El Monstruo

El espectáculo del Festival de Viña del Mar.

«El Monstruo» es la denominación popular que en Chile se le da al público que asiste al Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar. El nombre se debe al gran poder que ejercen los asistentes en cada jornada del evento. Desde presionar para alargar las presentaciones de los artistas favoritos, hasta interrupciones con pifias (silbatinas) a cantantes y humoristas que no son de su agrado,[1] abucheándolos hasta impedir que finalicen su espectáculo y obligarlos a que se retiren del escenario. En ese caso, en Chile se dice que «el Monstruo se comió al artista».

El público del Festival de Viña del Mar es el único en el mundo que ha recibido una denominación especial.[ cita requerida] Esto genera una expectativa en las personas que asisten al show, esperando la más mínima oportunidad para mostrar su intolerancia. La mayoría de los artistas abucheados por el Monstruo han sido humoristas, tanto por su falta de gracia como por el infortunio de subir al escenario justo entre las presentaciones de cantantes o grupos musicales de renombre.

En algunas ocasiones, sin embargo, el público viñamarino se manifiesta con silbatinas en repudio a los presentadores del evento. Así ocurrió en la edición de 2007, cuando los animadores, Tonka Tomicic y Sergio Lagos, despidieron a la artista Ana Torroja ante el descontento general del público, que deseaba que ella siguiera cantando. El abucheo a Tomicic y Lagos duró casi una hora.[3]

Recordada fue también la ocasión cuando el Monstruo pidió " Gaviota de Plata" para José Luis Rodríguez en 1988; ante la negativa de la alcaldesa de Viña del Mar, Eugenia Garrido, que en la década de 1980 era quien corroboraba la entrega de los premios, el cantante exclamó: «¡A veces hay que escuchar la voz del pueblo!», frase que para algunos tuvo un trasfondo político en relación al régimen militar que entonces gobernaba el país; el artista ha señalado que su frase no fue meditada ni tuvo una intención directamente política,[4] Rodríguez ha indicado que siente que en ese caso él fue un «instrumento al servicio de un ideal espiritual mayor».

Explicación del fenómeno

La posible razón de la existencia del Monstruo es la sobredimensionada cualidad del público del festival de hacer escuchar sus pifias fuertemente y por un tiempo prolongado. Esto porque el lugar de su realización y horario, el anfiteatro de la Quinta Vergara (situado en la cima de un cerro pequeño) y de noche, otorgan un nivel de acústica desde las gradas hasta el escenario bastante amplio, que incluso la pifia de una persona se puede oír.

Además, las graderías se hallan muy elevadas en relación a la platea, lo que hace que el público se vea como una enorme montaña de gente que se abalanza encima del escenario, simulando el lugar ser un semi-coliseo capaz de albergar 15 000 personas en él.

Other Languages