Elecciones federales de México de 1988

← 1985 • Bandera de México • 1991 →
Elecciones federales de México de 1988
Miércoles 6 de julio de 1988
TipoPresidencial y legislativa

Demografía electoral
Población82,223,152
Hab. inscritos38,074,926
Votantes19,145,012
Participación
  
52.01 % Red Arrow Down.svg 22.9 %
Votos válidos18,596,133
Votos nulos548,879

Resultados
Carlos Salinas.jpg
Carlos Salinas de Gortari – PRI
Votos9,641,329 Red Arrow Down.svg 42.4 %
Senadores obtenidos60 Red Arrow Down.svg 3
Diputados obtenidos262 Red Arrow Down.svg 30
  
50.36 %
Cuauhtemoc Cardenas Solorzano.jpg
Cuauhtémoc Cárdenas – PARM
Votos5,956,988  
Senadores obtenidos4  
Diputados obtenidos137 Green Arrow Up.svg 59
  
31.12 %
Manuel Clouthier.jpg
Manuel Clouthier – PAN
Votos3,267,159 Red Arrow Down.svg 11.7 %
Senadores obtenidos0  
Diputados obtenidos101 Green Arrow Up.svg 63
  
17.07 %

Resultado por estado
Elecciones federales de México de 1988
   27     CSG
  4+DF   CCS

Composición del Senado
Elecciones federales de México de 1988
  60   PRI
  4   PMS

Composición de la Cámara de Diputados
Elecciones federales de México de 1988
  262   PRI   101   PAN   49   PPS
  36   PFCRN   30   PARM   18   PMS

Coat of arms of Mexico.svg
Presidente de México

Las elecciones federales de México de 1988, referidas también como el proceso electoral federal 1987-1988, se llevaron a cabo el miércoles 6 de julio de 1988. Desarrolladas bajo la dirección de la Comisión Federal Electoral —y siendo las últimas a su cargo—, con ellas se renovaron ambas cámaras del Congreso de la Unión —500 diputados y 64 senadores— y se eligió un nuevo presidente de la República. Los comicios se efectuaron en el marco de nuevas regulaciones electorales que permitían una mayor participación de la oposición en los propios procesos electorales y una mayor representación en la Cámara de Diputados. Sin embargo, estas reformas también trataron de asegurarle al partido gobernante desde 1946, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), la mayoría absoluta en la Cámara y otorgar al gobierno federal el control total de la organización electoral.

Los cambios en las normativas institucionales demostraron que el PRI ya preveía un resultado «conflictivo» en estas elecciones. Por otra parte, el Código Electoral Federal de 1986 supuso un incremento de poder del partido hegemónico en la autoridad electoral y alteró la unión que tradicionalmente mantenía con los partidos paraestatales, creando la oportunidad de creación del opositor Frente Democrático Nacional (FDN) y representando la primera ocasión desde 1946 en la que el candidato presidencial priista era postulado únicamente por el propio partido.[1]

Mientras se realizaba el cómputo de los votos se reportó un fallo en el sistema encargado de reportar el conteo de los sufragios a medida que se realizaban. Este incidente causó acusaciones de fraude en la elección del Presidente de la República.[2]

A pesar de haberlo negado anteriormente,[6]

Antecedentes

Las elecciones legislativas de 1985, en las que se renovó la Cámara de Diputados, fueron las últimas regidas por la Ley Federal de Organizaciones Políticas y Procesos Electorales (LFOPPE), emanada de la reforma política de 1977. En esa ocasión se registró una participación del 50.68% y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) alcanzó el 64.81% de los votos por mayoría relativa y 60.07% de representación proporcional, seguido del Partido Acción Nacional (PAN) con 15.59% y 15.49%, respectivamente. La tercera fuerza, el Partido Socialista Unificado de México (PSUM), llegó solamente a 3.22% de los votos por mayoría y 3.30% de representación proporcional. Por lo anterior, el PRI logró controlar el 72.25% de la Cámara de Diputados en la LIII Legislatura.[7]

Reformas constitucionales de 1986

El 19 de junio de 1986, se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) un acuerdo firmado por el presidente Miguel de la Madrid (1982-1988) que instruía a la Secretaría de Gobernación a convocar a los partidos políticos nacionales, asociaciones, organizaciones, instituciones y ciudadanos a participar en «audiencias públicas de consulta sobre la renovación Política Electoral [...]», con la intención de recabar opiniones que permitieran al presidente «encontrar formas de perfeccionamiento democrático».[9]

Los cambios significaron el incremento de 400 a 500 diputados —se adicionaron 100 escaños electos por representación proporcional—, establecieron que todos los partidos que alcanzaran un 1.5% de votos podrían participar en el sistema de representación proporcional y limitaron a 350 el número máximo de escaños que el partido más votado podría obtener, independientemente del porcentaje de votos logrado. Igualmente se determinaba un mecanismo para asegurar que siempre un partido tuviera la mayoría absoluta en la Cámara:[11]

Con las reformas, el artículo 60 determinó que cada «Cámara calificará las elecciones de sus miembros y resolverá las dudas que hubiese sobre ellas» y que la «preparación, desarrollo y vigilancia de los procesos electorales» correspondería al Gobierno Federal.[14]

Código Federal Electoral de 1987

En noviembre de 1986, de la Madrid envió a la Cámara de Diputados su iniciativa de ley del Código Federal Electoral. Los debates al respecto se iniciaron el 17 de diciembre siguiente, iniciando con el rechazo de una petición de los grupos parlamentarios de cinco partidos con la que protestaban contra la iniciativa y por la eliminación de sus proyectos.[16]

El nuevo código electoral estableció el principio de financiamiento público a partidos políticos con base en la cantidad de votos y escaños alcanzados; facilitó la conformación de coaliciones; implementaba la revisión anual del padrón electoral; eliminaba el registro condicionado de formaciones políticas; incorporaba la figura del Tribunal de lo Contencioso Electoral Federal, —órgano capacitado para resolver recursos de queja, reclamación y nulidad—, y cambiaba la conformación de la Comisión Federal Electoral (CFE): seguiría estando integrada por el secretario de Gobernación —que además fungía como su presidente— y representantes del Congreso de la Unión, sin embargo, establecía la representación de partidos políticos —un comisionado para cada formación con 1.5% de los votos, más uno por cada 3% adicional, con un límite de 16 comisionados por partido—.[18]