Elías M. Soto

Elías Mauricio Soto ( Cúcuta, 22 de septiembre de 1858 - 11 de octubre de 1944) fue un músico y compositor colombiano. Se destacó especialmente por la composición de las Brisas del Pamplonita, un bambuco reconocido nacionalmente y patrimonio inmaterial e himno regional de Cúcuta y Norte de Santander.

Historia

Siendo niño quedó huérfano y con sus hermanos María y Marco Antonio fueron ayudados por Juan Antonio Angel, un gran amigo de la familia, quien era el organista y sacristán de la Iglesia de San Antonio. Juan de Dios Bustamante y Julio Rueda, maestros de la escuela en donde Elias M. Soto aprendió sus primeras letras, lo encaminaron por el solfeo y el piano. En ocasiones reemplazó a Juan Antonio Ángel en la iglesia. Después, se desempeñó como el "cantor" de la Catedral Metropolitana de Cúcuta y en la histórica capilla de El Carmen, contigua al Hospital San Juan de Dios (hoy, Biblioteca Pública Julio Pérez Ferrero). Se casó con María Elisa Ramírez Matamoros, en 1894, matrimonio del cual nacieron 12 hijos. Uno de ellos, Carmen, fue la que heredó su talento musical.

Elias M. Soto interpretaba violín, corneta, bajo y piano. Como pianista integró la "Sociedad Filarmónica de Cúcuta", junto con su hermano Marcos y otros grandes músicos de la época. En 1918, dirigió las bandas del Batallón "Tiradores", del regimiento Santander, acantonado en Cúcuta; y la de músicos del departamento. En 1931, lo reemplazó al maestro José Rozo Contreras. Su numerosa y variada composición musical incluye bambucos, pasillos, valses, himnos escolares y religiosos, marchas fúnebres y patrióticas. De su obra solo tuvo trascendencia nacional "Las Brisas del Pamplonita". Su esposa María Elisa Ramírez, tras la muerte del maestro presentó en el Registro Nacional de Propiedad Intelectual, en Bogotá, 59 de sus principales composiciones. Fue el autor, entre otros, de los himnos a la heroínas nortedesantandereana Mercedes Ábrego, al regimiento Santander y a la antigua Escuela Normal de Varones de Cúcuta.

Era un hombre alto, erguido, de rostro risueño, y bondadoso; de cantar suave y alegre, de finos y artísticos ademanes, pulcro en el vestir y amable y cordial con todos. Permaneció a una generación de hombres buenos, sustantivos que tuvieron por norma una vida decorosa y ejemplarizante virtud, dejando en cada uno de los cargos desempeñados a la huella de su dignidad de su inteligencia, de su conducía irreprochable y de su fiel compañerismo". En 1936, la Alcaldía de Cúcuta le confirió en gesto de gratitud la "Lira de Oro". Y el 21 de abril de 1943, el Consejo de Cúcuta le otorgó la medalla al "Mérito Ciudadano", en reconomiento al invaluable aporte como compositor. Murió en Cúcuta, el 11 de octubre de 1944 a los 86 años y sus restos reposan en el Cementerio Central de Cúcuta.

Los cucuteños, como gratitud por haber compuesto la canción que los identifica nacional e internacionalmente, quisieron perpetuar su memoria con las siguientes obras: el Puente Elias M. Soto, el cual atraviesa el río Pamplonita, a la altura de la Diagonal Santander con la glorieta de San Mateo y el Parque Elias M. Soto, en cuyo centro está el busto del maestro, en la Diagonal Santander, metros antes del puente que lleva su nombre.

Other Languages