El retrato de Dorian Gray (película)

El retrato de Dorian Gray (The Picture of Dorian Gray) es una película de cine estadounidense de 1945 basada en la novela homónima de Oscar Wilde y dirigida por Albert Lewin (1894 - 1968). Es protagonizada por Hurd Hatfield, George Sanders y Angela Lansbury.[2]

Sinopsis

Dorian Gray ( Hurd Hatfield) es un hombre guapo, rico y joven que vive en el Londres del siglo XIX. Aunque por lo general es inteligente, también es ingenuo y fácilmente manipulable. Estos defectos le conducen a una espiral de pecado y, en última instancia, de miseria.

Presentación de George Sanders en el reclamo de la película.

Mientras posa para un retrato que pinta su amigo Basil Hallward, Dorian se reúne con un amigo de este, Lord Henry Wotton ( George Sanders). Wotton es cínico e ingenioso, y le dice a Dorian que la vida merece la pena si uno la dedica enteramente al placer. Después Wotton convence a Dorian de que la juventud y la belleza le traerán todo lo que desea y Dorian desea abiertamente que su retrato pudiera envejecer en lugar de él. Realiza esta afirmación ante la presencia de una estatua egipcia, que supuestamente tiene el poder de conceder deseos.

Dorian visita una taberna, donde se enamora de una bella cantante llamada Sibyl Vane ( Angela Lansbury). Al final comienza un romance con ella, aunque con la desaprobación del hermano de Sibyl, y en unas semanas están prometidos. Aunque inicialmente contento, Dorian es convencido otra vez por Lord Henry a seguir un estilo de vida más hedonista. Dorian envía una carta hiriente a Sibyl, rompiendo su relación, y «compensándola» con una gran suma de dinero.

A la mañana siguiente, Lord Henry informa a Dorian de que la descorazonada Sibyl Vane se ha quitado la vida la noche anterior. En un inicio, Dorian se siente conmocionado y culpable, pero más tarde adopta la pose indiferente de Lord Henry, quien lo sorprende yendo a la ópera inmediatamente después de la muerte de Sibyl. Al volver a casa esa noche, Dorian nota un cambio en el retrato que Basil le ha hecho, que ahora está colgado en la sala de estar. El retrato parece ahora más severo, y tras una sacudida Dorian lo encierra en una habitación vieja y sin uso. Se vuelve aún más dedicado a vivir una vida de pecado y sin corazón.

Años más tarde, Dorian se acerca a su cuarenta cumpleaños, pero parece el mismo que cuando tenía veintidós. La gente del lugar está asombrada por su apariencia incambiable. Durante dieciocho años de libertinaje sin sentido, el retrato ha permanecido encerrado, teniendo Dorian la única llave. Ha crecido cada vez con más paranoia de que el retrato sea visto por otras personas, e incluso despidió a los sirvientes que el creía que podrían sospechar. Durante años, el retrato del joven Dorian se ha deformado hacia el de una espantosa criatura demoníaca, que refleja los pecados de Dorian. Finalmente Basil vislumbra el retrato y trata de hablar con Dorian para reformar su vida. Sin embargo, Dorian entra en pánico y asesina a su amigo, dejando el cuerpo encerrado en la sala con la pintura.

Dorian chantajea a un viejo amigo para deshacerse del cuerpo de Basil en secreto. A continuación, entra en romance con la sobrina de Basil, Gladys, que era una niña cuando el retrato fue pintado. Aunque Gladys siempre había amado a Dorian (y es feliz cuando le propone matrimonio), los que estuvieron cerca de él empezaron a encontrarle sospechoso.

Dorian comienza a darse cuenta del daño que está haciéndose a sí mismo y a los demás. Es asaltado por James Vane, el hermano de Sibyl, que había jurado venganza por la muerte de su hermana. James le dice a Dorian que es demasiado joven para ser el mismo hombre de dieciocho años antes. Sin embargo, pronto se entera de la verdad, pero recibe un disparo durante una cacería en la finca de Dorian mientras se escondía en los arbustos. Dorian sabe que es culpable de otra muerte, y se da cuenta de que aún puede ahorrarle a Gladys la desgracia que sin duda le causará. Después de dejar una carta explicándose, vuelve a la habitación para hacer frente a la pintura. Tras apuñalar su retrato en el corazón se libera de su maleficio y Dorian se derrumba y muere.

Es hallado el cuerpo de Dorian, pero ahora es la criatura monstruosa de la pintura. El retrato de Dorian se muestra una vez más como un hombre joven e inocente.

Presentación de Peter Lawford
Other Languages