El botones Sacarino

El botones Sacarino
Publicación
Primera edición 1963
Editorial Bruguera
Contenido
Tradición Escuela Bruguera
Género Cómico
Dirección artística
Creador(es) Francisco Ibáñez
Guionista(s) Francisco Ibáñez, en el pasado Ramón María Casanyes y otros
Dibujante(s) Francisco Ibáñez, en el pasado Ramón María Casanyes y otros
[ editar datos en Wikidata]

El botones Sacarino es una serie de historieta cómica de España creada en 1963 por Francisco Ibáñez para la revista El DDT, y desarrollada posteriormente por otros autores.

Trayectoria editorial

El botones Sacarino fue creado por Francisco Ibáñez en mayo de 1963 para El DDT en donde fue una serie secundaria que ocupaba una pequeña parte de la página.[1]

En 1966 se introduce un nuevo director, ahora llamado el Dire, siendo el anterior ascendido al puesto de presidente, quien podía desituir al nuevo. En la tercera época de El DDT (1967-1977) se publica en la doble página central a todo color debido a que tenía una mayor popularidad entre los lectores. El personaje del presidente es dibujado al principio de espaldas o en la sombra con anillos de oro en los dedos. La estructura también cambia ya que es el director el que sufre los golpes del presidente, si bien luego él se muestra de forma tiránica con sus subordinados.[4] Además el antiguo director cambia sus ropas negras por las azules oscuras.

En 1973 la editorial aprovecha su popularidad identificando al Tío Vivo con la historieta y se le asocia la cabecera de la revista. Dos años después, lanzaría " Sacarino" y " Super Sacarino", ambas de breve vida.[5]

Ibáñez solo hizo Sacarinos entre los años 1960 y principios de los 1980, dejando de dibujarlos en la temporada 1981-1982, el motivo fue que trabajó exclusivamente en la realización de las aventuras de Mortadelo y Filemón.[4] El resto de Sacarinos están dibujados por un equipo de Bruguera, pero no por el mismo Ibáñez (es decir, son apócrifos), al igual que ocurrió con muchas historietas de Mortadelo y Filemón. A estos Sacarinos se les distingue fácilmente porque en muchas ocasiones los personajes parecen no caber en las viñetas, y les cuesta desarrollar acciones como correr. Todo lo aparecido posteriormente son reediciones de lo ya dibujado, o historietas apócrifas.

Ibáñez volvería a recuperar al personaje en 1993 en la historieta de Mortadelo y Filemón Testigo de cargo.[4]

Other Languages