El viaje de Chihiro

El viaje de Chihiro (千と千尋の神隠し Sen to Chihiro no kamikakushi ?, lit. «La misteriosa desaparición de Sen y Chihiro»)[3]​ es una película de animación japonesa dirigida por Hayao Miyazaki y producida por Studio Ghibli. Se trata del séptimo largometraje dirigido por Miyazaki dentro del estudio y de la decimotercera producción de Ghibli.

El filme cuenta la historia de una niña de nueve años llamada Chihiro, quien durante una mudanza se ve atrapada en un mundo mágico y sobrenatural, teniendo como misión buscar su libertad y la de sus padres, y así poder regresar a su mundo.

Miyazaki escribió el guión después de haber decidido que la película estaría basada sobre la hija de diez años de un amigo, quién iba a visitar su casa cada verano. En ese momento Miyazaki estaba trabajando en dos proyectos personales, pero ambos fueron rechazados. Con un presupuesto de 1900 millones de yenes —19 millones de dólares estadounidenses—, la producción de El viaje de Chihiro comenzó en el año 2000.[4]

Desde su estreno, que fue el 20 de julio de 2001 El viaje de Chihiro alcanzó un gran éxito dentro y fuera de Japón. Con una recaudación mayor a los 30 mil millones de yenes —229 millones de dólares—, se convirtió en la película más taquillera en la historia del cine japonés;[9]​ Además, se encuentra en el top 10 de las 50 películas que deberías ver a los 14 años según el British Film Institute.

Argumento

Imagen de varios yōkai, similares a los espíritus que aparecen en la película.

Chihiro y sus padres se vieron obligados a mudarse a otra ciudad. Durante la mudanza, su padre decide tomar un atajo para ahorrar tiempo, pero solo consiguen internarse en un bosque y paran al encontrarse frente a un edificio con un gran y extraño túnel en el centro. Sus padres deciden bajar del auto para explorarlo. Chihiro se niega, pero sus padres insisten en hacerlo. Al otro lado del túnel, descubren un pueblo aparentemente abandonado, pero la familia decide recorrer el lugar con la finalidad de encontrar a alguien. En su recorrido encuentran un restaurante donde deciden quedarse para comer; sin embargo, al no encontrar quien les atienda, deciden tomar los alimentos sin permiso alguno. Chihiro decide alejarse de ellos para continuar investigando y se encuentra con un misterioso joven llamado Haku, quien le ordena que se marche de allí junto con sus padres antes de que anochezca.

Chihiro corre en busca de sus padres, aunque a medida que va oscureciendo la ciudad poco a poco va cobrando vida, los faros se encienden y aparecen de la nada una gran variedad de espíritus. Al llegar al restaurante en el que había dejado a sus padres, Chihiro descubre que estos se han convertido en dos enormes cerdos; atemorizada, la joven decide salir huyendo del sitio, pero en cuanto decide parar se da cuenta de que su brazo se vuelve trasparente y va desapareciendo. Haku, que aparece nuevamente a su lado, le dice que, para no desaparecer, debe comer algo de ese mundo, por lo que le ofrece una baya. Tras esto, la lleva rápidamente y de manera clandestina a una casa de baños termales, en la cual debe conseguir un trabajo hasta que él pueda ayudarle a escapar. Haku envía a Chihiro con el calderero de la casa de baños, Kamaji, y le dice que le pida un trabajo a este. Kamaji se rehúsa a la petición de la niña debido a que ya tiene a los susuwatari trabajando para él, sin embargo, le encomienda a Lin, una trabajadora de los baños, que envíe a Chihhiro con la bruja Yubaba, la dueña de la casa de baños. Yubaba trata de repeler a Chihiro, pero ella persiste y no cesa de pedirle un trabajo, recordando la advertencia de Haku de que todo aquel que no trabaje será convertido en un cerdo. La persistencia de Chihiro provoca que Yubaba finalmente le otorgue un puesto de trabajo, pero la bruja cambia su nombre a Sen (千).

Al día siguiente, Sen se reencuentra con Haku, quien la lleva a ver a sus padres en los corrales. Allí, Sen encuentra entre sus viejas ropas una tarjeta de despedida dirigida a Chihiro por parte de sus amigos, y se da cuenta de que casi había olvidado su propio nombre. Haku le advierte que Yubaba controla a la gente tomando sus nombres y que si llegaba a olvidar el suyo, tal como había sucedido con él, no podría salir jamás del mundo de los espíritus. Mientras trabaja, Sen invita a una criatura enmascarada y silenciosa llamada "Sin Rostro" a la residencia, creyendo que se trataba de un cliente. Posteriormente, un "espíritu oloroso" arriba a los baños y Yubaba se lo encarga a Sen, quien lo conduce hasta los baños grandes. Sen descubre que en realidad es el dios de un río contaminado y se las arregla para quitarle la suciedad. En agradecimiento por limpiarlo, el dios le otorga a Sen una bola de "pastel" verde. Mientras tanto, el Sin Rostro tienta a un trabajador con oro para luego comérselo. El Sin Rostro demanda comida y comienza a dar propinas, en el proceso engullendo a otros dos trabajadores codiciosos.

Sen descubre shikigamis de papel atacando a un dragón, al que reconoce como Haku. Cuando un Haku gravemente herido se estrella en la oficina de Yubaba, Sen va rápidamente tras él. Allí, un shikigami que se había pegado a la espalda de Sen se transforma en Zeniba, la hermana gemela de Yubaba. Zeniba se jacta de que gracias a Sen había podido echarle un buen vistazo a la residencia de su hermana, y transforma a Boh, el hijo de Yubaba, en un ratón, sosteniendo que así tendría un "poco de libertad", no sin antes creando un señuelo del bebé. También convierte a la criatura voladora de Yubaba en un ave diminuta. Zeniba le informa a Sen que Haku había robado su sello mágico y le advierte que este mismo llevaba una maldición mortal. Después de escapar de Zeniba, Haku se zambulle a la sala de calderas con Sen y Boh en su espalda. Sen le da de comer parte de la bola de pastel del dios del río, lo que le hace vomitar el sello y una babosa negra, la cual Sen aplasta con su pie.

Con Haku inconsciente, Sen decide devolver el sello y pedir disculpas a Zeniba por Haku. Antes de salir de la casa de baños, Sen se enfrenta al Sin Rostro, quin ahora es gigante, y le da el resto del pastel. El Sin Rostro persigue a Sen fuera de la casa de baños, vomitando todo lo que ha comido, y termina acompañando a Sen y Boh a ver a Zeniba. A su vez, Yubaba ordena que los padres de Sen sean asesinados, pero un Haku recuperado negocia la libertad de Sen y sus padres después de revelar que Boh está desaparecido y ofrecerse para traerlo de regreso. Yubaba acepta, pero con la condición de si Sen fallaba en la prueba final, el acuerdo se rompería.

Sen, el Sin Rostro y Boh arriban al hogar de la ahora benevolente Zeniba, quien revela que el amor de Sen por Haku había roto su maldición, y que Yubaba usaba la babosa negra para controlar a Haku. Haku aparece en su forma de dragón y lleva a Sen y Boh de regreso a la casa de baños, mientras que el Sin Rostro se convierte en el ayudante de Zeniba. En medio del vuelo, Sen recuerda haber caído en su niñez en un río y haber sido llevada a la orilla por un dragón. Sen reconoce que había sido Haku, así revelando su verdadera identidad real como el dios del río Kohaku. Cuando llegan a la casa de baños, Yubaba obliga a Sen a identificar a sus padres de entre un grupo de cerdos con el fin de romper su hechizo. Después de que Sen responde que ninguno de los cerdos eran sus padres, su contrato se termina. Haku lleva a Chihiro al lecho del río ahora seco y ambos promenten encontrarse de nuevo. Chihiro cruza el lecho del río y se encuentra con sus padres vueltos a la normalidad, quienes no parecen recordar nada. La película termina con Chihiro y sus padres alejándose en su coche.

Other Languages
Cymraeg: Spirited Away
English: Spirited Away
فارسی: شهر اشباح
Bahasa Indonesia: Spirited Away
Lëtzebuergesch: Chihiro
latviešu: Gariem līdzi
Bahasa Melayu: Spirited Away
Nederlands: Spirited Away
norsk bokmål: Chihiro og heksene
srpskohrvatski / српскохрватски: Spirited Away
Simple English: Spirited Away
српски / srpski: Зачарани град
svenska: Spirited Away
Tagalog: Spirited Away
中文: 千与千寻
粵語: 千與千尋