1084- 1105)
Nacimiento 11 de noviembre de 1050
Fallecimiento 7 de agosto de 1106
Predecesor Enrique III
Sucesor Enrique V
Familia
Dinastía Salia
Padre Enrique III
Madre Inés de Poitou
Consorte Berta de Saboya
Eufrasia de Kiev
Descendencia Conrado II de Italia
Enrique V
[ editar datos en Wikidata]

Enrique IV ( Goslar, 11 de noviembre de 1050Lieja, 7 de agosto de 1106) fue rey germánico desde 1056, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico desde 1084, hasta su abdicación en el año 1105. Fue el tercer emperador de la Dinastía salia. Fue hijo del emperador Enrique III y de Inés de Poitou.

Biografía

Coronación e intereses sobre el Reino de Hungría

En el año 1056, al fallecer Enrique III, se convirtió en rey germánico bajo la regencia de su madre y posteriormente de los obispos Anón de Colonia y Adalberto de Bremen. Durante su reinado (alcanzó la mayoría de edad en 1065) procuró consolidar su poder como monarca germánico y emperador, apoyando el poder de las ciudades y combatiendo a los sajones.

Apoyó al rey Salomón de Hungría, puesto que éste había desposado a su hermana la princesa Judit de Suabia y estaba abierta la posibilidad de obtener a Hungría como un reino vasallo del Sacro Imperio. Tras la muerte del padre de Salomón, el rey Andrés I de Hungría, su tío, Béla I de Hungría, el hermano de Andrés subió al trono y gobernó entre 1061 y 1063. Ante la toma del poder, Salomón se vio obligado a acudir a la protección de Enrique IV y regresaría en 1063 con los ejércitos germánicos para recuperar el trono. Luego de una victoria, fue coronado Salomón, tras la muerte accidental del rey Bela durante el ataque, cuando el respaldo de su trono de madera se desprendió y le cayó encima. El apoyo de Enrique IV a Salomón se debilitaría con el paso del tiempo, pero aún pretendiendo conservar Hungría como un reino vasallo. Ante esto, los dos primos de Salomón, Géza I y San Ladislao I llevaron a cabo varias contiendas contra el rey húngaro, hasta que finalmente fue destronado en 1074 y Hungría dejó así de estar en peligro de ser tomada por el Sacro Imperio.

Tras la coronación de Géza I en 1074, Enrique IV se vio obligado a dirigir su atención al debate y posteriormente contienda contra el Papa y el antirrey Rodolfo de Suabia, escogiendo un antipapa germánico para reemplazar a Gregorio VII. De esta forma, Hungría pasó a segundo plano en su agenda de política exterior, teniendo entonces como nuevo objetivo la subyugación de Italia.

La querella de Investiduras con Gregorio VII

El emperador Enrique IV delante del Papa Gregorio VII en Canossa. (Cuadro de Carlo Emanuelle, c.1630.)
Humillación de Enrique IV ante el Papa para pedirle su perdón. Pintura de Eduard Schwoiser 1852.

Posteriormente Enrique IV también trató de reforzar su poder a través de la provisión de beneficios y títulos eclesiásticos, comenzando por este motivo su enfrentamiento con el papa Gregorio VII en enero de 1077, cuando Enrique IV convocó un concilio en Worms. Con este hecho derrocó al papa, quien un mes más tarde recuperó el poder y excomulgó al emperador, que se vio obligado a reconocer públicamente la autoridad de Gregorio VII en el Castillo de Canossa ese mismo año.

Muy hábilmente Enrique IV preparó una jugada política, donde con ropas harapientas (y según la tradición descalzo, sin comer) durante tres días le rogó su perdón al Papa. La humillación de Enrique rindió efectos, pues el Papa se vio forzado a retirarle la excomunión y relegitimarlo, bajo una serie de condiciones, que el monarca germánico pronto volvió a violar.

Esta serie de eventos fue el inicio del conflicto que mantuvieron el papado y algunos monarcas cristianos durante la Edad Media y que es conocido como Querella de las Investiduras. Los príncipes alemanes, liderados por Rodolfo de Suabia y Hermann de Salm, no aceptaron que Enrique IV recuperase el título imperial e iniciaron una lucha en su contra. Enfrentado de nuevo con Gregorio VII, fue excomulgado por segunda vez. Enrique IV nombró entonces pontífice (considerado antipapa) al antiguo arzobispo de Rávena con el nombre de Clemente III y se hizo coronar por él como emperador en 1084.

Como suceso paralelo a la querella de investiduras se sucedió en 1091 la conquista de Croacia por parte del rey húngaro San Ladislao I. La hermana de Ladislao había quedado viuda tras la muerte de su esposo, el rey croata Zvonimir y sin herederos, ante esto Ladislao avanzó con sus tropas y tomó los territorios del reino de Croacia, los cuales los anexionó al reino de Hungría. El papa Urbano II se opuso dicho acontecimiento, pero Ladislao I halló apoyo y ratificación en Enrique IV.

Durante los últimos años de su reinado tuvo que hacer frente a rebeliones en las que también tomaron parte su hijo mayor, Enrique, y su segunda esposa, Eufrasia de Kiev. En 1105, la Dieta de Maguncia le obligó a abdicar.

Murió en Lieja en 1106.

Other Languages
čeština: Jindřich IV.
latviešu: Heinrihs IV
Nederlands: Keizer Hendrik IV
srpskohrvatski / српскохрватски: Heinrich IV, svetorimski car
slovenščina: Henrik IV. Nemški
West-Vlams: Hendrik IV (HRR)
Bân-lâm-gú: Heinrich 4-sè