El mundo y sus demonios

El mundo y sus demonios
de Carl Sagan Ver y modificar los datos en Wikidata
GéneroEnsayo Ver y modificar los datos en Wikidata
Tema(s)Ciencia, astronomía
Edición original en inglés Ver y modificar los datos en Wikidata
Título originalThe Demon-Haunted World
Editorial
CiudadNueva York
PaísEstados Unidos
Fecha de publicación
Páginas320
Edición traducida al español
TítuloEl mundo y sus demonios
Traducido porDolors Udina
EditorialEdiciones B
CiudadBarcelona
PaísEspaña
Fecha de publicación1997
Páginas320
Serie
Un punto azul pálido Ver y modificar los datos en WikidataEl mundo y sus demoniosMiles de millones Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

El mundo y sus demonios. La ciencia como una luz en la oscuridad, es un libro de Carl Sagan publicado en 1995 que intenta explicar el método científico al ciudadano corriente, y anima a los lectores a utilizar el pensamiento crítico o escéptico. Explica métodos que ayudan a distinguir entre ideas que son consideradas ciencia válida e ideas consideradas pseudociencia; según él, indica que cuando una nueva idea se plantea, ésta debe ser sometida a consideración, para luego ser probada rigurosamente. El pensamiento escéptico, da medios para construir, entender y razonar, para reconocer ideas válidas o erróneas hasta donde la verificación sea posible.

Sinopsis

El libro en general, es una reflexión contra la pseudociencia, pero más específicamente, es una defensa profunda de los beneficios que la ciencia ha producido a lo largo de la historia (vacunas, antibióticos, medicamentos, aviación, etc.). Así mismo, Sagan en uno de sus capítulos hace referencia al mal uso que se ha hecho de la ciencia, y enfatiza que en buen nivel se debió a la "ingenuidad" de aquellos científicos que lo permitieron (ej. Proyecto Manhattan), dejando entonces muy claro que la investigación científica no solo tiene un marco moral o ético de procedimientos (metodología científica estricta), sino que el científico además, debe tener una idea muy clara del impacto que pudiesen tener en la sociedad sus investigaciones.

Sagan explica métodos muy útiles que ayudarían al lector a poder distinguir entre las ideas que provienen de una ciencia genuina, de las que solo parecen simularla bastante bien: pseudociencia. También indica, que cuando se plantea una nueva idea, ésta debiera considerarse como posible solamente, entonces, tendría que ser probada muy rigurosamente, y luego solo así, aceptarse. El pensamiento escéptico, dice, nos da medios para construir, entender y razonar, para reconocer ideas válidas o erróneas hasta donde la verificación sea posible.

En alguno de sus capítulos tiene argumentos fuertes que hacen una crítica dura contra el sistema educativo estadounidense de la década de 1990.

Sagan comparte un conjunto de herramientas llamadas, "Kit del escéptico", para reconocer ideas engañosas o fraudulentas, tales como la confirmación independiente, la cuantificación y la navaja de Occam y determina los errores más comunes de la falsa argumentación (véase Falacia lógica, por ejemplo, valorar argumentos por autoridad, estadística de números pequeños, argumento especial, ad hominem, o ataque al individuo y no a su argumento). A través de estas y otras herramientas, así como la ventaja de la mente crítica y la naturaleza autocrítica de la ciencia se puede determinar la falta de validez de la superstición, fraude, pseudociencia, ejemplarizados en brujas, OVNIs objetos voladores no identificados, percepción extrasensorial, y curación milagrosa.

También menciona a la organización CSICOP, de la que él formó parte. Sin embargo, al contrario que otros escépticos, se muestra crítico con muchas imperfecciones del CSICOP. Se muestra así bastante alejado de la actitud agresiva de muchos escépticos. Por ejemplo, Sagan cuenta en dicho libro que se negó a firmar un documento contra la astrología porque le pareció que tenía un tono autoritario, y como siempre fue manifiesto en él, prefería el debate o la discusión abierta al público -aun en temas que se consideren absurdos para la ciencia-, porque solo así se podría dejar en claro lo que sí es cierto y lo que no.