Emiliano Figueroa

Emiliano Figueroa Larraín
Pdte.Emiliano Figueroa.JPG
Fotografía del presidente Emiliano Figueroa

Flag of the President of Chile.svg
Presidente de la República de Chile
23 de diciembre de 1925- 10 de mayo de 1927
Predecesor Arturo Alessandri Palma
Sucesor Carlos Ibáñez del Campo

Coat of arms of Chile (c).svg
Vicepresidente de la República
de Chile
6 de septiembre de 1910- 23 de diciembre de 1910
Predecesor Elías Fernández Albano
Sucesor Ramón Barros Luco

Información personal
Nacimiento 12 de julio de 1866
Bandera de Chile Santiago, Chile
Fallecimiento 16 de mayo de 1931 (64 años)
Bandera de Chile Santiago, Chile
Nacionalidad Chilena Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político Partido Liberal Democrático
Familia
Padres Rosalía Larraín Echeverría
Francisco de Paula Figueroa Araos
Cónyuge Leonor Sánchez Vicuña
Educación
Alma máter Universidad de Chile
Información profesional
Ocupación Abogado y político
[ editar datos en Wikidata]

Emiliano Figueroa Larraín ( Santiago, 12 de julio de 1866- ibíd., 16 de mayo de 1931), fue un abogado y presidente de la República de Chile entre 1925 y 1927.

Biografía

Primeros años de vida

Hijo de Francisco de Paula Figueroa Araos y de Rosalía Larraín Echeverría,[2] Cursó sus estudios en el Colegio San Ignacio, el Instituto Nacional y en la Universidad de Chile, donde se graduó de abogado en 1889.

Inicios en la política

Como Vicepresidente en 1910, junto al Presidente argentino Figueroa Alcorta.

En 1889, fue nombrado secretario de la Intendencia de Santiago. Posteriormente, se dedicó a labores agrícolas en el fundo del tío de su esposa, Claudio Vicuña, cercano colaborador del entonces presidente José Manuel Balmaceda. Al estallar la Guerra Civil de 1891 fue tesorero de la campaña Balmacedista[1] y al ser derrotado el Presidente se ocultó en las sombras, de donde emergió varios años después.

De profundas convicciones liberales, su participación en la política nacional se inició con el siglo XX, al ser elegido diputado por Victoria para el período 1900- 1903, y por Melipilla para los años 1905- 1906.[3] Durante la presidencia de Pedro Montt fue designado ministro de Justicia e Instrucción Pública en dos ocasiones, entre el 12 de junio al 25 de octubre de 1907 y entre el 15 de septiembre de 1909 hasta el 6 de septiembre de 1910.

En 1910 subrogó al ministro del Interior y, entre septiembre y diciembre, debió asumir la vicepresidencia de la República por su calidad de ministro más antiguo, tras el fallecimiento del presidente Pedro Montt Montt y del vicepresidente Elías Fernández Albano, por lo que le correspondió dirigir las fiestas del centenario. Entregó el mando al presidente electo Ramón Barros Luco. Durante la década de 1910, se desempeñó como embajador de Chile en España y Argentina, cargo este último en el cual estaría hasta 1920.

A su regreso a Chile, fue nombrado conservador de Bienes Raíces, durante la presidencia de Juan Luis Sanfuentes. Como tal, integró el Tribunal de Honor que decidió acerca de la elección presidencial de 1920, la última bajo el sistema de electores en la que Arturo Alessandri Palma venció por un estrecho resultado al candidato Luis Barros Borgoño.

El 1 de octubre de 1925, tras un periodo de profunda tensión entre el entonces ministro de Guerra, Carlos Ibañez del Campo (quién encabezó la revolución que en 1924 permitiría un cambio constitucional), y el presidente Alessandri, este último renunció y le traspasó el mando a su recién nombrado ministro del Interior, Luis Barros Borgoño. Inmediatamente comenzó el proceso previo a unas tensas elecciones presidenciales, que tenían como único pre candidato a Ibañez del Campo, quien era rechazado por completo por los partidos políticos, a pesar de su innegable aceptación popular; él, al ver la situación, y para evitar conflictos mayores, ofrece a los partidos políticos una alternativa, que la totalidad de los partidos políticos postulasen un candidato único, entonces allí él declinaría su candidatura. Comenzó así la búsqueda de un postulante de consenso que tuviera el beneplácito de los partidos políticos y las Fuerzas Armadas. Fue así como se erigió como el candidato de unidad para la Presidencia de la República a Emiliano Figueroa.

El 24 de octubre de 1925, triunfó en las elecciones presidenciales con el apoyo de liberales, conservadores, radicales y democráticos, obteniendo más de un 70% de los votos. Su contendor fue José Santos Salas, candidatura que se presupone impulsada por Ibáñez del Campo para poder ver la clase de apoyo que reunían los partidos políticos; ello fue respaldado, a su vez, por la Unión Social Republicana de Asalariados de Chile, además de movimientos obreros y sindicales y colectividades de izquierda.

Other Languages