Enrique II de Inglaterra

Enrique II de Inglaterra
Rey de Inglaterra
Duque de Normandía y Aquitania
Conde de Anjou
King Henry II from NPG.jpg
Rey de Inglaterra
(Junto a Enrique el Joven de 1170 a 1183)
Predecesor Esteban I
Sucesor Ricardo I
Información personal
Coronación 19 de diciembre de 1154
Nacimiento 5 de marzo de 1133
Le Mans, Francia
Fallecimiento 6 de julio de 1189 (56 años)
Chinon, Francia
Familia
Casa real Casa de Plantagenet
Padre Godofredo V de Anjou
Madre Matilde de Inglaterra
Consorte Leonor de Aquitania
Descendencia véase Descendencia

Royal Arms of England (1154-1189).svg
Escudo de Enrique II de Inglaterra

[ editar datos en Wikidata]

Enrique II Plantagenet ( Le Mans, 5 de marzo de 1133[1] - Chinon, 6 de julio de 1189), también conocido como Enrique Court-manteau, o Henry FitzEmpress o Enrique Plantagenet fue rey de Inglaterra (1154-1189), duque de Normandía y Aquitania, conde de Anjou, conde de Maine, conde de Nantes y señor de Irlanda. En diferentes momentos, también controló Gales, Escocia y Bretaña.

Hijo primogénito de Godofredo V de Anjou[2] fue el primer monarca de Inglaterra de la dinastía Plantagenet.

Estuvo activamente involucrado desde los 14 años en los esfuerzos de su madre por obtener el trono de Inglaterra, en ese momento ocupado por Esteban de Blois. Fue nombrado Duque de Normandía a los 17 años. Heredó Anjou en 1151 y poco después se casó con Leonor de Aquitania, cuyo matrimonio con Luis VII había sido anulado. Luego de la expedición militar que hace Enrique a Inglaterra en 1153, se acuerda con Esteban de Blois el tratado de Wallingford, que establece a Enrique como heredero de Esteban a su muerte, que sucederá al año siguiente.

Enrique fue un enérgico y en ocasiones duro gobernante, orientado por el deseo de restablecer los dominios y privilegios reales de su abuelo Enrique I. Durante los primeros años de su reinado, el joven Enrique restaura la administración real en Inglaterra, restablece la hegemonía sobre Gales y obtiene un control completo sobre sus tierras en Anjou, Maine y Turena. Su deseo de reformar la relación de la monarquía con la Iglesia lo llevó al conflicto con su antiguo canciller y amigo Thomas Becket, devenido en arzobispo de Canterbury. Esta controversia duró toda la década de 1160 e incluye el asesinato de Thomas Becket en 1170. Enrique también entró en conflicto con Luis VII por sus posesiones en territorio francés y el vínculo de vasallaje; este conflicto entre los Plantagenet y los Capeto se prolonga más allá de los reinados que lo iniciaron. Enrique expande sus dominios, tomando control sobre Bretaña y presionando el centro de Francia y al sur hasta Toulouse; a pesar de numerosos tratados y conferencias de paz, se mantuvo el constante estado de beligerancia. Por la década de 1170 dominaba Inglaterra, la mayoría de Gales, la mitad oriental de Irlanda y la mitad occidental de Francia, conglomerado que se denominó Imperio Angevino

Enrique y Leonor tuvieron ocho hijos. Una vez crecidos comenzaron a emerger tensiones sobre la herencia del imperio, lo cual fue fomentado por Luis VII y sobre todo por su hijo Felipe Augusto. En 1173 Enrique el Joven, su heredero y rey asociado de Inglaterra, se rebela junto a sus hermanos Ricardo, Godofredo y Juan y su madre Leonor; Francia, Escocia, Flandes y Boulogne se aliaron con los rebeldes. La revuelta sólo pudo ser sofocada al año siguiente, gracias a su vigorosa acción militar y a talentosos comandantes locales, muchos de los cuales no pertenecían a la nobleza sino que habían accedido a sus puestos gracias a Enrique, que los promovió por su lealtad y habilidades administrativas. Enrique el Joven se rebela nuevamente en 1183 junto a Godofredo; esta revuelta concluye con la muerte de Enrique el Joven. La invasión normanda de Irlanda habría proporcionado tierras para su hijo menor Juan, pero Enrique mantuvo las tierras y el poder en sus manos y con ello el descontento de sus herederos. Felipe II usó los miedos de Ricardo para convencerlo de que su padre nombraría rey a Juan, lo que desató una última rebelión en 1189. Decisivamente vencido por Felipe Augusto y Ricardo y aquejado de úlceras, Enrique se retira a Chinon donde muere.

El imperio de Enrique se desintegra rápidamente durante el reinado de sus hijos Ricardo Corazón de León y Juan Sin Tierra. Sin embargo, muchos de los cambios introducidos por Enrique tuvieron consecuencias en el largo plazo. Los cambios legales que introdujo son considerados la base del Common Law inglés, mientras que sus intervenciones en Bretaña, Gales y Escocia influyeron en la conformación de sus sociedades y sistemas de gobierno. Las interpretaciones históricas sobre el reinado de Enrique II han cambiado considerablemente al lo largo del tiempo. En el siglo XVIII los académicos afirmaban que había sido una fuerza impulsora de la conformación de una monarquía auténticamente inglesa, sentando las bases para la unificación de las Islas Británicas. Durante la expansión del Imperio Británico en la era Victoriana, los historiadores indagaron en la formación del Imperio de Enrique como una construcción personal, aunque expresaron consternación y condena por su vida privada y el tratamiento dado a Becket. Desde el siglo XX se han ido combinando las tradiciones historiográficas inglesa y francesa, desafiando las interpretaciones anglocéntricas que existían hasta el momento sobre su reinado.

Biografía

Primeros años (1133-1149)

Enrique nació en Francia en la ciudad de Le Mans el 5 de marzo de 1133 como el mayor de los hijos de la emperatríz Matilde y su segundo esposo Godofredo el Hermoso, conde de Anjou[4] .

La madre de Enrique, que era la viuda del emperador Enrique V, era la hija mayor de Enrique I, rey de Inglaterra y duque de Normandía, con posesiones a ambos lados del canal[8] .

Probablemente Enrique pasó buena parte de estos años al cuidado de su madre y acompañó a Matilde a Normandía a fines de la década de 1130. El final de la infancia de Enrique, posiblemente desde los 7 años, la pasó en Anjou donde fue educado por Pedro de Saintes, un notable gramático de la época. A finales de 1142, Godofredo decide enviar al niño -de 9 años- a Bristol, que era el centro Angevino de resistencia a Esteban de Blois en el sudeste inglés, acompañado de Robert de Gloucester. En esa época era común que los hijos de nobles se educaran en casas de parientes o aliados, pero en este caso enviar a Enrique a Inglaterra también tenía beneficios políticos, en la medida que Godofredo era criticado por no sumarse a la guerra en Inglaterra. Durante un año, Enrique estuvo acompañado por Roger de Worcester, uno de los hijos de Roberto y fueron educados por Master Matthew; este período al cuidado de Roberto de Gloucester fue importante en la educación de Enrique. Los canónigos de San Agustín en Bristol también ayudaron en la educación de Enrique y el los recordaría con afecto años más tarde. Enrique vuelve a Anjou en 1143 o 1144 y retoma su educación con Guillermo de Conches, otro famoso académico.

Apariencia y personalidad

Según los cronistas, Enrique era guapo, pelirrojo, pecoso, con una cabeza grande; tenía un cuerpo corto, fornido y era de piernas arqueadas, posiblemente de montar. A menudo estaba desaliñado. No tan reservado como su madre Matilde, ni tan encantador como su padre Godofredo, Enrique era famoso por su energía y liderazgo. También era conocido por su mirada penetrante, su intimidación, sus estallidos de cólera y, en ocasiones, su hosco rechazo a hablar en absoluto. Algunos de estos estallidos, sin embargo, pueden haber sido teatrales y para el efecto. Se dijo que Enrique había aprendido una amplia gama de idiomas, incluyendo el inglés, pero sólo hablaba latín y francés. En su juventud, Enrique disfrutaba de la guerra, la caza y otras actividades aventureras; a medida que pasaron los años puso cada vez más energía en los asuntos judiciales y administrativos y se hizo más cauteloso, pero siguió siendo enérgico y con frecuencia impulsivo a lo largo de toda su vida.

Enrique tenía un deseo apasionado de reconstruir el control sobre los territorios que había gobernado su abuelo Enrique I. Esto pudo haber sido influenciado por su madre, ya que Matilde también tenía un sentido fuerte de sus derechos y privilegios ancestrales. Enrique recuperó territorios, recuperó propiedades y restableció la influencia sobre los pequeños señores que una vez habían proporcionado lo que el historiador John Gillingham describe como un "anillo protector" alrededor de sus territorios centrales. Él fue probablemente el primer rey de Inglaterra en utilizar un diseño heráldico: un anillo del sello con un leopardo o un león grabado en él. El diseño sería alterado en las generaciones posteriores para formar el sello real de Inglaterra.

Posesiones y conquistas territoriales: enemigos extranjeros y aliados

Antes de su llegada al trono ya controlaba Normandía y Anjou en la Europa Continental por herencia paterna y Aquitania, Guyena y Gascuña a través de su matrimonio con Leonor de Aquitania el 18 de mayo de 1152, lo que lo convertía en el monarca más poderoso de su época, aunque tuviera que rendir vasallaje por los ducados al rey Luis VII de Francia, ex-marido de Leonor, con un imperio (el Imperio Angevino) que se extendía desde el Fiordo de Solway casi hasta el Mediterráneo y desde el río Somme hasta los Pirineos. Ya siendo rey, incorporó Irlanda a sus vastos dominios. También mantuvo comunicaciones activas con el Emperador Bizantino Manuel I Comneno.

Vida antes de su ascensión al trono

Se casó con Leonor de Aquitania el 18 de mayo de 1152,[9] pero entre mayo y agosto batalló con el ex-marido de Leonor, Luis VII de Francia y sus aliados. En agosto se apresuró a volver al lado de ella y pasaron varios meses juntos. Alrededor de fines de noviembre de 1152, ellos se separaron: Enrique fue a pasar unas semanas con su madre y luego navegó por Inglaterra, retornando el 6 de enero de 1153. Algunos historiadores creen que su primer hijo, Guillermo, conde de Poitiers, nació el año 1153. La sucesión de Enrique fue establecida por el Tratado de Wallingford en 1153, luego de haber desafiado a las fuerzas de Esteban en el Castillo de Wallingford. Entonces se acordó que Enrique sería nombrado rey de Inglaterra a la muerte de Esteban.

Reforma civil y legal: la lucha con los barones

Durante el reinado de Esteban I de Inglaterra, los barones habían subvertido el estado de las cosas para socavar el control del monarca sobre el dominio. Enrique II vio como primera tarea el revertir esta situación para obtener el poder. Por ejemplo, Enrique demolió los castillos que los barones habían construido sin autorización durante el reinado de Esteban y para 1159, el escuage, un impuesto pagado por los vasallos en lugar del servicio militar, se volvió la característica central del sistema militar real. Se mejoró el registro de este impuesto para hacerlo más eficiente.

Enrique II estableció cortes en varias partes de Inglaterra y fue el primero en instituir la práctica real de otorgar a los magistrados el poder de tomar decisiones legales sobre un amplio rango de materias civiles en nombre de la Corona. Durante su reinado, se produjo el primer texto legal escrito que sienta las bases de lo que hoy es la Ley Común, en inglés « Common Law».

Mediante la Corte Criminal de Clarendon ( 1166), el juicio con jurado se convirtió en norma. Desde la Conquista Normanda, los juicios con jurado habían sido reemplazados por la ordalía o Juicio de Dios y el «duelo judicial», que no fue abolido de la ley inglesa hasta el año 1819.

El aseguramiento de justicia y de los derechos territoriales fue reforzado posteriormente por la Corte Criminal de Northampton en 1176, basada en los acuerdos tomados previamente en Clarendon. Esta reforma es una de las mayores contribuciones de Enrique II a la historia social de Inglaterra.

Problemas con Irlanda

Poco después de su coronación, Enrique II envió una embajada al recién electo Papa Adriano IV. El grupo de clérigos liderado por el obispo Arnoldo de Lisieux, solicitó al Papa un privilegio que autorizara a Enrique II para invadir Irlanda.

La mayoría de los historiadores coinciden en que esta fue la bula papal Laudabiliter. W.L. Warren asegura que Enrique II actuó bajo la influencia de un «Complot de Canterbury». El arzobispo Teobaldo de Bec, Juan de Salisbury y otros clérigos de Canterbury deseaban imponer su supremacía jerárquica sobre la recientemente creada estructura diocesana irlandesa. Otros historiadores han argumentado que Enrique II deseaba asegurar el dominio de Irlanda para su hermano menor Guillermo.

Al poco tiempo, los asuntos continentales distrajeron a Enrique II, Guillermo murió y los ingleses ignoraron Irlanda. No fue hasta el año 1166 que el tema volvió a salir a la luz. Ese año, Dermot MacMurrough, habiendo sido despojado de su reino en Leinster, siguió a Enrique a Aquitania. Le pidió al rey inglés que le ayudara a retomar el control, a lo cual Enrique II accedió, permitiéndole reunir soldados de entre sus vasallos normandos. El más prominente de éstos fue un normando galés, Ricardo de Clare, 2.º. Conde de Pembroke, apodado «Arcofuerte». Como prueba de su lealtad, Dermot ofreció al conde Ricardo a su hija Eva en matrimonio y lo hizo heredero del reino.

Los normandos restauraron rápidamente el poder de sus dominios originales a Dermot e incluso jugaron con la idea de desafiar el título de Ard Ri, o Gran Rey de Irlanda. Sin embargo, en 1171, Enrique II llegó de Francia para hacer valer sus derechos territoriales. Todos los normandos, junto con muchos príncipes irlandeses, prestaron juramento de lealtad a Enrique II y él se fue por 6 meses. Nunca volvió, pero posteriormente nombró a su hijo menor, el futuro rey Juan I de Inglaterra, Señor de Irlanda.

La lucha con la iglesia y Thomas Becket

Como consecuencia de los cambios en el sistema legal, el poder de la corte eclesiástica decreció. Naturalmente, la iglesia se opuso a ello, teniendo como su vocero más vehemente a Thomas Becket, el Arzobispo de Canterbury, anteriormente amigo cercano de Enrique II y su Canciller.

El conflicto con Becket efectivamente comenzó con una disputa sobre si las cortes seculares juzgarían a los clérigos que habían cometido ofensas seculares. Enrique II intentó subyugar a Becket y a sus colegas de la iglesia haciéndolos jurar obediencia a las «aduanas del reino», pero surgió una controversia acerca de cuáles eran estas aduanas y la iglesia se negó a ceder. Luego de una acalorada discusión en la corte de Enrique II, Becket dejó Inglaterra en 1164 y fue a Francia a solicitar personalmente el apoyo del rey Luis VII de Francia[11]

Este hecho provocó la excomunión de Enrique II, que obtuvo su rehabilitación gracias a los esfuerzos de Roberto de Torigny, abad de Mont-Saint-Michel, y en menor medida de Ricardo de Dover, el sucesor de Becket. Como parte de su penitencia por la muerte de Becket, Enrique II debió hacer una peregrinación vestido con un saco a la tumba de Becket y acceder a enviar dinero a los estados cruzados en Palestina, el cual sería guardado por los caballeros hospitalarios o los caballeros templarios hasta la llegada de Enrique II para hacer uso de él en peregrinaciones o cruzadas. Posteriormente, el 21 de mayo de 1172, fue azotado en público, desnudo, ante la puerta de la catedral de Avranches, que era la capital de Normandía [ cita requerida]. Enrique II pospuso su cruzada varios años y finalmente nunca la llevó a cabo, a pesar de una visita que le hizo el patriarca Heraclio de Jerusalén en 1184 ofreciéndole la corona del reino de Jerusalén. El año 1188, impuso el «diezmo saladino» para pagar una nueva cruzada, el clérigo Geraldo de Gales sugirió que su muerte fue un castigo divino por la imposición del diezmo, instituido para recolectar fondos para una cruzada para recapturar Jerusalén, que pasó a manos de Saladino en 1187.

Other Languages
български: Хенри II (Англия)
eesti: Henry II
Bahasa Indonesia: Henry II dari Inggris
ქართული: ჰენრი II
한국어: 헨리 2세
македонски: Хенри II
Bahasa Melayu: Henry II dari England
Plattdüütsch: Hinrich II. (England)
norsk bokmål: Henrik II av England
پنجابی: ہنری II
srpskohrvatski / српскохрватски: Henry II od Engleske
Simple English: Henry II of England
Tiếng Việt: Henry II của Anh