Elección presidencial de Chile de 2005-2006

←  1999 • Bandera de Chile •  2009 →
Elección presidencial de Chile de 2005-2006
Domingo 11 de diciembre de 2005 (1.ª vuelta)
Domingo 15 de enero de 2006 (2.ª vuelta)
Tipo Presidencial, nivel nacional
Período 11 de marzo de 2006 al
11 de marzo de 2010
Duración de campaña Primera vuelta:
11 de noviembre a 8 de diciembre de 2005
Segunda vuelta:
3 a 12 de enero de 2006
Debate(s) 19 de octubre de 2005
16 de noviembre de 2005
4 de enero de 2006

Demografía electoral
Población 15 900 000 (est.)
11 419 104 ciudadanos
Hab. inscritos 8 220 897
Votantes 1.ª vuelta 7 207 278
Participación
  
87.67% Red Arrow Down.svg 3%
Votos válidos 6 942 041
Votos en blanco 84 752
Votos nulos 180 485
Votantes balotaje 7 162 345
Participación
  
87.12% Red Arrow Down.svg 0.5%
Votos válidos 6 959 413
Votos en blanco 47 960
Votos nulos 154 972

Resultados
Michelle Bachelet headshot 2013.jpg
Michelle Bachelet Jeria – PS
Concertación
Votos 1.ª vuelta 3.190.691
En  balotaje 3.723.019 Green Arrow Up.svg 16.7%
  
45.96%
  
53.50%
Piñera crop.jpg
Sebastián Piñera Echenique – RN
Alianza
Votos 1.ª vuelta 1.763.694
En  balotaje 3.236.394 Green Arrow Up.svg 83.6%
  
25.41%
  
46.50%
Lavín crop.jpg
Joaquín Lavín Infante – UDI
Alianza
Votos 1.ª vuelta 1.612.608
  
23.23%
Hirsch crop.jpg
Tomás Hirsch Goldshmidt – PH
Juntos Podemos Más
Votos 1.ª vuelta 375.048
  
5.40%

Coat of arms of Chile.svg
Presidente de Chile
Titular
Ricardo Lagos
Concertacion.svg Partido por la Democracia emblema.png

Resultados oficiales

La elección presidencial de Chile de 2005 para el período 2006-2010 se llevó a cabo el 11 de diciembre de 2005, en conjunto con las elecciones de diputados y senadores. Debido a que ninguno de los cuatro candidatos obtuvo la mayoría absoluta, las dos primeras mayorías, Michelle Bachelet (45,96 % de los votos) y Sebastián Piñera (25,41 % de los sufragios) se enfrentaron en una segunda vuelta, realizada el 15 de enero de 2006. Con un 53,50 % de los votos, Michelle Bachelet fue elegida presidenta de la República.

Según la Constitución chilena, pueden ejercer el derecho a sufragio los ciudadanos, o sea, quienes han cumplido 18 años de edad y no han sido condenados a una pena superior a 3 años de presidio (pena aflictiva). Para participar en las elecciones se requiere estar previamente inscrito en los registros electorales y presentar la cédula de identidad. Los requisitos para inscribirse son ser mayor de 18 años al día de la elección y tener nacionalidad chilena o ser extranjero residente por más de cinco años en el país (que se acredita con un certificado emitido por el respectivo gobernador provincial). El derecho a votar queda suspendido por interdicción en caso de demencia, por hallarse acusada por delito que merezca pena aflictiva o por delito por terrorismo y por sanción del Tribunal Constitucional (en conformidad al artículo 19 número 15 inciso 7.º de la Constitución).

El proceso de inscripción en los registros electorales es voluntario, pero luego de haberse inscrito, el elector está obligado a sufragar a perpetuidad y sólo puede excusarse por razones de salud o por ubicarse a más de 300 kilómetros de distancia del local de votación, hecho del que puede dejarse constancia en la unidad de Carabineros de Chile más cercana. En caso de no asistir o no asumir como vocal de mesa, los electores pueden ser condenados al pago de multas.

El universo electoral habilitado para participar en la votación presidencial ascendió a 8 220 897 personas.

Definición de candidaturas

Alianza por Chile

Joaquín Lavín y Sebastián Piñera, candidatos de la UDI y RN, respectivamente.

Tras la derrota de Joaquín Lavín ante Ricardo Lagos, en enero del 2000 por sólo un margen del 2,62 %, el candidato de la Unión Demócrata Independiente se mantuvo como el principal candidato de la oposición para las elecciones del año 2005. A comienzos del año 2003, Joaquín Lavín figuraba como la persona con mayores probabilidades de suceder al presidente Ricardo Lagos, pero el apoyo al Gobierno comenzó a fines de ese año a remontar en la opinión pública.

La popularidad de Joaquín Lavín comenzó a decaer, luego de un desgaste comunicacional, y debido a la aparición de figuras carismáticas como Michelle Bachelet y Soledad Alvear. La intención de voto en su favor, que en su momento alcanzó más del 50 %, comenzó a caer hasta el 30 %. Ese antecedente, sumado a la derrota de la Alianza por Chile en las elecciones municipales del año 2004, fueron los principales signos del deterioro de la imagen de Lavín.

La situación crítica en que se encontraba la candidatura de Lavín revivió diferencias entre los dos partidos de la Alianza. Dentro de Renovación Nacional comenzó a surgir un grupo de descontento que pretendía levantar la candidatura del empresario Sebastián Piñera. Así, el 14 de mayo de 2005, ante el Consejo Nacional del partido, Piñera fue elegido como su candidato a la presidencia de la República, no sin desatar una debacle que concluyó con renuncias masivas de militantes del ala conservadora de Renovación Nacional (incluyendo algunos alcaldes y otros dirigentes), y con euforia en el ala liberal.

Aunque se especuló en la posibilidad de efectuar una primaria abierta al interior de la derecha, Sebastián Piñera anunció el 16 de mayo que sólo se enfrentaría a Joaquín Lavín directamente en la primera vuelta electoral del 11 de diciembre.

Concertación

Michelle Bachelet.

Debido a la existencia de varios precandidatos presidenciales en los partidos de la coalición, el candidato presidencial único que se presentaría el 11 de diciembre tendría que ser elegido en elecciones primarias, como había sido la práctica en las dos elecciones presidenciales precedentes.

El Partido Socialista presentó como precandidata a Michelle Bachelet, exministra de Salud y Defensa del gobierno de Ricardo Lagos. Posteriormente, el Partido por la Democracia (PPD) y el PRSD también proclamaron a Bachelet como su precandidata.

La Democracia Cristiana, en cambio, debió enfrentar un arduo trabajo para elegir a su representante entre Eduardo Frei Ruiz-Tagle, expresidente de la República y senador vitalicio, Adolfo Zaldívar, presidente de la colectividad, y Soledad Alvear, anterior ministra de los gobiernos concertacionistas de Patricio Aylwin (Servicio Nacional de la Mujer), Frei (Justicia) y Ricardo Lagos (Relaciones Exteriores). Finalmente, Frei retiró su postulación, y tras una votación en la Junta Nacional del Partido del 15 de enero de 2005, Soledad Alvear fue elegida como precandidata de la DC.

Tras definir a las dos precandidatas presidenciales (lo que representaba la primera vez en la historia del país que una mujer se presentaría con posibilidades reales de salir elegida), comenzó una serie de reuniones entre ambos comandos para definir el sistema de elección de la candidata única. Finalmente, se acordó una elección a nivel nacional abierta para todos los inscritos en los registros electorales (excepto los inscritos en partidos de otra coalición), el 31 de julio de 2005. Además, fue programada una serie de debates, televisados a nivel nacional, en cada una de las regiones: el primero en Hualpén ( Concepción) el 28 de abril, y el último, el 27 de julio en Santiago.

Sin embargo el 24 de mayo, la abanderada demócrata cristiana Soledad Alvear declinó a seguir en la carrera a la presidencia, dejando como única candidata a la socialista Michelle Bachelet.

Juntos Podemos Más

Tomás Hirsch.

La coalición Juntos Podemos Más definió su candidato único por un proceso de dos fases. La primera fase fue una consulta nacional el 28 de mayo del 2005. Simultáneamente se efectuaron asambleas comunales y sectoriales para preparar las bases programáticas y elegir delegados a la Asamblea Nacional. El 5 de junio fue realizada una Asamblea Nacional, que proclamó a Tomás Hirsch como candidato único del pacto.

Otros precandidatos del pacto fueron Tomás Moulián, independiente por el Partido Comunista de Chile, Manuel Jacques, por la Izquierda Cristiana, Nicolás García Moreno, por el Bloque por el Socialismo, y Julián Alcayaga, por el Comité de Defensa del Cobre. Todos ellos declinaron sus postulaciones. Jorge Pavez se retiró previamente de la contienda, condicionando su propia nominación como candidato para el ingreso de su referente político, Fuerza Social y Democrática.

Candidaturas fallidas

La candidatura independiente del líder mapuche Aucán Huilcamán fue rechazada el 15 de septiembre por el Servicio Electoral, ya que no cumplía con el requerimiento legal mínimo de firmas acreditadas ante notario para una candidatura independiente.[2]

Other Languages