El Greco pinta al Gran Inquisidor

El Greco: retrato del cardenal inquisidor Don Fernando Niño de Guevara (ca. 1600), Museo Metropolitano de Arte, Nueva York.

El Greco pinta al Gran Inquisidor (en el original alemán El Greco malt den Großinquisitor) es una novela escrita por Stefan Andres publicada en 1936. Trata de la relación entre la mente y el poder y es la obra más conocida de este autor.

Resumen

La obra de ficción se apoya en el cuadro pintado al óleo por el Greco en Toledo hacia 1600 y que en la actualidad se encuentra en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. Así, la trama transcurre durante la época de la Inquisición española.

El Greco es llamado a Sevilla para retratar al cardenal y gran inquisidor Don Fernando Niño de Guevara. Pero con el cuadro no persigue aterrar ni sobresaltar, sino dejar que el Greco pinte la verdad, tal como Dios se lo ordene a través de la Verdad. Quiere mostrar con ello qué aspecto tenía la Iglesia en la época: «¡se ha convertido en un fuego sangriento, eminencia!» („Sie ist ein blutiges Feuer geworden, Eminenz!“).

A la vez, el Greco está fascinado con el poder, en el que reconoce grandeza, tragedia y también el cumplimiento de la voluntad divina. En la contemplación de una tormenta, el Greco ve la grandeza y la brutalidad de la naturaleza y transmite esa impresión a la Inquisición. El miedo a la Inquisición le da alas para finalmente mirar al terrible yo a la cara. Así que pinta el cuadro en un estado de montaña rusa emocional, alternando entre el miedo y el valor encontrado.

Poco después el cardenal enferma y el Greco tendrá que llamar a su amigo y médico Cazalla, cuyo hermano había caído víctima de la Inquisición. Cazalla salva la vida al enfermo y con ello, le da la posibilidad de seguir desarrollando con extrema dureza su labor de gran inquisidor.

Other Languages