Energía fotovoltaica en Cuba

Paneles Solares en Guantanamo, Cuba

Cuba a lo largo de 40 años ha realizado importantes programas sociales que transformaron profundamente la situación de su población, tanto con respecto al desarrollo como en comparación respecto al resto de América Latina.

Estos cambios son particularmente evidentes en el acceso y los niveles de la educación, la salud y los servicios básicos. El 96 % de las necesidades del país dispone de energía eléctrica del sistema electro energético nacional (SEN). Las zonas que no acceden a este servicio son las áreas montañosas más remotas, donde el nivel de electrificación rural por todas las vías y fuentes es solo del 81 %.

Las zonas montañosas de Cuba cubren una extensión de 19,000 Km2, casi el 17 % de la superficie del país y en ellas residen más de 720,000 habitantes (6.5 % de la población total).

Antes de 1990, las comunidades aisladas en zonas montañosas recibían un mínimo de servicio eléctrico suministrado por plantas generadoras diésel. En los últimos años, dadas las graves limitaciones económicas de Cuba, estas plantas eléctricas se fueron deteriorando por falta de piezas de repuesto y combustible. Las pocas que quedan funcionando brindan servicios muy inestables y de solo dos/tres horas al día. La disponibilidad de energía eléctrica resulta imprescindible para la iluminación residencial, mejorar la calidad y vitalidad de los servicios médicos y docentes, así como para el desarrollo socio-cultural de los habitantes de estas comunidades, para que cuenten con medios de información, como son la radio y la televisión, para su desarrollo cultural y recreación.

La electrificación de las viviendas de los campesinos en estas comunidades mediante la energía solar fotovoltaica constituyen soluciones sostenibles, ecológicamente sanas. En las condiciones de estas comunidades ubicación lejana al SEN es también la solución más económica.

Dada la gran importancia que se le concede al desarrollo social y agropecuario, se ha venido llevando un plan de electrificación en las zonas montañosas con el objetivo de frenar el éxodo de la población rural de estas zonas y extender los beneficios socioculturales que se logran con la misma, mejorando el nivel de vida de la población y crear simultáneamente las bases para el desarrollo de la producción agropecuaria en las zonas de montaña.

Este proyecto trata de resolver progresivamente las necesidades de unas 100000 familias de zonas rurales remotas y aisladas y constituye una ayuda a las regiones más desfavorecidas, apoyando el desarrollo social, contribuyendo al desarrollo integral de la región.

Siendo efectivamente un proyecto para garantizar lo que constituye la infraestructura básica del sector campesino y para garantizar la información y el esparcimiento en áreas rurales contribuirá demostrativamente a la formación de una cultura energética y ambiental sana.

La electrificación de las casas consultorio del médico de la familia en estas comunidades mediante la energía solar constituyen soluciones sostenibles a largo plazo, ecológicamente sanas, para esta problemática. En las condiciones de estas comunidades es también la solución más económica.

Other Languages