El fantasma del rey Leopoldo

El fantasma del rey Leopoldo es un libro de Adam Hochschild acerca de la explotación del Estado Libre del Congo por parte de Leopoldo II de Bélgica. El objetivo del libro es sacar a la luz los crímenes cometidos por los gobernantes blancos de África. Tras ser rechazado por 9 de 10 editores en Estados Unidos, el libro se convirtió en un inesperado éxito de ventas. En 2005 había vendido unos 400.000 ejemplares en una docena de idiomas.

El título está tomado del poema El Congo, del poeta estadounidense Vachel Lindsay. Condenando las acciones de Leopoldo, Lindsay escribe: Escucha el aullido del fantasma del Rey Leopoldo, / ardiendo en el Infierno por sus legiones de mancos.

El libro fue llevado a la pantalla en 2006 por Pippa Scott.[1]

La historia del Congo

Hochschild describe a Leopoldo como un hombre avaricioso, quien, obsesionado por el deseo de una colonia, oculta sus intenciones reales bajo "filantrópicos" propósitos. Mediante un complejo montaje de intrigas políticas, corrupción y propaganda, se gana la ayuda de uno de los grandes exploradores de su tiempo, Henry Morton Stanley, así como a la opinión de poderosos estados. Mediante la Conferencia de Berlín y otros esfuerzos diplomáticos finalmente obtiene el reconocimiento internacional de su colonia. Establece entonces un sistema de trabajos forzados que mantiene a los habitantes de la cuenca del Congo en condiciones de virtual esclavitud.

En el apasionado libro de Hochschild. El rey Leopoldo ocupa su lugar entre los grandes tiranos de la historia. Reduce la población de lo que Hochschild describe como su feudo privado de 20 millones de habitantes a 10 millones en 40 años.

Los héroes del libro (si se les puede llamar así en un libro de no ficción) son los enemigos de Leopoldo, todos aquellos que alertaron al mundo sobre la realidad del Estado Libre del Congo:

  • George Washington Williams, un Afroamericano político e historiador, el primero en dar cuenta de las atrocidades en el Congo.
  • William Henry Sheppard, otro afroamericano, un misionero Presbiteriano que proporcionó un testimonio directo sobre las atrocidades.
  • E. D. Morel, Un periodista británico y agente marítimo que entendió por medio de los documentos comerciales del Estado libre del Congo que mientras millones de dólares en caucho y marfil salían del Congo, lo único que viajaba allí eran rifles y cadenas. De esta evidencia dedujo que el Congo era un estado de esclavos, y dedicó el resto de su vida a combatirlo.
  • Sir Roger Casement, diplomático británico que impulso al gobierno británico a sumarse a las protestas internacionales contra los belgas. El compromiso de Casement tuvo el irónico efecto de desviar la atención sobre el colonialismo británico, según Hochschild. La Asociación para la Reforma del Congo fue formada siguiendo a las investigaciones de Casements.

Hochschild dedica un capítulo a Joseph Conrad, el famoso escritor anglo-polaco, que era sólo un capitán de un vapor en el Congo en los primeros años de la colonización belga. Hochschild observa que la novela de Conrad El corazón de las tinieblas, a pesar de su abstracto y evocativo tema, es, de hecho, bastante realista en la descripción del Estado libre del Congo y que su principal protagonista, Kurtz, se inspira en funcionarios del Estado reales. Debido a que El corazón de las tinieblas es probablemente uno de los libros más conocidos del siglo XX, sus certezas sicológicas y morales son tan profundas que ocultan la realidad literal. Hochschild encuentra cuatro probables modelos para Kurtz: hombres que alardeaban de cortar las cabezas de los africanos rebeldes y a veces mostrarlas, tal y como Kurtz hace en El corazón de las Tinieblas.

Other Languages