Elecciones generales de España de 1989

← 1986 • Bandera de España • 1993 →
Elecciones generales de 1989
Cortes Generales para la iv legislatura
Domingo 29 de octubre de 1989
TipoElecciones generales
Cargos a elegir350 diputados[b]
208 senadores[c]

Demografía electoral
Población38,476,094
Hab. inscritos29,604,055
VotantesCongreso: &&&&&&&020 646 365,&&&&&020 646 365
Senado: &&&&&&&020 684 212,&&&&&020 684 212
Participación
  
69.74 % Red Arrow Down.svg 0.8 %
Votos válidosCongreso: &&&&&&&020 493 682,&&&&&020 493 682
Senado: &&&&&&&019 974 111,&&&&&019 974 111
Votos en blancoCongreso: &&&&&&&&&0 141 795,&&&&&0141 795
Senado: &&&&&&&&&0 334 118,&&&&&0334 118
Votos nulosCongreso: &&&&&&&&&0 152 683,&&&&&0152 683
Senado: &&&&&&&&&0 710 101,&&&&&0710 101

Resultados
PSOE Wordmark (1976-2001).svg
PSOE
Votos8,115,568 Red Arrow Down.svg 8.8 %
Diputados obtenidos175 Red Arrow Down.svg 9
  
39.60 %
People's Party (Spain) Logo (1989-1993).svg
PP
Votos5,285,972 Green Arrow Up.svg 0.7 %
Diputados obtenidos107 Green Arrow Up.svg 2
  
25.79 %
Logo IU 1989-2008.svg
IU
Votos1,858,588 Green Arrow Up.svg 98.7 %
Diputados obtenidos17 Green Arrow Up.svg 10
  
9.07 %
Centro Democrático y Social (corto).png
CDS
Votos1,617,716 Red Arrow Down.svg 13.1 %
Diputados obtenidos14 Red Arrow Down.svg 5
  
7.89 %
Ciu 1980s.png
CiU
Votos1,032,243 Green Arrow Up.svg 1.8 %
Diputados obtenidos18 Gray Rectangle Tiny.svg 0
  
5.04 %
HSSamarbete.svg
Otros partidos
Votos1,208,263  
Diputados obtenidos19  
  
5.9 %

Resultados al Congreso de los Diputados por circunscripción
Elecciones generales de España de 1989
Partido con mayor número de votos en cada circunscripción

Distribución de escaños en el Congreso de los Diputados
Elecciones generales de España de 1989

  175   PSOE   107   PP   17   IU   14   CDS   18   CiU   5   PNV   4   HB   2   PA   2   UV   2   EA   2   EE   1   PAR   1   AIC


Presidente del Gobierno

Notas
  1. En las circunscripciones de Ceuta y Melilla, distritos uninominales, el escrutinio es en la práctica mayoritario
  2. Que a su vez eligen al presidente del Gobierno.[nota 1]
  3. Sobre un total de 264.

El domingo 29 de octubre de 1989 se celebraron elecciones generales en España. Las elecciones fueron anticipadas nueve meses, ya que debían haberse celebrado el domingo 22 de julio de 1990. Felipe González adelantó la convocatoria debido a los desacuerdos del Gobierno con los sindicatos mayoritarios UGT (afín al PSOE) y CCOO, que convocaron una huelga general el 14 de diciembre de 1988, contra una reforma laboral que introducía los contratos temporales, facilitaba el despido y reducía al mínimo legal los derechos laborales de los trabajadores menores de 25 años. Dicha huelga fue la más exitosa de la democracia en España, paralizando incluso la televisión pública, y obligó al Gobierno a negociar con los sindicatos.

Tras anunciarse los resultados por primera vez, la noche de las elecciones, el Partido Socialista Obrero Español había renovado su mayoría absoluta, aunque esta vez por un margen exacto, de 176 sobre 350 escaños, sin poder ocultar la pérdida de casi 800.000 votos y un notorio declive de su popularidad.

El Partido Popular se presentaba a estos comicios tras su refundación de ese mismo año; su candidato fue José María Aznar. En las elecciones europeas de ese mismo año, el PP había obtenido un mal resultado, apenas un 21%, lo que motivó a cambiar de candidato, dando Manuel Fraga un paso atrás y presentando a Aznar, presidente de Castilla y León con un perfil joven. El PP recuperó los votos perdidos en las europeas y superó los malos pronósticos con un resultado similar al de 1986. Esto permitió a Aznar seguir al frente del PP, haciéndolo crecer en el futuro.

Debido a la confrontación del PSOE con los sindicatos debido a la política del Gobierno, el voto a la izquierda radical aumentó, duplicando su número de papeletas, aunque sin alcanzar, por poco, los resultados de las dos primeras elecciones.

Los comicios de 1989 fueron considerados como unos de los más controvertidos en la historia democrática de España. El anunció lento de los resultados en muchos distritos electorales, junto con defectos graves en los datos del registro electoral, una estructura ineficiente de la administración electoral y la lucha política en curso entre el gobernante PSOE y los partidos de la oposición sobre la mayoría absoluta socialista en el Congreso de los Diputados dio lugar a un gran escándalo cuando los resultados electorales en una serie de distritos electorales fueron impugnados bajo acusaciones de irregularidades y fraude.[4]

De este modo el candidato por el PSOE, Felipe González, se quedó a un escaño de revalidar por tercera vez su mayoría absoluta aunque pudo gobernar como tal, puesto que los diputados de Herri Batasuna se ausentaron durante toda la legislatura, con lo que el grupo socialista abarcaba más de la mitad de los diputados de la cámara.

Respecto a 1986 el PSOE pierde Navarra, La Rioja, Baleares, Palencia, Valladolid, Salamanca y Madrid; el PP gana Navarra, La Rioja, Baleares, Palencia, Valladolid, Salamanca, Ávila y Madrid; el CDS pierde Ávila; y el PNV no obtiene el respaldo mayoritario en Guipúzcoa, que pasa a manos de Herri Batasuna.

Contexto histórico

Antecedentes

El segundo mandato de Felipe González se caracterizó por el crecimiento económico, con inversiones públicas favorecidas por los Fondos Estructurales provenientes de la Comunidad Económica Europea a la que España había accedido recientemente. El PIB creció alrededor o por encima del 5% entre 1987 y 1989 y el desempleo disminuyó del 20.6% al 16.9%.[10]

Al mismo tiempo, el principal partido de la oposición, la conservadora Alianza Popular (AP), sufría una profunda crisis interna desde las elecciones de 1986, que habían visto la disolución de la Coalición Popular y la renuncia del líder del partido Manuel Fraga.[20]

El período 1986-1989 también vio un aumento en la actividad terrorista del grupo separatista vasco Euskadi Ta Askatasuna (ETA). Esto llegó a su punto máximo con el atentado de Hipercor el 19 de junio de 1987, que con 21 muertos y 45 heridos se convertiría en el ataque más letal en la historia de ETA. Otros ataques mortales incluyeron el bombardeo de la Plaza República Dominicana el 14 de julio de 1986, tres semanas después de las elecciones generales anteriores y un día antes de que las Cortes recién elegidas volvieran a reunirse, lo que dejó 12 muertos y 32 heridos; y el atentado de los barracones de Zaragoza en diciembre de 1987, con 11 muertos, incluidos 5 niños, y 88 heridos. Al mismo tiempo, el gobierno del PSOE introdujo una política de dispersión de terroristas encarcelados en todo el territorio español para evitar que las organizaciones terroristas, entre ellas ETA, impidieran coercitivamente la reinserción de los presos. Los partidos políticos firmaron varios acuerdos antiterroristas, como el Pacto Ajuria Enea o el Acuerdo sobre Terrorismo de Madrid, dirigidos a aumentar la cooperación entre partidos y terminar con el terrorismo. En enero de 1989, ETA declaró un cese al fuego de 15 días, más tarde prorrogado varias veces, para iniciar conversaciones de negociación en Argel con el gobierno socialista,[23]

Adelanto

El mandato las dos Cámaras de las Cortes Generales -el Congreso de los Diputados y el Senado- expira cuatro años después de la fecha de su elección anterior, a menos que se disuelvan antes. El Decreto Electoral debía emitirse a más tardar el día veinticinco antes de la fecha de expiración de las Cortes en caso de que el Presidente del Gobierno no hiciera uso de su prerrogativa de disolución anticipada. El Decreto debía publicarse al día siguiente en el Boletín Oficial del Estado, y el día de las elecciones debía tener lugar entre el 54º y el 60º día de la publicación. Las elecciones anteriores se celebraron el 22 de junio de 1986, lo que significaba que el período legislativo expiraría el 22 de junio de 1990. El decreto electoral debía publicarse a más tardar el 29 de mayo de 1990, y las elecciones se celebrarían el día siguiente a partir de la publicación, fijando la última posible fecha de elección para las Cortes Generales el sábado 28 de julio de 1990.[25]

El Presidente del Gobierno tiene la prerrogativa de disolver ambas Cámaras en un momento dado, ya sea en forma conjunta o por separado, y convocar a elecciones anticipadas, siempre que no hubiera una moción de censura en curso, no estuviera en vigor el estado de emergencia y no se produjera la disolución antes de que haya transcurrido un año desde la anterior. Además, ambas cámaras se disolverían y se convocaría una nueva elección si un proceso de investidura no lograba elegir un Presidente del Gobierno dentro de un período de dos meses desde la primera votación.[28]

Campaña

A pesar de la huelga general de 1988 y la pérdida de popularidad del gobierno, las posibilidades de una derrota electoral del PSOE eran remotas. La retirada de Fraga y la designación de Aznar como candidato del PP no bastaron para revertir el hecho de que la oposición seguía sumamente dividida y era electoralmente débil. Además, la economía se encontraba en buen estado y creciendo, lo que hizo inevitable otra victoria del PSOE. Sin embargo, la campaña se centró en si los socialistas lograrían conservar la mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados por un tercer período. Izquierda Unida, liderada por Julio Anguita, tenía esperanzas de aumentar su representación parlamentaria por encima de los 7 escaños. Felipe González confirmó que, si ganaba las elecciones, sería su última candidatura a Presidente del Gobierno. No cumpliría, sin embargo, esta promesa y sería candidato por dos elecciones más hasta 1996.[29]