Emilio Romero Gómez

Emilio Romero

Delegado nacional de Prensa y Radio
del Movimiento
14 de febrero de 1975-6 de feb. de 1976

Procurador en Cortes
1952-1977

Información personal
Nacimiento 21 de julio de 1917
Arévalo
Fallecimiento 12 de febrero de 2003
Madrid
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político FET y de las JONS
Información profesional
Ocupación Periodista
Género Dramaturgia Ver y modificar los datos en Wikidata
[ editar datos en Wikidata]

Emilio Romero Gómez ( Arévalo, 21 de julio de 1917 - Madrid, 12 de febrero de 2003) fue un periodista y escritor español. Está considerado como uno de los principales periodistas del franquismo. Actuó en política ya que fue consejero nacional del Movimiento por Ávila y procurador en Cortes. Llegó a dirigir los diarios La Mañana, Información y Pueblo —al frente del cual estuvo más de veinte años— y fue columnista habitual en publicaciones como Ya, ABC, Informaciones, El Periódico de Catalunya y del semanario Interviú, además de comentarista político en la radio.

Trayectoria

Periodismo

Realizó estudios de Magisterio e inició la carrera de Derecho que interrumpió por el comienzo de la guerra civil. Tras la contienda, en la que no que no llegó a tomar parte como combatiente, decidió dedicarse al periodismo. Claramente identificado con el Régimen franquista, a lo largo de la dictadura también actuó como censor.[3]

Se hicieron famosos en este vespertino madrileño sus artículos que, con la ilustración de un gallo, se conocían en la vida nacional como los "gallitos". Desde las páginas de este diario patrocinó no menos que a tres generaciones de periodistas, a los que siempre defendió a capa y espada contra cualquier tipo de crítica por parte del poder, incluso contra ministros del régimen franquista; en contraprestación, exigía a los periodistas que fuesen «todoterrenos».

Fue director de la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid desde 1969 y en el desempeño de este cargo impulsó la creación de la Facultad de Ciencias de la Información.

En 1975, viéndose ya el final del franquismo en el horizonte, el gobierno le nombró Delegado Nacional de Prensa y Radio del Movimiento.[9] A pesar de ello, en este periodo también fue director de la revista La Jaula; estuvo en este puesto durante muy poco tiempo, ya que no tardaron en surgir discrepancias con la gerencia de la revista y fue cesado. Romero fundó en 1977 otro periódico en Madrid, El Imparcial, cuya cabecera, al igual que la de El Sol, había registrado con anterioridad a su nombre. No obstante, acabó abandonando la dirección de El Imparcial por discrepancias con su dueño, el banquero Domingo López, y le sucedió como director Julio Merino, hasta entonces adjunto a Romero para la Información, mientras el adjunto para la Opinión, Juan Van Halen, abandonó el diario con él. En septiembre de 1977, Romero se hizo cargo del periódico madrileño Informaciones, de gran tradición en la prensa española.

De septiembre de 1987 a mayo de 1991 participó en la tertulia diaria " La Linterna", de la Cadena Cope, para pasar posteriormente al programa, también tertuliano, de "Las cosas como son" de Radio Nacional de España-Radio 1.

Literatura

En su faceta de escritor tocó casi todos los géneros: la novela, el ensayo, el teatro, la conferencia, el artículo o el comentario. Ha publicado varias novelas, como La paz empieza nunca, Todos morían en Casa Manchada, Verde doncella, Las ratas suben a la ciudad, Las personas decentes me asustan, Lola, su novio y yo y Tres chicas y un forastero, por las que ha recibido numerosos premios, como el Nacional de Literatura o el Planeta.

Como autor dramático escribió quince obras originales estrenadas en Madrid, pudiendo mencionarse Solo Dios puede juzgarme (1969) y adaptó obras de Bertolt Brecht ( Galileo) y de Büchner (La muerte de Danton). Como ensayista ha escrito entre otras obras: Cartas a un príncipe, Cartas a un Rey, Cartas malditas, Así está España, Tragicomedia de España, y Retratos de época, las dos últimas publicadas en 1985.

Relación con el 23-F

Se ha especulado con que Emilio Romero pudiera haber conocido previamente el intento de golpe de estado del 23F, ya que días antes del golpe publicó un artículo en el diario ABC en el que criticaba duramente a Adolfo Suárez, defendía la necesidad de 'un golpe de timón' y proponía al general (posteriormente implicado en el golpe) Alfonso Armada como posible candidato a presidente del Gobierno. El mismo día del 23F tuvo una conversación telefónica con su amigo el ultraderechista condenado por el golpe Juan García Carrés. En todo caso, Romero no fue nunca juzgado ni condenado por el 23F.[13]

Other Languages