Emulador de terminal

Imagen de ejemplo de una sesión Bash, tomada en Gentoo Linux.

Un emulador de terminal, emulador de consola o shell es un programa informático que simula el funcionamiento de un terminal de computadora en cualquier dispositivo de visualización. Normalmente suele estar accesible pulsando CRTL + ALT + T simultáneamente.

Los emuladores de terminal incorporan características tales como control de procesos, redirección de entrada/salida, listado y lectura de ficheros, protección, comunicaciones y un lenguaje de órdenes para escribir secuencias de instrucciones por lotes o (scripts o guiones). Uno de los lenguajes o intérpretes más conocidos, es el Bourne Shell, el cual fue el intérprete usado en las primeras versiones de Unix y se convirtió en un estándar de facto.[1]

Al ingresar las órdenes en el emulador, un intérprete de comandos analiza la secuencia de caracteres ingresada y, si la sintaxis de la orden es correcta, la ejecuta, recurriendo para ello a las funciones que ofrece el sistema operativo o el programa que representa, bien sea un gestor de banco de datos, una sesión de FTP, etc. La respuesta al usuario se representa en el monitor, Es una forma de trabajo interactiva, es decir, usuario y máquina se comunican en forma sucesiva.

Breve reseña histórica

Desde sus inicios, los ordenadores contaban con pequeños terminales de texto para interactuar con sus usuarios. Un terminal se compone únicamente de un teclado y una pantalla capaz de mostrar texto. Estas terminales se conectaban a la computadora a través de una interfaz serie (más o menos, un simple cable). Un ordenador podía tener conectados varios terminales simultáneamente.

Con la proliferación de los miniordenadores, una misma persona estaba obligada a manejar varios terminales sobre su mesa, uno por cada ordenador. Dado que estos ordenadores ya disponían de redes de comunicaciones, se hizo patente la idoneidad de poder controlar varios ordenadores desde un mismo terminal. Para hacer esto posible, se escribió un programa emulador que básicamente, permite a un ordenador simular ser un terminal de otro ordenador. Así nacieron los primeros emuladores de terminal para Unix.

La utilidad del emulador de terminal se hizo aún mayor con la llegada de los ordenadores personales a las empresas. Los trabajadores ahora tenían un ordenador de escritorio y un terminal sobre su mesa. Esto no solamente significaba un incordio para el trabajador. También suponía un sobrecoste para la empresa ya que tenía que mantener dos equipos distintos, la red de comunicaciones y las conexiones serie de los terminales. El uso de un emulador de terminal permitía eliminar el viejo terminal físico así como todos los cables serie, dando valor añadido a la red de comunicaciones. Además el coste de la licencia de un emulador de terminal es sensiblemente inferior al coste de un terminal físico.

Hoy día los emuladores de terminal para ordenador personal siguen en uso en aquellas organizaciones que mantienen sistemas centrales (Banca y Administraciones Públicas, esencialmente), así como en la mayoría de sistemas operativos modernos, de los cuales cabe destacar GNU/Linux, ya que los usuarios avanzados de este último suelen usar los emuladores de terminal para la mayoría de tareas de administración del sistema.

Los emuladores de terminal tienen su evolución en los modernos escritorios remotos.

Other Languages