En el nombre del padre (película)

En el nombre del padre (In the Name of the Father) es una película irlandesa de 1993 basada en los casos de los Cuatro de Guildford y los Siete de Maguire. Fue dirigida por Jim Sheridan, y el guion fue adaptado por Terry George y Sheridan de la autobiografía de Gerard Conlon: Proved Innocent.

Argumento

Un ladrón de poca monta de Belfast, Gerard Conlon ( Daniel Day-Lewis) está robando plomo de los tejados cuando las fuerzas de seguridad entran con vehículos blindados y lo detienen, lo que provoca una revuelta en el barrio. Preocupado de que el IRA lo castigara por haber causado la revuelta, estos revelan a su padre que solo lo asustan para que no repita el delito. Luego es enviado a Londres por sus padres para mantenerlo fuera de problemas. Allí se muda a una casa ocupada, para experimentar, como él dice, "el amor libre y las drogas." La noche en que se marcha, robando dinero del piso de una prostituta , una explosión en un pub de Guildford mata a cinco personas (cuatro soldados y un civil) y hiere a setenta y cuatro.

Conlon regresa a Belfast para compartir su botín. La casa de su familia es asaltada por el Ejército británico y el Gendarmería Real del Ulster que lo detienen, e inmediatamente lo envían en un avión militar a Gran Bretaña. Gerry y su amigo son interrogados por la policía, que los torturan y amenazan hasta que ambos finalmente consienten en firmar una confesión tras permanecer detenido durante siete días bajo la Ley de Prevención del Terrorismo.

La continuación de tan estrafalario montaje policial y de tan delirante investigación, dirigida por un inspector sin escrúpulos al que da vida un magnífico actor, poco conocido aquí, Corin Redgrave, lleva a la detención de la tía de Gerry, sus primos, y de su padre, que ha acudido a su casa de Londres para estar cerca de su hijo. En el expediente policial se incluyen pruebas manipuladas que incluyen restos de nitroglicerina en los guantes de fregar de la tía de Gerry, e incluso el hallazgo de restos del mismo explosivo en las manos y la ropa de los primos de Gerry, unos adolescentes que saben lo mismo del IRA que de física cuántica. La culminación de toda la farsa tendrá lugar en un juicio-espectáculo en el que habrá abogados incompetentes, jueces predispuestos y policías perjuros y que terminará con la condena de todos los implicados a penas que van de los catorce años de cárcel a la cadena perpetua para Gerry y sus amigos. Su padre será condenado a 30 años, es decir, prácticamente a morir en prisión. Estas condenas no se conmutarán ni cuando el auténtico responsable de los atentados se declara culpable de los mismos cuando es detenido por la policía. Las jerarquías policiales se dan cuenta entonces del crimen que han cometido, pero deciden ‘no meneallo’ por el escándalo que puede producirse. La película se detiene a examinar las relaciones tortuosas entre Gerry y su padre durante la larga estancia en la cárcel, la negación de Gerry de la realidad, su resignación, y su caída en las drogas. Incluso el auténtico responsable de los atentados coincide en la misma prisión que Gerry y su padre, y el odio que a Gerry le genera, unido a la enfermedad de su padre, harán que Gerry se dedique a buscar una salida a su situación dentro de los cauces legales, ayudado por una abogada que ha visitado la cárcel, interpretada por la fantástica Emma Thompson. Tras largos años de lucha legal lograrán reabrir el caso y revertir la injusta situación en uno de los finales más emotivos, furiosos y redondos de los últimos años. Pero para el padre de Gerry será tarde.

Other Languages