Elección presidencial de Chile de 1925

← 1920 • Bandera de Chile • 1927 →
Elección presidencial de Chile de 1925
Presidente para el período 1925-1931
Sábado 24 de octubre de 1925
TipoPresidencial, nivel nacional
Período23 de diciembre de 1925 al 23 de diciembre de 1931

Demografía electoral
Población3 929 000 (est,)
Hab. inscritos302 142[1]
Votantes260 895
Participación
  
86.35 % Green Arrow Up.svg 41.3 %
Votos válidos260 278

Resultados
E.Figueroa.jpg
Emiliano Figueroa Larraín – PLD
Votos186,187  
  
71.53 %
José Santos Salas.jpg
José Santos Salas Morales – USR
Votos74,091  
  
28.47 %

Coat of arms of Chile.svg
Presidente de Chile
Titular
Luis Barros Borgoño
PL (Vicepresidente)

La elección presidencial de Chile de 1925 se realizó el 24 de octubre de 1925. Fue la primera elección directa de presidente de la república en la historia del país, según lo estipulado en la Constitución de 1925, promulgada el 18 de septiembre de ese mismo año, la cual ponía fin al régimen parlamentario para dar inicio a un nuevo régimen presidencialista.

En esta elección, se presentaron dos candidatos: Emiliano Figueroa Larraín, quien agrupaba tras de sí a todas las fuerzas políticas tradicionales, liberales y conservadores unidos, radicales y democráticos, mientras el candidato opositor, José Santos Salas, fue levantado por la Unión Social Republicana de Asalariados de Chile, sumándose varias colectividades de izquierda, como el Partido Comunista, además de organizaciones sindicales.

Contexto

El mandato de Arturo Alessandri se terminaba en diciembre de 1925 y había que elegir a un nuevo presidente. Alessandri quería postular a un candidato único consensuado por todos los partidos políticos, para así hacer frente a la posibilidad de que saliera electo un caudillo militar, como lo era Carlos Ibáñez del Campo,[2]​ quien luego de la intervención militar de 1924, ostentaba mucho poder y era el actual ministro de Guerra.

Mas, el Partido Radical postuló a la presidencia a Armando Quezada y civiles propusieron la candidatura de Carlos Ibáñez del Campo, quien aceptó. Ante esto, Alessandri se movió para que todos los ministros de su gabinete presentaran su renuncia, pero Ibáñez se resistió al encontrar que esta era una maniobra política para alejarlo del poder. La consecuencia de ello fue la inmediata renuncia de Alessandri, no sin antes haber nombrado a Luis Barros Borgoño como ministro del interior, el cual pasó a ostentar temporalmente el poder del gobierno como vicepresidente de la república[3]​.

Ibañez, presionado por grupos internos del ejército y la marina, llama a los partidos políticos a elegir a un candidato único para bajar su candidatura. Quezada es depuesto como candidato y es elegido, en consenso, Emiliano Figueroa.