El barbero de Sevilla (Rossini)

«La calunnia è un venticello»
Interpretada por Fiódor Ivánovich Shaliapin.

Rossini
Clásica escena
Fígaro
El barítono ruso Mijaíl Karakash (1887-1937) como Fígaro.
Fiódor Ivánovich Shaliapin como el intrigante Don Basilio.

El barbero de Sevilla (título original en italiano, Il barbiere di Siviglia) es una ópera bufa en dos actos con música de Gioachino Rossini y libreto en italiano de Cesare Sterbini, basado en la comedia del mismo nombre (1775) de Pierre-Augustin Caron de Beaumarchais. El estreno (bajo el título Almaviva, o la precaución inútil) tuvo lugar el 20 de febrero de 1816, en el Teatro Argentina, Roma. Fue una de las primeras óperas italianas que se representaron en los Estados Unidos de América, estrenándose allí en el Park Theater de Nueva York el 29 de noviembre de 1825.[2] Los instrumentos de la composición son: el violín, el violonchelo, el bajo, el piano y el arpa.

Historia

Antecedentes

Previamente se escribieron otras obras de la misma temática: El barbero de Paisiello triunfó por un tiempo sobre la de Rossini. También en 1796 Nicolas Isouard compuso otra. Al final, la versión posterior de Rossini es la que ha soportado mejor el paso del tiempo y es la única que se mantiene en el repertorio. Sólo en el Metropolitan Opera de Nueva York, desde su estreno en 1883, se han llevado a cabo 820 representaciones.

La ópera de Rossini relata la primera de las obras de la trilogía de Fígaro, por el dramaturgo francés Pierre Beaumarchais, mientras que la ópera de Mozart Las bodas de Fígaro, compuesta 30 años antes en 1786, se basa en la segunda parte de la trilogía de Beaumarchais. La versión original de Beaumarchais fue estrenada en 1775, en París, en la Comédie-Française del Palacio de las Tullerías.

Rossini era bien conocido por ser muy productivo, pues compuso unas dos óperas por año a lo largo de 19 años, y en algunos años llegó a componer cuatro. Rossini se había comprometido a escribir dos óperas para el carnaval de Roma de 1816. La primera la acabó el 26 de diciembre de 1815 y el mismo día comenzó a componer la segunda, que tuvo lista el 20 de enero de 1816, sin ningún conocimiento de cual sería el libreto. Sterbini le proporcionó la historia del barbero, y tan pronto como entregó los versos Rossini comenzó a escribir la música, que quedó terminada en menos de tres semanas. Su título original fue Almaviva, o sea la precaución inútil para distinguirla del Barbero de Sevilla de Paisiello.

La obertura original se perdió de alguna manera y fue sustituida por la que había utilizado en su ópera previa Aureliano. En la escena debajo del balcón de Rosina, el tenor Manuel García introdujo un aria española de su propia autoría que resultó un fracaso, por lo que antes de la segunda representación Rossini escribió la bella cavatina Ecco ridente il cielo que la sustituyó, tomando la melodía del coro inicial de Aureliano y que a su vez era originalmente de su otra ópera Ciro en Babilonia. El tema de su efectivo trío Zitti, zitti fue tomado de Las Estaciones de Haydn, y el aria cantada por la sirvienta Berta (Il vecchiotto cerca moglie) de una melodía rusa que había oído cantar a una dama en Roma. Para la escena de la lección de música, Rossini escribió un trío que se ha perdido, y así se ha dado la oportunidad a las cantantes a cargo del rol de Rosina de interpretar lo que ellas prefieran.[3]

Representaciones

La primera representación de El barbero se produjo el 20 de febrero de 1816 en el Teatro Argentina de Roma.,[5] La segunda representación se encontró con una suerte bien distinta, convirtiéndose en un sonoro éxito. Es curioso señalar que la obra original en francés, Le Barbier de Séville tuvo una historia similar, odiada en su estreno para convertirse en una obra favorita solo una semana después.

La contralto Geltrude Righetti Giorgi fue la primera Rosina de la historia mientras que el papel de Almaviva fue asignado por el mismo Rossini al gran tenor español Manuel García.

En España se estrenó en 1818, en el Teatro de la Santa Cruz de Barcelona y fue la primera ópera que se representó en Argentina, el 3 de octubre de 1825, por un grupo de cantantes que se estaban presentando en Brasil y fueron contratados por el presidente Bernardino Rivadavia.[6] Figuró en la primera temporada del Teatro Colón en 1908, con un elenco liderado por Titta Ruffo y Fiódor Ivánovich Shaliapin, y representándose en 32 temporadas, lo que la convierte en la sexta ópera más popular en la historia del coliseo porteño.

El barbero de Sevilla sigue siendo una de las óperas más populares; en las estadísticas de Operabase aparece la n.º 9 de las cien óperas más representadas en el período 2005-2010, siendo la 5.ª en italiano y la primera de Rossini.

La muy popular obertura[7] de esta ópera se toca con frecuencia como pieza de concierto. Su carácter alegre, chispeante y humorístico prepara al público para las divertidas circunstancias y enredos de la trama argumental. Su música había sido utilizada por el compositor como obertura de dos óperas anteriores. Sin embargo, ha quedado ligada de manera permanente a ésta, una de sus obras maestras.

La obertura también fue utilizada como marcha de la banda de guerra del Ejército Mexicano en tiempos del general Santa Anna. También es ampliamente conocida el aria Largo al factótum, interpretada por Fígaro y que da cuenta de la importancia que se atribuye a este personaje en la obra.[4]

El papel de Rosina, aunque escrita para una contralto de coloratura contralto[9] y Ewa Podleś.

Other Languages
العربية: حلاق إشبيلية
azərbaycanca: Sevilya bərbəri
norsk bokmål: Barbereren i Sevilla
srpskohrvatski / српскохрватски: Seviljski berberin
Simple English: The Barber of Seville
српски / srpski: Севиљски берберин
Türkçe: Sevil Berberi
Tiếng Việt: Il barbiere di Siviglia