Eloísa

Eloísa

Abelard and Heloise.jpeg
Primera representación de Eloísa,
junto a Abelardo , ilustración de una edición del siglo XIV del Roman de la Rose :

« Así la joven dama le hacía
comprender bien, le instruía bien
sobre el buen amante y la buena amante,
y por qué razones ella le ordena
evitar casarse con ella »[1] ·
Información personal
Nacimiento 1 de diciembre de 1092 ?
Montlhery ?
Fallecimiento 16 de mayo de 1164 (~72 años)
Quincey
Lugar de sepultura Cementerio del Père-Lachaise Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Francesa Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Cónyuge
Información profesional
Ocupación Escritora, filósofa y religioso Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
[ editar datos en Wikidata]

Eloísa, en latin Eloysa, a veces Heloisa ou Heloissa, en francés Héloïse, nacida alrededor de 1092[2] y muerta en 1164 fue una intelectual de la literatura francesa de la Edad Media, esposa de Pedro Abelardo y primera abadesa del Paraclet. Es considerada la primera mujer de letras de Occidente cuyo nombre ha llegado hasta nuestros días.

De ella sólo nos ha llegado una oración fúnebre de uno de sus poemas pero nada de su música. Aunque ella no escribió novelas propiamente dichas, lo poco[3] que se ha podido unir de las cartas de Abelardo y Eloísa se considera fundador de la literatura francesa de finales del siglo XIII. Más apasionada y erudita que erótica, esta correspondencia es considerada como precursora de obras epistolares posteriores como las de Madame de La Fayette, Laclos o Rousseau.

La vida de Eloísa fue una de las más romanescas, constituyendo de este modo la figura mítica de la pasión amorosa que sobrepasa el amor cortés, muy popular en aquella época gracicas, en parte, al éxito de Tristán e Isolda.

Biografía

La biografía de Eloísa se basa, al igual que la de Abelardo, en una serie de hipótesis recogidas en manuscritos, algunos hoy en día desaparecidos y discrepa en algunos datos que el mismo Abelardo dio, por lo que no son completamente fiables.

Un nacimiento escandaloso (~1092-1112)

Masacre de Jerusalén en 1099. Como el rey Esteban de Inglaterra había tenido un papel fundamental en su vida, Eloísa pertenece a la generación de los niños nacidos durante la primera cruzada y vive en una época llamada Renacimiento francés del siglo XII.
Bertrade y Felipe,[4] ejemplo real de la ética amorosa en la época de Eloísa

Eloísa es la hija ilegítima[7]

Su madre, llamada Hersenda, podría ser una de las abadesas que fundaron, entre 1101 y 1115, la Abadía de Fontevrault, huérfana criada por hermanos de una gran familia angevina[12]

Esta madre confió la continuación de la adolescente a uno de sus dos hermanos, Fulberto. Este, a partir de 1102,[14]

Génesis de una leyenda (1113-1117)

El encuentro de la cancionera con el Maestro (1113)

En rojo, la Capilla San Christophe en un plano de París en 1552. El claustro de Notre-Dame, donde se encontraba la escuela de la catedral, está a la izquierda de Notre Dame. En la época de Eloísa, el edificio era una basílica de estilo románico: la Catedral de San Étienne de París, que ocupava aproximadamente el lugar de la actual Notre Dame. El claustro todavía no recibía ese nombre.

Como canónigo miembro de la catedral San Étienne de París, el tutor de Eloísa acoge bajo el mismo techo que a su ahijada al escolástico Abelardo, al que ya mantenía desde hacía unos años. Abelardo había decidido tomar un año sabático en 1107 y comenzar a enseñar a partir del 1110 en la abadía de Santa Genoveva de París.

Aunque la belleza de Eloísa[17] su rango y su compromiso con los estudios (cosa inaudita para una mujer) además de su audacia le hicieron convertirse en una de las personalidades más importantes de París. Su inteligencia y conocimientos en latín, griego y hebreo y sobre autores antiguos, todavía desconocidos en la enseñanza oficial, llaman la atención.

Abelardo, soltero célebre por su belleza y reconocido por sus compatriotas comoe l más eminente de los enseñantes de dialéctica, intenta convertirse en el profesor particular de Eloísa con el objetivo de seducirla.[18] Conociendo a los treinta y cuatro años la cumbre de su gloria, Abelardo fue el hijo mayor de un caballero poitevino

Adorado como caballero por las damas que se encontraban alrededor de él, enriquecido por los honorarios que le proporcionan las familias aristocráticas de sus estudiantes (algunas decenas por año) y arruinado por culpa de algunas mujeres, Abelardo es descrito como un seductor seguro de su encanto pero sobrecargado por el trabajo, los viajes a caballo y los quehaceres del poder que le conducirán a una depresión nerviosa (« afflictione correptus infirmitate coactus »).

El romance de Eloísa (1113-1115)

Los amores de Eloísa y Abelardo de Jean Vignaud (1819).

Como trovador en la corte de Guillermo IX de Aquitania, Abelardo comenzó a hacer de su locura canciones en latín como manera de descanso habitual,[19] cuyas melodías seducían hasta a los más ilustrados y se convirtieron en las canciones más conocidas del momento. Se canta el nombre de Eloísa, creando la leyenda de los amantes antes de la historia.

(...)Frequenti carmine tuam in ore omnium Heloisam ponebas. Me plateae omnes, me domus singulae resonabant
(...)Con tu estribillo exitoso, ponías el nombre de Eloísa en todas las bocas. De mi todas las plazas, de mí cada casa resonaban

.

Hebet sydus leti visus cordis nubilo[20]
El astro el cual la vista me había alegrado en la bruma de mi corazón.

Primer verso de una canción[23] .

Stella polum variat et noctum luna colorat
Sed michi sydus hebet quod me conducere debet.[24]
La estrella gira alrededor del polo y la luna cloriea la noche
Pero mi astro palidece, aquel que debía guiarme

La invención del amor femenino (1114-1115)

Abelardo y su alumna Eloísa
pintados por E. B. Leighton en 1882
en un claustro anacrónico. Eloísa lleva una cotte hardie, ropa muy ajustada para no esconder su feminidad típica de la corte merovincia[25] Para las hijas de Carlomagno, era una manera de mostrar la superioridad de su belleza y fecundidad de jóvenes princesas, sobre las viejas reinas, marcando fuertemente su cintura.

Toda París canta sobre Eloísa cuando, en otoño de 1114, Abelardo inicia una correspondencia con el pretexto de impartir clases, constituyendo un medio de seducción reducido a la conversación, a la sabiduría y a la galantería. Las tablillas de cera que el profesor devuelve, tras añadir su respuesta, son copiadas por Eloísa,[27] y están llenas de alusiones íntimas mezcladas con referencias teológicas.

A través de estos intercambios, Eloísa analiza su deseo amoroso. Si la fe se vive a través de la imagen de Cristo, que es el hombre amado, Eloísa pretende amar de forma deseosa. No habría pecado en la lujuria cuando se produce por efecto del amor y no por perversión. Esto es la "moral de la pareja", la base del amor libre alejado de las reglas de la sociedad y del matrimonio.

Más que una correspondencia amorosa, las Cartas de los dos amantes (Epistolae duorum amantium) son una correspondencia sobre el amor. Es la ocasión de Eloísa para inventar, sobre el término tomado prestado a Tertuliano[30] entre personas del mismo sexo, es decir, aquí se asume la diferencia entre los segos. Parecidos y singulares, hombres y mujeres no son idénticos. Eloísa aplica a la cuestión de la naturaleza del amor una lección de lógica sobre la diferencia entre género y especie.

Esta concepción del deseo, en su plano intelectual y sexual, esta filosofía del sujeto responsable de sus deseos será presentada seis siglos y medio más tarde por el preciosismo, acompañada de la noción del amor perfecto. La definición que da Eloísa del amor es triplemente revolucionaria: primero porque es una mujer la que expresa su opinión sobre este tema, después porque habla desde su experiencia personal y, finalmente, porque la diferencia de sexos se traduce en diferentes formas de amar.

Adulterio y Astralabe (1116)

Entre alumna y profesor se establece una relación de transgresión algo inconstante en la que no se excluye la violencia : « ¿cuántas veces no usé amenazas y golpes para forzar tu consentimiento? (que de fois n'ai-je pas usé de menaces et de coups pour forcer ton consentement ?) ». Las noches de pasión llevan a los dos amantes hasta el sadomasoquismo : « a veces le pegaba, le daba golpes por amor, (…) por ternura (…) y estos golpes eran más dulces que todos los bálsamos. (…) todo lo que la pasión puede imaginar como insólito, lo añadíamos (j'allais parfois jusqu'à la frapper, coups donnés par amour, (…) par tendresse, (...) et ces coups dépassaient en douceur tous les baumes. (...) tout ce que la passion peut imaginer de raffinement insolite, nous l'avons ajouté.) »

Esta relación adúltera fue descubierta a principios de 1116[31] una noche en pleno delito fragrante por el tío de Eloísa, Fulberto, que alejó a los dos amantes. Cuando se volvieron a encontrar, ambos volvieron a dejarse llevar por la pasión y Eloísa quedó embarazada poco después.

Ruinas actuales del donjon de Pallet donde Eloísa embarazada fue a vivir junto a su cuñada, con quien finalmente terminaría su vida en la Abadía de Paraclet.

Para arrebatársela a las autoridades francesas, su amante organizó su secuestro disfrazándola de monja y se la llevó un día en el que su tío se había ausentado. Eloísa fue trasladada a Pallet, zona que no estaba controlada por el Reino de Francia.

En otoño de 1116, Eloísa da a luz en casa de la hermana de Abelardo, Denyse, un hijo al que dará el nombre no cristiano de Astralabio, es decir, en castellano moderno, astrolabio, que tendría el significado de "Puer Dei I" ("primer hijo de Dios" según el anagrama resultante de Petrus Abelardus II[34] junto a quien permanecerá Eloísa el resto de su vida.

Traición por el matrimonio (principios de 1117)

Fachada actual del número 24 de la rue Chanoinesse donde se encontraría la antigua Capilla San Aignan, lugar de celebración del matrimonio secreto de Eloísa y Abelardo.

Abelardo volvió solo a París para obtener el perdón de Fulberto, a quien prometió casarse con Eloísa sin que ésta fuese consultada. Siendo aún una adolescente, se vio avocada al destino de cortesana en una época de boom económico y demográfico que ofrecía a las mujeres la oportunidad de obtener una nueva condición escapando así del confinamiento del hogar. Cuando Abelardo regresó para buscarla, Eloísa terminó por ceder.

Durante las siguientes semanas, el anuncio del matrimonio se propagó por París. Pero en secreto, para no comprometer las oportunidades de Abelardo de conseguir una canonjía que exigía el celibato, tema por entonces debatido. La ceremonia bien se pudo realizar en la capilla casa del tío materno, San Cristophe, o a la Capilla San Aignan, hipotéticamente levantada por el tío paterno en su propia casa.

Eloísa, opuesta a su matrimonio juzgándose persona indigna para su esposo, hace de su condición de esposa una cuestión ética. Para ella, el matrimonio es una prostitución de la mujer,[35] un interés material de la esposa para alcanzar una determinada condición social que podría convenir a aquella que quisiese "prostituirse a alguien mucho más rico si la ocasión se presentase", pero no a una mujer verdaderamente enamorada de otra persona. Es por eso que ella habría preferido seguir siendo la "amiga" de su amante, siguiendo el modelo del amor cortés como un amor platónico, pero libre.

Deja claro su sacrificio moral precisando que "El nombre de esposa parecía más sagrado [...]. Me habría gustado, aun a riesgo de sorprenderte, el nombre de concubina o prostituta, con objetivo de que, cuanto más humilde me mostrase ante tus ojos, más cerca estaría de obtener tu gracia (...) y, en ese instante (...), había deseado más ser tu cortesana que la emperatriz de Augusto.

Rebelión y castración (finales de 1117)

Para Fulberto, el honor familiar es reparado gracias al matrimonio, el cual hace público a pesar de la promesa que éste había hecho a Abelardo. Eloísa sigue obstinada en negar el enlace, tanto en público como el privado. Esta actuación se debe a que ella se preocupa por preservar el secreto de la carrera de su marido y también porque no se ha negado llevar la vida de mujer libre que tanto desea. Su proyecto manifiesta abiertamente que el amor libre está por encima de las obligaciones conyugales y que cada esposo debe llevar la vida profesional que éste crea conveniente.

Fulberto no soporta más nula sumisión de su sobrina al orden familiar y lucha contra Eloísa por su obstinación a través de golpes, un método corriente de educación en aquella época[37] .

Fulberto se siente traicionado una segunda vez por parte de Abelardo. Este último cree que su paternidad y su trabajo son incompatibles en un hogar que no dispone de espacio suficiente para todas las tareas[40] .

A la mañana siguiente del crimen, la gente se agolpa alrededor del apartamento. Algunos burgueses de París creen que este acto constituye una falta del respeto al honor, no tanto por el daño que ha recibido un escolástico sino por ser éste una persona muy cercana a Étienne de Garlande, que ocupaba un alto cargo religioso en Francia. Fulberto es el único castigado por este crimen por el tribunal episcopal ya que no se ha producido un juicio previo a la castración: pierde su cargo y sus bienes son confiscados.

Religiosa de Sainte-Marie d'Argenteuil (1118-1128)

Los adiós de Eloísa a Abelardo,
óleo sobre tela expuesto en el Museo del Hermitage,
pintado en 1780 por Angelica Kauffmann
para ilustrar la edición de Alexander Pope.

A principios del año siguiente Eloísa, con su marido todavía convaleciente y con gran sentimiento de culpabilidad, decide tomar los hábitos. Esta ceremonia está llena de importancia pero va en contra del deseo de Eloísa, que decide volverse religiosa obedeciendo los deseos de Abelardo, que entrará a la vez a formar parte de otra orden únicamente tras haberse asegurado de que su mujer hubiese hecho lo mismo. Ella le reprochará esta falta de confianza, que achaca a la sumisión: para ella este acto beneficia solamente a Abelardo, ya que él puede seguir con su carrera religiosa mientras que es ella quien se sacrifica.

Quelle impie je fus, quand pour époux je pris,
Celui qui recevrait tant de malheurs pour prix!
Reçois mon châtiment en expiation.
Je veux m'en acquitter avec abnégation[41] .
(¡Qué impía que fui, cuando por esposo tomé
a aquél que me daría tantas penas por precio!
Recibo mi castigo en expiación.
Quiero cumplir con abnegación)
Plainte de Cornélie[42] recitado por Eloísa
subiendo al altar para recitar sus votos.
Eloísa abrazando la vida monástica pintado en 1812 por Jean-Antoine Laurent.

Uno o dos años más tarde, Pedro Abelardo, en guerra con sus hermanos de la orden de los benedictinos, se aleja tanto de estos como de Eloísa tras obtener un cargo de prior. Vuelve a dedicarse a la enseñanza de forma lucrativa de la cual ella podría ser beneficiaria por su condición de esposa. Esta enseñanza no está bien vista por algunos predicadores ya que pretende restaurar, apoyándose en la filosofía antigua de Aristóteles, la teología bajo una forma cristiana, fundar la fe no únicamente sobre la tradición pero también sobre la ciencia, convertir a la doctrina católica no por la autoridad de un predicador sino por la razón individual. Este conflicto tiene como colofón el enfrentamiento entre Pedro Abelardo y uno de sus ancianos maestros, Roscelin, de forma pública.

Abelardo es entonces acusado de causar problemas a la Iglesia por mezclar su condición de religioso con su condición de esposo. Sus enemigos le culpan por pasar parte de los beneficios que él obtiene por sus enseñanzas a su esposa a la vez que sigue siendo monje. Eloísa es insultada y, al mismo tiempo, descrita como una inocente víctima y una prostituta. Roscelin incluso llega a reprochar el sello de Abelardo, en el que se le representa formando un único cuerpo con su esposa.

Eloísa, tras todos estos incidentes, se siente traicionada al haber sido obligada a tomar los hábitos. A pesar de ello, tras diez años de vida monástica frustrante y sin vocación, es elegida como priora de su abadía.

La prior de la Sainte Trinité (1129-1144)

La fundación del Paraclet (1129-1131)

Abelardo recibe a Eloísa en el monasterio de Paraclet (1129). Grabado de 1897.

En 1129, Eloísa es expulsada del monasterio acompañada por sus hermanas por Suger, un enemigo de la casa de Montmorency y de Pedro Abelardo. Las hermanas encuentran refugio en la abadía de Notre-Dame de Yerres y bajo el cuidado de Eustachie, una viuda aristócrata. En esa misma época, Abelardo se encontraba en Bretaña visitando a su hermano Porchaire, canónigo de la diócesis de Nantes[43] . Eloísa se encuentra, pues, en una encrucijada: o sigue con su condición de convertida o vuelve a las calles.

Abelardo ofrece a la que todavía se considera su esposa, además de la de Jesucristo, fundar una abadía en el mismo lugar en el que él había construido una ermita en 1122. Es un pequeño edificio levantado sobre un terreno del conde Thibaut IV de Blois que éste le había concedido unos años antes. Este lugar estaría destinado a gente joven que querrían unirse para reinventarse en una vida cercana a la naturaleza y en la que seguirían las enseñanzas de Abelardo. Sin embargo, éste abandona a Eloísa y a sus hermanas religiosas en 1127, cuando huye a Rhuys tras una amenaza de sus rivales cistercienses.

Eloísa se instala finalmente con la mitad de sus hermanas en Argenteuil. Tras un año de extrema pobreza, los bienes solicitados por Abelardo[44] llegan finalmente. Aún así, Eloísa se siente completamente abandonada por su amante. Sin embargo, la abadía del Paraclet termina siendo un éxito que se prolongará a lo largo de los siglos hasta el 14 de noviembre de 1792.

Amor loco y fe racional (1132-1135)

Abelardo, de cincuenta y cuatro años, abandona definitivamente la Abadía de Saint-Gildas de Rhuys en 1133, donde sus hermanos han intentado asesinarle. Las cartas intercambiadas entre Abelardo y Eloísa desde 1132 son un monumento de la literatura francesa. Más allá de la moda renacentista y de la prosa rimada, las tres largas cartas de Eloísa reflejan una delicadeza que anuncian el abandono del latín por un francés antiguo.

Il en est qui se délectent des péchés qu'ils ont commis,
À tel point qu'ils ne s'en repentent jamais vraiment.
Mais non! Si doux est l'attrait de ce plaisir,
Qu'il ne souffre aucune pénitence.
C'est ce dont notre Héloïse a pris l'habitude constante,
De se plaindre sans cesse, à moi, en elle-même.
(...)
Elles sont si délicieuses les jouissances de notre délit,
Que nous prenons à s'écouter un plaisir extrème
(Hay quienes se deleitan con los pecados cometidos
hasta tal punto que nunca se terminan de arrepentir.
¡Pero no! Tan dulce es el atractivo de este placer,
que no sufren penitencia alguna.
Nuestra Eloísa está constantemente acostumbrada a ello,
a quejarse sin cesar, a mí, a ella misma.
(...)
Son tan deliciosos los disfrutes de nuestro delito,
que los escuchamos como un placer extremo).
Estado del espíritu de una Eloísa que no ha realizado el duelo de su amor, descrito en algunos versos años más tarde por un Abelardo que se queja a su hijo Astralabe.

Eloísa no reniega de su amor intelectual hacia un Abelardo confundido al igual que tampoco lo hace de su pecado. Con algo menos de cuarenta años, ella no cesa de remover las imágenes de los fantasmas que ha vivido, ni en sus sueños ni al despertar. Se arrepiente de no haber sido castrada al igual que su marido y se cree culpable por considerarse una mujer que todavía siente deseo.

Más allá de cuestiones íntimas, esta correspondencia muestra una crítica moralista frente a una tradición confusa repetida sin comprensión y una devoción que sólo se encuentra al exterior. Se trata de una priora que se esfuerza en ser coherente y completa la liturgia de su monasterio. Para ello, pide a su amado Abelardo que componga un himno religioso de treinta piezas con letra y música. Además, Eloísa hace de la abadía del Paraclet el primer centro de música sacra de su tiempo.

Casa románica en lo alto de la calle Palais en Provins, que fue probablemente una de las tres sinagogas de la ya tercera ciudad más grande del rieno de Francia, donde Abelardo consultaba documentos cuarenta años antes. Aparentemente muy presente en Paraclet entre 1133 y 1136, podría estar acompañado de Eloísa cuando ésta se dirigía a la corte itinerante de Tibaut IV de Blois

En 1135, durante el Concilio de Pisa, Eloísa se convierte en la segunda mujer, veinte años más tarde que Pétronille de Chemillé, en recibir el título de abadesa, ya que las anteriores mujeres en dirigir un convento femenino lo habían hecho siempre bajo la protección de un abad en un convento mixto. Pétronille de Chemillé, por su parte, había dirigido tanto el convento de hombres como el de mujeres de la abadía de Fontevraud ella sola. El priorato de Eloísa, dirigido por una abadesa, no recibiría el nombre de abadía hasta el 1 de noviembre de 1147, mientras que la orden del Paraclet se fundaría bajo la protección de Cluny.

Una regla monástica femenina (1136-1139)

En 1136, Eloísa coge las riendas de la abadía del Paraclet. Abelardo es llamado por el canciller Étienne de Garlande para retomar la tarea de la enseñanza que había iniciado en 1110, tres años antes del encuentro con Eloísa. Abelardo recibe con alegría la noticia sobre la finalización de los estudios de su hijo Astralabe bajo la dirección de su tío paterno Porchaire en la Catedral de Nantes[45] .

Eloísa, ochenta años antes de Santa Clara[note 1] . El papel de las mujeres religiosas se pone en duda por su condición de célibe y esposa.

Eloísa imaginada por Jean-Baptiste Mallet[49] . En realidad, la abadesa era una mujer de más de cuarenta años.

Su regla monástica se inspira de la orden cisterciense y de Robert d'Arbrissel[50] pero con argumentos no sólo de evangelistas y Padres de la iglesia sino de fuentes hebreas, griegas y latinas. Son moderadas pero no rigurosas, prohíben lo superfluo pero no lo necesario: esta regla, además de exigir un compromiso más allá de la apariencia, también apuesta por un sistema social. Los monjes deben servir en todo lo necesario a las hermanas a cambio de estar éstas bajo el control de un alto cargo episcopal. Ellas, para compensar estos servicios, deben ocuparse de las ropas o la comida de los monjes.

La reacción de Eloísa ha sido conservada gracias a Institutiones nostrae[52] .

Tras la cuestión simplista de la autenticidad de las cartas, la hipótesis avanza a partir del estudio de la construcción del texto de un primer conjunto de documentos de la priora. Lo que queda de las cartas de Abelardo y Eloísa sería el remanente del trabajo editorial iniciado en vida de ambos tal y como lo prueba la gran unidad del texto[59] .

A través de las figuras de pecadores arrepentidos[61] .

La condena (1140-1142)

Auto de fe bajo un sol trinitario
Crónica de Nurenberg[62] - 1493.

Durante el Concilio de Sens, Abelardo, rechazando debatir, evita ser condenado a quemar su libro como había sido durante el Concilio de Soissons. A lo largo del proceso, Bernard de Clairvaux, asegurándole lo contrario[63] , le amenaza con la hoguera.

El 26 de mayo de 1140, las ideas que profesa Abelardo sobre la Gracia divina, el Espíritu Santo o el pecado son condenadas en el Concilio de Sens. Este conflicto, lejos de ser religioso (ya que se cuestiona el lugar de los clérigos en la iglesia), también incumbe a la alta sociedad, especialmente entre la Casa de Champaña, a favor de Eloísa y Abelardo, y la Dinastía de los Capetos, que aún no poseía el poder que obtendría tiempo después. Se prepara una emboscada en la que personas como Bernard de Clairvaux realizan grandes esfuerzos para condenar a Abelardo de forma justificada.[64] . En que en uno de los textos de Abelardo, Sic et non, se citan contradicciones de la Biblia, de los Padres de la Iglesia y se invita al lector a reflexionar sobre el Espíritu Santo para tener una opinión propia.

El acusador Bernard de Clairvaux, para quien la fe está en el corazón y la razón en el Diablo, obtiene secretamente gracias al vino servido en un banquete de los jueces[65] , una condena antes del final de las discusiones. El argumento de la sentencia se basa sobre el respeto de la tradición.

El condenado escoge entones a Eloísa para que testifique de forma pública sobre su buena fe. Escribe una defensa[66] y se la manda antes de hacerla difundir, en vano. Un reescrito del papa Inocencio III y una formalidad de la Curia romana confirma la segunda condena a Abelardo el 18 de julio de 1141.

Eloísa no está impicada directamente pero las tesis condenadas la incumben ya que ella es el vivo ejemplo de la mujer inocente que peca por intención amorosa y después concibe un hijo.[67]

Abelardo, enfermo, debe renunciar a llevar en persona su defensa a la Curia romana y se jubila, marchándose primero a Saint-Marcel-lès-Chalons y después a la casa madre de la Abadía de Cluny. Finalmente moriría en primavera de 1142. Los monjes que le acompañan, probablemente celosos por guardar una reliquia que atraería los favores de donantes externos, no avisan a la priora del Paraclet.

Tumba para Abelardo (1143-1444)

Coro
Il se repose des souffrances
Él reposa de los sufrimientos
De la peine, et de l'amour.
De la pena, del amor.
À l'union céleste
A la unión celeste
Il en a appelé.
Él ha llamado
Déjà il a accédé
Y ya ha accedido
Au saint des saints du Sauveur.
Al Sanctasantórum, al Salvador.
(...)
5º estrofa
Avec toi j'ai enduré les malheurs,
Contigo soporté las desgracias
Qu'avec toi, épuisée, je dorme
que contigo, cansada, duermo
Et arrive en Sion.
Y llego a Sion.
Délivre de la croix,
Libérate de la cruz
Conduit à la lumière
Conduce hacia la luz
L'âme accablée.
El alma abrumada.
(...)
6º estrofa
Rendez grâce à l' âme sainte.
¡Otorgad la gracia al alma santa
Donne consolation, Paraclet!
Consuela, Paraclet!
(...)
Coro - 7º estrofa
Ils se reposent des souffrances
Ellos reposan los sufrimientos
De la peine, et de l'amour.
De la pena, y del amor.
À l'union céleste
A la unión celeste
Ils en appelaient.
Ellos han llamado
Déjà ils accédaient
Y ya acceden
Au saint des saints du Sauveur
Al Sanctasantórum del Salvador[68] .
Oración fúnebre de Pedro Abelardo ,
cantata, probablemente polifónica, atribuida a una Eloísa[note 2] que únicamente aspira a la muerte.

Eloísa contacta con el conde de Champaña Thibaut IV de Blois, que había dado refugio a Pedro Abelardo tras su primera condena. A su vez, éste contacta con la casa de Cluny para designar a un nuevo superior. Finalmente es elegido Pedro el Venerable, que había ayudado a Abelardo durante su segunda condena y que admiraba desde su adolescencia a Eloísa.

Pedro el Venerable, representado aquí adorando a la Virgen María, era un admirador de Eloísa, con quien negoció de forma habitual su afiliación al Paraclet.

A lo largo del año 1146, Pedro toma la iniciativa y contacta con Eloísa, quien obtiene de su admirador el favor de llevarle el cuerpo sin vida de su marido. El cadáver es entonces hurtado una noche cercana al 1 de noviembre de 1144 por un equipo conducido por Pedro en clandestinidad, que viaja de Saint-Marcel hasta el Paraclet. Es acogido el 10 de noviembre en la capilla de un pequeño monasterio cercano a la abadía, siguiendo así las últimas voluntades de Abelardo de ser enterrado en Paraclet[70] en una tumba frente al altar.

Pedro, antes de volver a Cluny, otorgó a Eloísa un manuscrito lacrado con el que otorgaba a Abelardo la plena indulgencia. A cambio, Eloísa aceptó que el Paraclet fuese recibido por la orden de Cluny, afiliación que no sería aceptada por Roma hasta el 1198.

La abadesa cluniciana del Paraclet (1145-1164)

Retrato de Thibaut IV de Blois sobre un árbol genealógico [72] . Eloísa, apadrinada por el protector de Pedro Abelardo, creador del condado de Champaña y fundador de la primera red bancaria. Ésta y su propia cuñada Denyse acogieron en el Paraclet a la cuñada de Esteban de Inglaterra cuando enviudó.

La abadesa se acoge, pues, a la regla cirstenciense[76] deseada por la reforma gregoriana.

Eloísa fue, de lejos, la más sabia de las mujeres de su tiempo, en una época en la que las más favorecidas tenían que contentarse únicamente con saber tocar un instrumento. Sin embargo, Eloísa consiguió imponerse como un caso excepcional entre todas las personas que dominaron su periodo por su sabiduría, su fuerza y su habilidad a la hora de gestionar una comunidad religiosa. Renombrada desde su juventud por sus composiciones musicales y sus canciones exitosas[77] , Eloísa fue, además, solicitada por príncipes y eclesiásticos por sus consejos.

En 1147, Eloísa obtuvo del papa Eugenio III una bula de exención en la que se le otorgaban una autoridad casi episcopal sobre cinco prioratos anexis. Funda entonces, junto a la condesa de Champaña Matilde de Carinthie (futura abuela de Felipe Augusto y viuda en 1151) una filial en La Pommeraie, donde esta última se retirará a final de su vida y morirá ocho años más tarde.

En 1158, recibe noticias de su hijo Astralabe relacionadas con el asesinato en Nantes del conde Godofredo VI de Anjou. Es posible que le recibiese mientras se encaminaba hacia su exilio en la Abadía de Cherlieu.

Veintiún años tras la muerte de su marido y siete años antes de su hijo, el domingo 16 de mayo de 1164, rodeada por otras religiosas y la futura priora Mélisende, Eloísa muere "de doctrina y religión muy resplandeciente"[78] . Su féretro es enterrado encima del de Pedro Abelardo como último acto de su sumisión.

Ambos reposan en el cementerio del Père-Lachaise, séptima división, desde el 16 de junio de 1817.

Other Languages
العربية: إلواز
azərbaycanca: Eloiza
català: Heloïsa
čeština: Heloisa
dansk: Héloïse
Deutsch: Heloisa
English: Héloïse
suomi: Héloïse
magyar: Héloïse
Nederlands: Héloïse
polski: Heloiza
русский: Элоиза
srpskohrvatski / српскохрватски: Héloïse d’Argenteuil
slovenčina: Heloisa
svenska: Héloïse