El folklore de Chile, vol. VIII – Toda Violeta Parra

El folklore de Chile, vol. VIII – Toda Violeta Parra
Álbum de Violeta Parra
Publicación 1961
Grabación 1960
Género(s) Folclor chileno
Duración 44:52
Discográfica Odeón LDC-36344
Productor(es) Violeta Parra
Cronología de Violeta Parra
El folklore de Chile, vol. IV – La tonada presentada por Violeta Parra
( 1959)
El folklore de Chile, vol. VIII – Toda Violeta Parra Violeta Parra en Argentina
( 1962)
[ editar datos en Wikidata]

El folklore de Chile, vol. VIII – Toda Violeta Parra, conocido también como Toda Violeta Parra[3] en vinilo por el sello Odeón. Es el octavo volumen de la colección El Folklore de Chile, en la que Violeta había editado cuatro volúmenes de manera previa.

Contenidos

Toda Violeta Parra corresponde a un disco "antológico" en que se reúnen canciones que representan las distintas etapas de la carrera de Violeta como compositora folklórica. En efecto, se entregan nuevas grabaciones de sus primeras composiciones, como «Por la mañanita», «El hijo arrepentido», «Casamiento de negros» y «La jardinera» (fechadas por Isabel Parra como compuestas entre 1950 y 1954),[3]

El álbum contiene una portada con fotografías de Fernando Krahn, y una introducción en que Gastón Soublette presenta detalladamente las canciones acá incluidas, refiriéndose también a «La víspera de San Juan», que finalmente no apareció en el disco.[3]

Dada esta característica, varios temas aparecen en nuevas versiones: por ejemplo, «Por la mañanita», que, según las notas[7] además de los discos franceses de Le Chant du Monde, en 1956. La versión que aparece en este long play corresponde a la voz de Violeta únicamente acompañada por su guitarra.

Especial mención merece «La jardinera», que aparece acá en su cuarta versión, luego del single original de 1954 (acreditado a Las Hermanas Parra, aunque cantado por Violeta y su hija Isabel), la reedición en solitario de Violeta en 1955 y la grabación de París de 1956.

Entre las canciones nuevas, a varios críticos[5]

La obligación de cada artista es la de poner su poder creador al servicio de los hombres. Ya está añejo el cantar a los arroyitos y florcitas. Hoy la vida es más dura y el sufrimiento del pueblo no puede quedar desatendido por el artista.

Violeta Parra, Notas a «Yo canto la diferencia»

En ese sentido, «Hace falta un guerrillero» expresa los deseos de Violeta de ser madre de un guerrillero "semejante a Manuel Rodríguez", lo que, según Soublette, indica que la autora "desea un conductor que sea capaz de cambiar el orden social existente.[5] todo en el marco de la pompa de las celebraciones del 150° aniversario de la independencia de Chile. Teniendo en cuenta el mismo propósito "social" de la canción, Violeta musicaliza el poema «El pueblo» de Pablo Neruda (contenido en el libro Canto General de 1950).

Dos de las canciones corresponden a poemas de Nicanor Parra musicalizados por Violeta: «El chuico y la damajuana» es un poema que apareció en el libro de 1958 de Nicanor, titulado La cueca larga, del que Violeta ya había musicalizado buena parte del poema homónimo, empleándolo para dos de sus canciones: «Cueca larga de los Meneses» (en El folklore de Chile, vol. II – Violeta Parra Acompañándose en Guitarra) y «Cueca larga de los Meneses (segundo pie)» (en El folklore de Chile, vol. III – La cueca presentada por Violeta Parra). El segundo, «El hijo arrepentido» no aparece en ningún libro de Nicanor editado a la fecha de lanzamiento del álbum de Violeta, y las notas indican que se trata de "la primera melodía de tonada compuesta por Violeta".[5]

Otro tema destacado es «Veintiuno son los dolores», canción que da inicio a las "décimas numerales". En la tradición folclórica chilena, estas décimas llegan al número 10, pero como la autora indica en las notas:[5]

¿Quién me impide a mí hacerlas hasta el 40.000?

Violeta Parra, Notas a «Veintiuno son los dolores»

Finalmente Violeta escribiría décimas numeradas que al menos llegaron hasta el 300 y que han sido editadas en diversos formatos.

Finalmente, «Puerto Montt está temblando» es un tema en décimas, compuesto a partir de la terrible experiencia de vivenciar el terremoto de Valdivia de 1960 en un hotel en la sureña ciudad de Puerto Montt.

Other Languages