Encinar

La encina es el árbol mejor adaptado a las condiciones climáticas de la península ibérica. Por lo que es muy abundante en ella
Dehesa en Extremadura

En el encinar el árbol característico es la encina ( Quercus ilex), que es el árbol más representativo del clima mediterráneo y que dominaría absolutamente en todo el territorio si no la hubiera reducido mucho. La encina es un árbol de talla mediana, no supera los 15 metros de altura, con el tronco robusto y de hojas pequeñas, de color verde oscuro, con la cara inferior grisácea, coriáceas, persistentes y muy abundantes. Tiene raíces muy potentes. Se adapta a varias condiciones climáticas diferentes y a la vez que en estado adulto es capaz de aguantar la plena insolación, crea una sombra extraordinariamente densa, que él mismo necesita para su primer desarrollo y que es a su vez generadora de un microclima apto para unas determinadas especies. Aparece por toda la península ibérica, exceptuando áreas del norte por encima de los 100 metros. En el sur aparece hasta los 2000 metros. Tampoco aparece en el dominio subdesértico del sureste de la península.[1]

Muy relacionado con el encinar se habla de la dehesa que son bosques de encina clareados por el hombre, representa la mejor relación entre espacio natural y aprovechamiento humano.[2] Son muy abundantes en Extremadura

Existen distintas especies asociadas a otras especies vegetales dando paisajes diferentes y entonces se habla de sectores, hay dos sectores dentro del encinar:

  • referencias

Referencias

  1. Geografía General de España. Manuel de Terán. L. Solé Sabarís. J. Vilá Valentí. Editorial Ariel. pag 204; ISBN 84-344-3444-X
  2. Herrero Uceda, Miguel: " El alma de los árboles". 2008. Elam Editores. ISBN 9788493658502
Other Languages
aragonés: Carrascal
català: Alzinar