Embarazo adolescente

Número de nacimientos en adolescentes por cada 1000 mujeres entre 14 y 19 años en 2002. En casi todos los países del mundo las tasas de nacimientos en adolescentes van descendiendo.[2]

Embarazo adolescente o embarazo precoz es aquel embarazo que se produce en una mujer adolescente, entre la adolescencia inicial o pubertad –comienzo de la edad fértil– y el final de la adolescencia. La OMS establece la adolescencia entre los 10 y los 19 años.[6]

La mayoría de los embarazos en adolescentes son embarazos no deseados.[8]​ En 2009 se estimaba que 16 millones de adolescentes, con edades comprendidas entre los 15 y 19 años, daban a luz cada año, un 95 % de esos nacimientos se producen en países en desarrollo, lo que representa el 11 % de todos los nacimientos en el mundo.

La OMS considera fundamental la promoción de la educación sexual, la planificación familiar, el acceso a los métodos anticonceptivos y la asistencia sanitaria universal en el marco de la salud pública y los derechos reproductivos para evitar los problemas asociados al embarazo adolescente.[2]

Las adolescentes embarazadas enfrentan muchos de los mismos problemas relacionados con el embarazo de otras mujeres. Sin embargo, existen problemas adicionales para los menores de 15 años, ya que no se encuentran desarrollados físicamente como para mantener un embarazo saludable o dar a luz.[12]

En los países desarrollados, los embarazos de adolescentes se asocian con problemas sociales, incluidos niveles educativos más bajos, pobreza y otros resultados negativos en la vida de los hijos de madres adolescentes. El embarazo adolescente en los países desarrollados suele ser ajeno al matrimonio y conlleva un estigma social en muchas comunidades y culturas.[13]​ Por el contrario, los padres adolescentes en algunos de los países en desarrollo a menudo están casados, y sus embarazos son bienvenidos por la familia y la sociedad. Sin embargo, en estas sociedades, el embarazo temprano puede combinarse con la desnutrición y la mala atención médica para causar problemas médicos, además de los problemas educativos y de pobreza.

También se ha constatado que las películas que tratan la temática del embarazo adolescente, desde distintos puntos de vista, pueden ser una poderosa herramienta junto con la familia y la escuela para generar ciertos valores y actitudes en los adolescentes.[14]

El embarazo en una mujer adolescente puede llegar a término, produciéndose el nacimiento, o interrumpirse por aborto, ya sea éste espontáneo, inducido (aborto con medicamentos o aborto quirúrgico) o aborto indirecto. En el caso del aborto inducido, este puede llevarse a cabo de manera legal o ilegal, dependiendo de las leyes sobre el aborto de cada país.[15]

Definición

Silueta de una adolescente embarazada

La edad de la madre está determinada por la fecha fácilmente verificada cuando finaliza el embarazo, no por la fecha estimada de la concepción. En consecuencia, las estadísticas no incluyen los embarazos que comenzaron en niñas de 19 años si terminaron en o después del 20º cumpleaños de la mujer. De manera similar, las estadísticas sobre el estado civil de la madre están determinadas por si ella está casada al final del embarazo, no en el momento de la concepción.[16]

Historia

El embarazo adolescente fue mucho más normal en siglos anteriores, y común en los países desarrollados en el siglo XX. Por ejemplo, entre las mujeres noruegas nacidas a principios de la década de 1950, casi una cuarta parte se convirtió en madres adolescentes a principios de los años setenta. Sin embargo, las tasas han disminuido constantemente en todo el mundo desarrollado desde ese pico del siglo XX. Entre los nacidos en Noruega a fines de la década de 1970, menos del 10% se convirtieron en madres adolescentes, y las tasas han disminuido desde entonces.[18]