El caballero del jubón amarillo

El caballero del jubón amarillo es una novela escrita por el escritor español Arturo Pérez-Reverte. Es la quinta entrega de la colección Las aventuras del capitán Alatriste y fue publicada en el 2003.

El Capitán Alatriste debido a una fuerte relación amorosa con una comedianta, María de Castro, se verá metido en una emboscada en la que Gualterio Malatesta, Luís de Alquézar, Angélica de Alquézar y Fray Emilio Bocanegra intentan asesinar al monarca Felipe IV.

El título hace referencia al hecho de que, cuando el rey salía por la noche de incógnito para encontrarse con sus amantes, iba totalmente embozado y solo se le podía reconocer por el jubón amarillo, que era lo único llamativo que portaba. Pero el escritor indica con ello que el caballero al que tendieron celada en este episodio fue a un doble del Habsburgo actuando de señuelo para las aventuras mal planeadas y desaguisadas de su señor, y usando de jubón amarillo que era a la sazón el uniforme de la guardia y soldadesca imperial de los Austrias. Veladamente alude que, a quienes así dio muerte en tales lances de opereta, pero que en el escenario internacional fueron a los muchos que por la gloria de los Habsburgo dieron sus vidas en lugar de ellos, heroica pero fútilmente.

La historia principal se desarrolla a lo largo de 11 capítulos y un epílogo. Puede dividirse en tres partes: presentación, nudo y desenlace.

  • Presentación: la presentación está formada por los capítulos I, II y III, en los que se expone la supuesta disputa del rey y Alatriste por la actriz María de Castro. Se nos informa también sobre el espacio y el tiempo, además de mostrar algunas de las historias del pasado de Alatriste que nos ayudan a conocer a los personajes.
  • Nudo: el nudo empieza con la batalla entre Alatriste y Guadalmedina, en el capítulo IV, y termina en el capítulo X, cuando Íñigo parte a la Fresneda en busca de su tutor y de su rey.
  • Desenlace: el desenlace está formado por el capítulo XI y el epílogo, en el que Alatriste e Íñigo derrotan a Malatesta y consiguen salvar al rey, quien les muestra sus respetos.

Además de la historia principal está la pequeña historia de Lopito de Vega, hijo de Lope de Vega, en la que éste se casa con su novia, a pesar de la negativa del tío de ella. La presentación de esta historia se sitúa en los capítulos I, II y III, en los que se conoce la figura de Lopito y su problema, el nudo en la mitad del tema V donde se plantea el “asalto” a la casa de su novia y el desenlace al final del tema V, cuando se llevan a la joven y se casan.

=

Estructura

El libro está organizado en once capítulos en los que transcurre la historia de la novela, más un epílogo en el que se da finalizada la acción.

=== Terrible

Cap II. La casa de la calle Francos

En esta casa vive Lope de Vega. Don Francisco de Quevedo, amigo de Alatriste e Íñigo, debe ir allí para transmitirle ciertos encargos que le habían hecho en palacio. Quevedo tiene influencias reales y el conde-duque de Olivares le pide personalmente que estrene una obra de teatro en palacio para su majestad. En la casa de Lope de Vega, Alatriste se encuentra con el joven del primer capítulo, que resulta ser Lopito de Vega. Tras firmar las paces los dos espadachines, hay una charla entre todos los invitados, que sirve de introducción a los aspectos socioculturales de la época. También hay un intento de asesinato por parte de dos espadachines hacia Alatriste, del que sale victorioso, aunque sin saber la causa. El capítulo termina en la casa de María de Castro, donde Alatriste pasa la noche.

Cap III. El Alcázar de los Austrias

Quevedo va al alcázar real para hablar con la reina, e Íñigo le acompaña, ya que tiene la ilusión de ver a su amor platónico: Angélica de Alquézar. Consigue quedar con ella para esa misma noche. Por otra parte, Alatriste recibe la noticia de que el rey pretende a Castro y que debe dejar de verla. Al final del capítulo se encuentran con Lopito, quien les explica que “persigue” a una mujer, pero que el tío de ella no le deja casarse. Así comienza una historia secundaria, de Lopito de Vega.

Cap IV. La calle de los peligros

Todo este capítulo tiene lugar de noche, en la calle de la que recibe el nombre, que es donde vive la actriz María de Castro. Angélica lleva a Íñigo hasta un lugar en el que deben ver un suceso. Para el asombro del joven, aparece Alatriste, que lucha contra Guadalmedina, ya que está acompañando al rey y no debe dejar subir a nadie a casa de la actriz.

Cap V. El vino de Esquivias

Quevedo e Íñigo vuelven a donde la reina, pero esta vez a los jardines de la casa de campo. Angélica vuelve a hablar con el joven y le dice que próximamente repetirán una escapada nocturna. Alatriste busca a Guadalmedina para pedirle perdón, pero éste le da la espalda. Recibe una nota de la actriz diciendo que no quiere volver a verlo y Alatriste se emborracha con el vino de Esquivias. El capítulo termina con la lucha entre Alatriste y un desconocido, al que mata para olvidarse de sus problemas, a modo de alivio. También termina la historieta de Lopito, en la que se llevan a la joven enamorada de noche y se casan, tras crear una pelea con su tío, al que Alatriste tenía un gran desprecio.

Cap VI. A rey muerto, rey puesto

“Otra vez necesito escolta”. Este mensaje recibe Balboa de su amor, a la que acompaña en otra escapada nocturna, esta vez a las Minillas, en las afueras. Alatriste recibe otra nota de la actriz, en la que le dice de quedar en las Minillas también, para contarle lo sucedido y despedirse de él. Cuando Alatriste está en el lugar de encuentro, aparece el rey. Íñigo, que estaba viendo todo a lo lejos, corre hasta su tutor, en el momento en el que aparece Malatesta junto a seis esbirros para matar a los tres engañados.

Muerto el rey, dejan a los protagonistas vivos para que la guardia les coja como asesinos. Balboa consigue escapar, pero no el Capitán, al que apresan y meten en una caravana. En el camino a la cárcel, nuestro protagonista es custodiado por Guadalmedina y por el jefe de la guardia, Martín Saldaña, que es amigo suyo. Alatriste intenta contar lo sucedido, pero no le hacen caso, ya que desconoce la causa del intento de asesinato del rey y por qué querían cargárselo a él. Aunque sus amigos le dicen que el muerto no es realmente el rey, sino un doble, puesto que se temían algo por el estilo, el Capitán se da cuenta de que no se iba a poder librar de la cárcel, y por ello decide montar una revuelta en la que sus dos opresores y amigos salen heridos. Alatriste consigue huir tras matar a dos guardias y al llegar a Madrid llevado por la corriente de un río, afortunadamente se encuentra con un amigo suyo, Bartolo Cagafuego, quien consigue esconderle en una taberna de mala muerte en los barrios bajos.

Cap VII. La posada del aguilucho

Este es el nombre que recibe la taberna donde se esconde Alatriste. En este capítulo Quevedo trata de hablar con Guadalmedina para aclarar las cosas, pero éste también se niega, ya que ahora hay muertos de por medio y nadie puede salvar a Alatriste. Sin embargo, éste no deja de intentarlo y pide una audiencia al conde-duque de Olivares, en quien el rey había dejado la mayoría de los asuntos del Estado. Íñigo hace una visita a Alatriste, en la que le cuenta por qué estaba en las Minillas la noche anterior y también su amor hacia Angélica. Tras esa conversación, el joven toma la iniciativa de ir a hablar personalmente con Guadalmedina para explicarle todo lo sucedido, diciéndole que él también estuvo. Por otra parte, Alatriste deja la taberna para ir a buscar a Malatesta, del que sabía dónde vivía debido a lo acaecido en la segunda entrega de la colección Alatriste.

Cap VIII. Sobre asesinos y libros

El Capitán le tiende una trampa y habla con su enemigo (anecdóticamente habla sobre libros con él, ya que posee Política de Dios, gobierno de Cristo, de Quevedo) y enterarse de las causas del intento de asesinato del rey, pero luego Malatesta se le escapa. Tras la conversación de Íñigo con Guadalmedina, consigue que le atiendan a su tutor en El Escorial. Cuando éste se dirige hacia allí, aparece Saldaña, que no acepta que su amigo le golpease en la caravana, pidiéndole un reto. La batalla se resuelve a favor de Alatriste, que ayuda sin rencor a su amigo herido antes de partir al Escorial.

Cap IX. La espada y la daga

Ya en El Escorial, Quevedo habla con la reina sobre su obra “La espada y la daga”, e Íñigo conversa con la persona más poderosa de España, el conde-duque de Olivares, mientras esperan a Alatriste. Pero éste es atrapado por cuatro esbirros. En este capítulo, el marido de María de Castro se muestra impasible cuando su mujer pone excusas para irse esa noche con el rey, aunque termina emborrachándose. Íñigo acaba junto a Angélica en su habitación.

Cap X. El cebo y la trampa

Alatriste despierta atado y junto a él están Malatesta y Bocanegra, quienes le explican su malicioso plan de que mataran al rey y le dejaran a él como autor del asesinato. Por otra parte, Íñigo, que se encontraba con Angélica, reacciona a medianoche debido a la tardanza de su tutor y trata de irse, pero la joven menina, viéndose ofendida, le apuñala por la espalda. Cuando Balboa se despierta después de desmayarse del dolor, se encuentra en la misma habitación, vendado, y al volver Angélica, le golpea y huye, con la fortuna de enterarse de lo sucedido con Alatriste, ya que el tío de Angélica, uno de sus enemigos, duerme junto a la habitación de la joven. El rey iba a ser asesinado mientras partía de caza por el monte, y Alatriste iba a estar allí. Trata de avisar a Quevedo y a Guadalmedina, pero no lo consigue, y cuando parecía todo perdido se encuentra con el marido de la actriz, que aunque está borracho, le ayuda en su tarea acompañándole hasta La Fresneda, donde se halla el rey.

Cap XI. La partida de caza

En este capítulo termina la historia, en la que Alatriste se libera y junto a Íñigo y el marido de Castro consiguen salvar al rey.

El libro termina con el rey dándole las gracias a Alatriste, y Guadalmedina ya no le tiene rencor, pidiéndole disculpas. Sin embargo, Alatriste no podrá fardar de esta historia en el futuro.

Poemas

Tras la historia hay tres breves poemas, algunos fragmentos son citados a lo largo en la obra.

Aprobación de impresión

Para finalizar hay escrita una carta de aprobación de impresión. Está realizada como si nos encontrásemos en una época en la que censura gobernase y necesitase el visto bueno de la Santa Fe. La carta está firmada por Luis Alberto de Prado y Cuenca, Secretario del Consejo de Castilla, que curiosamente aparece en la obra como amigo de Lope de Vega. También hay que mencionar que el Secretario de Estado de Cultura de España en la época en que se escribió el libro se llamaba Luis Alberto de Cuenca y Prado, lo que resulta una gran coincidencia.

"El segundo caballero era un secretario del Consejo de Castilla, por nombre don Luis Alberto de Prado, que era de Cuenca, tenía fama de hacer decentes versos y admiraba sobremanera a Lope." Página 53

Other Languages