Empréstito

Un empréstito es una forma de captar dinero del público por parte de las entidades de crédito, que emiten en este caso un conjunto de valores en serie que la gente puede comprar. A cambio, la entidad se compromete a devolver el dinero en el plazo y con los intereses pactados. Se parece a un depósito a plazo fijo, pero la diferencia reside en que en un empréstito la deuda que asume la entidad está representada por un valor cuya propiedad puede ser transmitida libremente, a saber, que se puede comprar o vender. Estos valores se llaman títulos de renta fija, porque quienes los poseen reciben unos intereses fijados de antemano, a diferencia de lo que ocurre con la renta variable.[1]

No solo las entidades de crédito emiten renta fija, sino también otras empresas tales como compañías eléctricas, de autopistas o de telecomunicaciones. El Estado a través del Tesoro Público también emite empréstitos que llama Deuda Pública.[1]

Empréstito a un Estado o gobierno

Según el autor Adolfo Arrioja Vizcaíno, se llama empréstito al crédito o financiamiento otorgados a un gobierno por un Estado extranjero, por organismos internacionales de crédito (Fondo Monetario Internacional, Banco Interamericano de Desarrollo, Eximbank, Banco Mundial, etc.), por instituciones privadas de crédito extranjeras o por instituciones nacionales de crédito para la satisfacción de determinadas necesidades presupuestales, que generan para el gobierno receptor, la obligación a un cierto plazo, de restituirlos adicionados con una sobreprima por concepto de intereses y cuyo conjunto, aunado a otras disposiciones crediticias (emisión de bonos, moratorias e indemnizaciones diferidas por expropiación y nacionalizaciones), forma la deuda pública de un país.[2]

Los empréstitos pueden negociarse a corto, mediano o largo plazo; de acuerdo fundamentalmente con la capacidad de pago del receptor y con sus requerimientos monetarios.[2]

Pueden revestir la forma de "préstamos libres" o de "préstamos atados", según se condicione o no por el otorgante, su aplicación a programas específicos de gobierno.[2] Así, por ejemplo, los créditos que confiere el Banco Interamericano de Desarrollo "organismo de ayuda económica internacional a los países del Continente Americano" son generalmente "atados", en virtud de que su aprobación y desembolso están vinculados a la planeación y ejecución de obras públicas perfectamente identificadas, v. gr., la constitución de un sistema de riego para el fomento de la agricultura en una región territorialmente delimitada. Por el contrario, los empréstitos provenientes del Fondo Monetario Internacional, como generalmente obedecen a propósitos de reconstrucción económica global, suelen revestir el carácter de "créditos libres", en cuanto a que su aplicación no está condicionada, si bien las "cartas de intención" conforme a las cuales dicho organismo trabaja, llegan a imponer a las naciones receptoras fuertes restricciones en materia de tasas anuales de inflación, incrementos salariales, reducción del circulante monetario y otras más que sería largo enumerar aquí.

Other Languages
العربية: قرض
مصرى: سلفه
azərbaycanca: İstiqraz
беларуская: Пазыка
беларуская (тарашкевіца)‎: Пазыка
català: Emprèstit
čeština: Zápůjčka
Cymraeg: Loans
dansk: Lån
Ελληνικά: Δάνειο
English: Loan
Esperanto: Prunto
eesti: Laen
فارسی: وام
suomi: Laina
Frysk: Lien
עברית: הלוואה
Bahasa Indonesia: Pinjaman
日本語: 融資
қазақша: Заем
한국어: 융자
Latina: Creditum
lietuvių: Paskola
latviešu: Aizdevums
नेपाली: कर्जा
नेपाल भाषा: ऋण
Nederlands: Lening
norsk nynorsk: Lån
norsk bokmål: Lån
polski: Pożyczka
پښتو: پورونه
português: Empréstimo
română: Împrumut
русский: Заём
Scots: Loan
srpskohrvatski / српскохрватски: Ugovor o zajmu
Simple English: Loan
slovenčina: Pôžička
slovenščina: Posojilo
chiShona: Chikwereti
српски / srpski: Ugovor o zajmu
svenska: Lån
Tagalog: Pautang
татарча/tatarça: Әҗәт
українська: Позика
اردو: ادھار
ייִדיש: באָרג
中文: 借贷
粵語: 貸款